lunes, 8 de noviembre de 2010

El matrimonio como forma de chantaje

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

"Al menos 400 parejas aymaras y quechuas se casarán el 21 de diciembre en Tiahuanaco"*

Fue acaso una imposición el que las personas "originarias" desde la "Nueva Coronica y Buen Gobierno" sientan fiel afinidad para con el cristianismo. Y por lo tanto, que se haya desde entonces arraigado en el boliviano ancestral, una pertenencia con la unión ante el Dios cristiano.

El matrimonio, para el ignaro, es una institución más que civil, sobre todo católica. Es tan así que está consagrada como uno de los sacramentos. No dudo que para el mundo originario también sea una situación religiosa, litúrgica, más que contractual.

Es decir habría que revisar si los "waynaw irpantasi", "umañ manq'aña", "qatatrantasiña" entre otras faces ceremoniales originarias (aymaras en este particular), están condicionadas a la posesión de un "bien material". Uno pero a cambio de su convicción en fe, y expresión volitiva personal. ¿El originario necesita de un trueque material para matrimoniarse? El oficialismo lo sugiere así.

[Por otra parte, Cárdenas reveló que se está coordinando con los ministerios de Obras Públicas, Servicios y Vivienda y de Desarrollo Rural y Tierras, para intentar que las parejas que se casen en esa ceremonia ancestral sean incluidas en programas de vivienda y proyectos de emprendimiento.

"Este es el imaginario del matrimonio con identidad, más vivienda, ´porque el casado casa quiere´, más proyecto de emprendimiento, en el desarrollo rural, ese es el imaginario del vivir bien", remarcó.]**

No es sino este el ofrecimiento aparentista, que el oficialismo utiliza para imponer usos y costumbres, (los de su antojo) por sobre cristianas creencias enraizadas en el ser boliviano. Imposturas aquellas que son chantajeadas con la contraoferta del "bien material", la casita, el "programas de vivienda y proyectos de emprendimiento", como trueque a cambio de su identidad religiosa y fe.

Eso si, solo (recibes el "bien material") si te casas bajo las oficialistas condiciones y como pantalla de su impostura y prebenda.