sábado, 4 de diciembre de 2010

Cancún según Lagos

Alain Muñoz
alain.munoz.h@gmail.com

Prioridades mundiales y latinoamericanas en la cumbre de Cancún, la relación ciencia – política – democracia, y el rol de la sociedad civil, bajo la óptica de Ricardo Lagos.

Recuperar la confianza, reiterar el compromiso con la ONU, y combatir la deforestación, son las prioridades en la cumbre climática de Cancún, según Ricardo Lagos, ex -presidente chileno que acaba de finalizar su papel de Enviado Especial de las Naciones Unidas para el Cambio Climático.

Lagos, que aceptó dialogar telefónicamente desde Santiago de Chile en forma exclusiva con la Plataforma Climática Latinoamericana, mencionó que se debe recuperar la confianza perdida en Copenhague, reiterando los compromisos que los países asumieron ante las Naciones Unidas.

Por otra parte, considera que se debe combatir la deforestación, que origina el 20% de las emisiones mundiales causantes del cambio climático. Pero en Latinoamérica "origina el 49% de las emisiones. Debe haber un acuerdo para transferir fondos económicos que permitan disminuir el ritmo de la deforestación", afirmó.

En criterio de Lagos, el fondo tiene que tener "una institucionalidad clara, que permita la asignación transparente, mediante concurso. Hay 100.000 millones de dólares comprometidos hasta el 2012, y no han sido desembolsados, precisamente por esta falta de institucionalidad clara".

"Deben haber resultados concretos en Cancún, y dar un impulso a la próxima cumbre de Sudáfrica, con la troika integrada junto a Dinamarca y México. El liderazgo de México, al presidir esta cumbre, "se demuestra en el documento que presentó, con avances en los temas que acabo de decir", enfatizó al momento de pronosticar que "va a jugar un papel muy importante.

Respecto a los países del ALBA, expresó "Ojala sea posible concordar. Es muy importante un conjunto de medidas que convoquen la mayor cantidad de voluntades. Por otra parte, una región con muchas voces, no es tan escuchada como la que se pronuncia con una sola voz".

Lagos opina que Latinoamérica debe presentar un frente común en la institucionalidad para el financiamiento, la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques (REDD), y la adaptación, cada uno con sus respectivos sistemas de mediciones y monitoreo.

Considera al cambio climático una amenaza para la seguridad nacional. "En África, ya hay migrantes climáticos, porque no les es posible permanecer en un lugar, debido a inundaciones o sequías. Temas como el agua o la seguridad alimentaria, son una cuestión de supervivencia, que tendrán una amplia influencia en la sociedad", reflexionó.

La prioridad, para Lagos, es crear fuentes de energía limpia, no contaminantes. "Cuando usted ve que un norteamericano emite más de 20 toneladas por persona, y un europeo alrededor de 10, esa es una definición del tipo de sociedad que se quiere. Hay una decisión política de ese tipo que tomar".

Cuando se deforesta es por falta de energía alternativa. El campesino que tumba un árbol es porque no tiene otro tipo de energía para cocinar. Además, los políticos deben iniciar "un proceso educacional, de toma de conciencia, tienen que explicar, tienen que ser grandes comunicadores", señaló.

"Hay países que han aumentado su producto interno bruto en un 30% y han reducido sus emisiones en 20%. Eso demuestra que disminuir emisiones no afecta al crecimiento", argumentó. Para ello debe haber claridad, energía, "tecnología, financiamiento, y por eso debe haber compensación y transferencia, con responsabilidades comunes pero diferenciadas".

Opinó que "la sociedad civil debe tomar conciencia, ser activa, y movilizarse. A veces nos olvidamos de escuchar a la sociedad civil. Las instituciones tienen la obligación de escucharla, pero la sociedad civil también debe hacerse escuchar".

Luego abordó la relación entre ciencia, política, y democracia. "Ya nadie discute la existencia del cambio climático y que los humanos lo hemos ocasionado. La ciencia indica el camino a seguir, pero es la política lo que hace realidad esas definiciones. Sin embargo, toma tiempo llegar desde esas definiciones hasta su ejecución. Pero los políticos tienen que adelantarse a los hechos", observó.

Por eso planteó que "la democracia debe llegar a ser más eficiente. La sociedad debe ver que en Cancún no sólo se toman decisiones. Las reuniones, las leyes, los acuerdos, no resuelven nada. Es la ejecución de los mismos, la que lo logra".

Para quienes están reunidos en Cancún, Ricardo Lagos envía el mensaje de perseverancia. "Deben trabajar hasta lograr resultados concretos iniciales" dijo, al tiempo de reiterar estar "confiado que México hará un gran trabajo en la presidencia de la cumbre".