domingo, 21 de noviembre de 2010

LA ODISEA EN EL TRAMITE DE RENTA DE VEJEZ

EN MEMORIA DE LOS ADULTOS MAYORES QUE MURIERON DURANTE LA TRAMITACION DE SU RENTA DE VEJEZ O DE LOS QUE QUEDARON VARADOS.

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Si usted está en el umbral de los sesenta y tantos o si le faltan algunos lustros (lustro=5 años) para convertirse en adulto mayor, junte toda su paciencia, vitalidad y entereza porque se le avecina la prueba más atroz, dura, sanguinaria y tormentosa que es la tramitación de su renta de vejez, "jubilación" o como usted quiera llamarla.

Tal como lo declaró una veedora internacional que estuvo recientemente en nuestro país, Bolivia es un Estado donde se elucubran y crean las leyes mas proactivas emblemáticas e innovadoras. El problema radica en la práctica y cumplimiento de las mismas, lo que significa que estamos llenos de enunciados posiblemente con buenas intenciones pero la ejecución está tan distante como político honesto ante disponibilidad de fondos económicos "varios".

SENASIR, UNA MALA PALABRA PARA LOS ADULTOS MAYORES

Tramitar la renta de vejez significa cumplir una serie de requisitos que no siempre están al alcance inmediato de personas de la tercera edad que, en su mayoría se encuentran afectadas en su salud. A ellos se suma la poca paciencia y tolerancia de los propios familiares y el caso se agrava cuando no existen ni los mínimos recursos para costear el transporte o movilidad.

Obviamente el inicio del trámite implica visitar la dependencia inherente al rubro y pese a infraestructura "acondicionada" para dar un buen cobijo a los interesados, paredes pintadas con azul blanco y celeste, butacas individuales, pantallas con información y los tickets que ordenan el número de atención, el SENASIR es el lugar donde los ancianos nunca más quisieran pisar. Allí terminan por envejecer mas, enfermarse de los nervios y en muchos casos desmayarse o desvanecerse ante la vista insensible de los funcionarios.

Es difícil trabajar con el público ya que esto amerita un conjunto de habilidades que van desde la empatía, el interés colectivo y la reacción inmediata. Para lo peor, una vez cumplidos los requisitos, todo el tramite debe ser remitido a la oficina central del SENASIR en la ciudad de La Paz para que se verifiquen los aportes y otros datos (Bendita y Sabia Centralización). En esta instancia el interesado debe tener la "fortuna" de contar con un familiar para que éste le haga el seguimiento de lo contrario el trámite se estanca, se pierde o demora mas de lo debido.


RATAS y ESTAFADORES

No estamos hablando de los funcionarios de estas dependencias. Estamos refiriéndonos a algunos "tramitadores", "procuradores", "abogados filibusteros", "familiares aprovechadores" que sin el menor escrúpulo ven en la necesidad de los ancianos el momento de sacarles dinero por la "tramitación" recurriendo a expresiones como: "el siguiente mes llegarán los trámites de La Paz", "Ya va a llegar su papeleta", "Tiene observaciones en el sistema", "Hay que presentar una carta de reclamo", "Ya le he hablado a la Licenciada, ella nos ayudará". Esta lacra, esta escoria humana abunda en predios y entornos del SENASIR. Piden un adelanto por servicios prestados y luego desaparecen o van pidiendo mes tras mes hasta que el interesado no tenga mayores recursos o simplemente muera.

El trámite, cuando los documentos están en regla y no hay mayores observaciones, incluyendo la remisión de los papeles hasta el vergel de La Paz, dura aproximadamente de 10 meses a un año. Comprobado de visu. En ese ínterin no queda otra opción que hacerse amigos de los funcionarios que también están estresados y en algunos casos su idoneidad es tan cuestionada que parecen empleados de pompas fúnebres, hechos los importantes e inmisericordes. Es una fortuna contar con un abogado dentro de la familia ya que, acabada la paciencia del permanente reclamo, éste debe acudir al SENASIR para ponerlos en vereda o amenazar de queja no ante sus superiores sino ante la prensa y la opinión pública.

¡SOLUCIONES SI, RECLAMOS NO!

Constitución Política del Estado aprobada por el MAS y en actual vigencia

DERECHO DE LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES
Artículo 68.-
I. El Estado adoptará políticas públicas para la protección, atención, recreación, descanso y ocupación social de las personas adultas mayores, de acuerdo con sus capacidades y posibilidades.
II. Se prohíbe y sanciona toda forma de maltrato, abandono, violencia y discriminación a las personas adultas mayores.

Esto quiere decir……cumplir la ley en todos sus alcances. Qué funcionario ha recibido amonestación o ha sido suspendido por maltratar a los ancianos?

De qué buena atención al público estamos hablando si los seminarios de capacitación a este personal son tan espaciados o casi inexistentes?.

Los funcionarios públicos (servidores) deben trabajar con CALIDAD y CALIDEZ y eso se aprende en eventos de capacitación. Deben conocer el significado del Síndrome del "Burn Out" también denominado síndrome del quemado que estudia el comportamiento laboral afectado por el estrés y el cansancio. Estos empleados del Estado deben tener una noción clara de lo que significa trabajar en un "ambiente laboral tóxico" basado en permanentes reclamos y situaciones adversas. Deben mínimamente conocer la Visión y Misión de la institución.

Por favor no creemos más leyes. Apliquemos las vigentes. Y para todos los involucrados en este mundo insensible y burocrático de tramitación de la renta de vejez, no olvidemos que ALGUN DIA LLEGAREMOS A SER ADULTOS MAYORES y lo más probable es que suframos lo mismo que estos seres de cabeza blanca. Seguramente debe haber alguna fórmula para evitar que toda la información se centralice en La Paz, debe haberla, por supuesto. También debe existir un conjuro o pócima para simplificar esta vía crucis llamada trámite de jubilación.