miércoles, 3 de noviembre de 2010

AQUÍ YACE QUIEN FUE

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

El motor de la economía en cualquier sociedad es el consumo de productos, ya sean estos bienes de consumo no duraderos, bienes de consumo duraderos o servicios. Para que el consumo se produzca, es necesario que haya una demanda y una oferta, pero por sobre todo que exista la capacidad económica de las personas. ¿Qué pasa cuando un sector de la población (el sector público) no tiene dinero? Simple y llanamente deja de consumir.

En cualquier economía, llámese liberal o socialismo del siglo XXI, la tendencia es el crecimiento o desarrollo de las fuerzas productivas. A contrapelo con la historia y la lógica, se pretende desde la Asamblea Departamental ahogar económicamente al departamento para crear malestar y así lograr un objetivo mayor, que es el de cambiar autoridades legítimamente electas por servidores de "turno" al poder centralista que tiene objetivos claros en su tesis socialista comunitaria.

El bien común de las sociedades pasa por la capacidad de satisfacción de sus necesidades y de la producción para satisfacer las mismas. Pasa por esto mismo por el crecimiento de la economía y pasa por la tesis "neoliberal" de que se debe pagar más al sector público, tal como lo ha entendido el presidente Evo Morales y lo ha manifestado en el programa de TV FIDES con el padre Pérez, diciendo que para el próximo año se prevé un aumento sustancial de los salarios, porque son muchos profesionales que se están yendo.

Igualar para abajo, haciendo gala de una falsa modestia con fines mediáticos, debería ser condenable y los medios deben ser capaces de cuestionar estas poses demagógicas, cuando lo que se debe es igualar hacia arriba, para que haya mayor capacidad de consumo y la economía crezca. Por otra parte y en sencillito, para mí existe otra intención con la pretendida suba de salarios y es que el fondo de pensiones necesita de mayores aportes para su sostenibilidad.

Este debate ya cerrado en otros departamentos y otras AUTONOMÍAS, está permitiendo avanzar en el desarrollo, hoy todos pretenden llegar al índice de Desarrollo Humano logrado en Tarija, sin embargo nosotros vamos para atrás pretendiendo igualar hacia abajo y la mejor manera es haciendo congelar las cuentas del departamento, seguramente habrá que hacer un monumento a los Stalin y Krushev locales, para que al estilo de la extinta URSS los tengamos que derribar y empezar de nuevo.

Son otros los problemas de Tarija, el principal es la gobernabilidad, no existe gobernabilidad porque no existe el principio de la igualdad de los derechos, la máxima es ni olvido ni perdón, todos al paredón. Recordando a Carlos Mesa cuando fue vitoreado en su posesión de la ciudad de El Alto, decía: "Ni olvido, ni venganza: justicia", eso clamamos todos, pero no a costa del Harakiri departamental, no a costa de la persecución sañuda, ni a costa del "seño fruncido". Kirchner fue grande y lo que más se le reconoce fue su capacidad de perdonar y la sonrisa amplia. Virtudes de persona sabias.

Pese a algunos, Tarija seguirá siendo la capital de la sonrisa, somos hombres y mujeres buenos, trabajadores, pero no somos opas, alguien quiere vernos confrontados, alguien quiere los residuos de lo que pudo ser, pero no les daremos el gusto. Hoy la agenda debe ser la soberanía alimentaria del departamento, la productividad, la industria agropecuaria, el crecimiento sostenible y la protección inclaudicable del medio ambiente.

Debemos unirnos para defender el daño que se le está haciendo a las naciones indígenas, con el desvío del río Pilcomayo, debemos estar alertas con la pretendida parcialización del gobierno acerca del Campo Margarita, nos preocupa la sequía que nos azota cada año, la desertificación del valle chapaco y cómo no, nos preocupa que se quiera hacer daño desde afuera y se siga postergando a la muy leal y muy fiel. Es tiempo de dejar las indolencias y deslealtades, es tiempo de trabajo, sino serán los pasos perdidos y como dice la canción aquí yacemos todos y no fuimos sino tierra.