viernes, 3 de diciembre de 2010

PODRIAMOS ESTAR MEJOR

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

No quiere decir que estamos bien, es decir que estamos navegando en una realidad de bonanza, estabilidad económica, social y política. Nuestro escenario nacional está alimentado por bloqueos, enfrentamientos, ultimátums de marchas y desplazamientos, conatos y agresiones a quienes están contra el régimen, oposición política que hace mucho tiempo ha visto por necesidad y minoría agachar la cabeza y hacer una genuflexión ante los "movimientos sociales".

Los poderes del Estado inclusive el cuarto (Corte Nacional Electoral) enfocan sus periscopios hacia las acciones que genera el presidente del Estado Plurinacional y luego, cual entes a control remoto, cumplen consignas. Los medios de comunicación no se salvan de esta revolución y también van sintiendo los efectos de nuevas normas y disposiciones regulatorias. Los más afectados, son los periodistas, reporteros, comunicadores sociales asertivos porque los propietarios de dichos medios solo se preocupan por el ingreso mensual por concepto de difusión publicitaria. Ahí dejan a sus subalternos dependientes a que se instalen en huelgas y llenado de libros.

Lo que antes se llamaba Congreso hoy tiene otro denominativo y los proyectos de ley ya vienen "envasados al frío" (como productos cárnicos de consumo). Solo hay que munirse de paciencia y en 10 a 15 horas, se procede a flexionar los brazos levantando las manos a favor del proyecto sin objeción alguna, dejando de lado a la oposición a la que le "hierve la sangre" ante una impotencia merced a la mayoría aplastante. ¿Todos los "levantamanos" comprenderán a cabalidad los alcances de lo que acaban de aprobar?

Pero algo habrá para ponderar. Seguramente algunas acciones asertivas no son tomadas en cuenta. El combate a la corrupción pese a ser un discurso recurrente de la mano de la "transparencia" parece haberse detenido. La solidaridad dentro del MAS puede que tenga algo que ver. Los ciudadanos creemos que cuantos mas casos se descubran, mas se moralizará y depurará de la repartición pública, no importa que caigan amigos, obsecuentes, familiares o allegados a quienes están en función de gobierno pero…….no los vemos caer, será que la honestidad ahora se ha institucionalizado?

Aquellos "eruditos", "autodidactas del Derecho", funcionarios de visión nublada que dicen: "Si usted sabe algo, denuncie, presente pruebas", hacen declaraciones mecánicas impersonales y fuera de contexto nos hacen reflexionar brevemente y pensar:

· Si sufro una concusión por parte de un servidor público deberé exigirle, a momento de cerrar el ilícito, que me extienda un recibo o documento por dicha transacción?

· Si me entero y me consta que en una licitación pública se ha favorecido a alguien en específico deberé mostrar filmaciones y grabaciones magnetofónicas?

· Si conozco que en un determinado sector de la ciudad, en la casa "X" se fabrica y comercializa droga, deberé tocar el timbre y preguntar sobre las actividades que se realizan al interior y exigir un pequeño recibo o certificación?

· Si estoy realizando un trámite personal en la administración pública y detecto alguna anomalía, deberé denunciarla al superior? Quien me garantiza que no tendré represalias y mi tramite nunca prosperará?

El camino al cielo esta empedrado de buenas intensiones. De la teoría se debe pasar a la práctica. No necesitamos líderes. Necesitamos Lideres Efectivos, personas que trabajen in situ y sean elegidos por idoneidad. Podemos crear fuentes laborales para agricultores, chóferes de volquetas y tractores, vendedores de hortalizas, ascensoristas, activistas políticos, etc. Debemos delegar responsabilidades gubernamentales a personas que cumplan con el mínimo conocimiento de la Misión y Visión de cada institución. Muchos de ellos, militantes del MAS deben estar esperando su oportunidad, también otros ciudadanos aunque con menos fortuna dentro del universo de probabilidades. Si el gobierno obra con mesura podríamos estar mejor lo cual no significa que estemos bien.