miércoles, 3 de noviembre de 2010

Cambia todo cambia

Cynthia Perou
cynthia_perou@hotmail.com

Cuando "El cambio" cambia sin que cambie nada, significa un mal cambio y aunque el dinero vuele y no te quedes ni con el cambio, verás el cambio en los precios, de los productos que según el gobierno nada cambiaron.

Cambian las reservas del gas, aunque a cambio tengamos que cambiar nuestros esplendidos planes de gasto. Cambian las expectativas del Litio, por que parece que los aliados cambiaron. Cambiarán las novelas y censuraran a los medios, pero el presidente prefiere cambiar de canal que cambiar su canal estatal.

Pretendían cambiar la edad para tener sexo, pero no cambian las normas sobre la discriminación en género. Cambian la manera de jugar football, aunque hay rodillazos que cambian las formas de las pelotas y se ven en todo el mundo.

Cambia Bolivia en tecnología de la comunicación, aunque ENTEL tenga que cambiar las tarjetas prepago por alfileteros, la ley de pinchazos no hará distinción. Cambian las Fuerzas Armadas y sus proclamas, aunque la tortura a conscriptos no cambia nada.

Siempre hubieron cambios y cambiazos, hace 500 años oro por espejos, hoy por la agenda de Octubre nada para El Alto. Cambia la manera de votar aunque no sirva para nada, ya que a las autoridades las cambian, aunque tú no hayas votado por su cambio y cuando quieres votar, para que no se queden, te cambian las reglas para no ser cambiados.

Cuando cambiaron República por Estado también decidieron cambiar los símbolos patrios, lo único que no cambio es la burguesa manía de utilizar estatales bienes, chofer y chocar los autos.

"Cambiar todo para que nada cambie" ya lo decía "El gatopardo". El cambio solo pasara cuando cambiemos nuestras actitudes y forma de pensar, cambiemos el paternalismo por libertad, cambiemos la diferencia por diversidad, hasta eso el cambio solo será el nombre de un periódico y la paradoja entre la realidad y las ganas de cambiar.