sábado, 18 de diciembre de 2010

ENRIQUECIMIENTO INMEDIATO

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Aumenta la globalización y aumentan las demandas. La tecnología se impone y llueven ofertas. Vivir "regular" es minimamente contar con una vivienda propia, vehículo y dinero para gastos de subsistencia. Ese es un raciocinio más o menos elemental. Pero lo racional a veces se enfrenta con lo generacional. Los jóvenes plenos, aquellos que están en la franja de lograr una carrera, oficio o profesión rentable a futuro, muchos de esos que se encuentran a metros de cruzar la línea universitaria para convertirse en profesionales, a veces pierden el "norte" y por ende la objetividad. Veamos por qué.

Muchos de los casi inmediatos e inminentes profesionales de carreras tradicionales, médicos, abogados, administradores de empresas, arquitectos y los híbridos de ingeniería comercial, con todo el derecho de tener aspiraciones propias, no ven la hora de concluir su formación universitaria y completar el pensum académico para de esta manera lograr la Licenciatura que conllevara a lograr el tan ansiado Título en Provisión Nacional. Las últimas materias cursantes se convierten en visiones inmediatistas donde el Nóbel profesional en no menos de dos años imagina que tendrá bienes materiales, bonanza y no una sino varias compañera(os) sentimentales.

Quienes ejercen la apasionante labor de docencia universitaria y concientes de formar a recursos humanos profesionales que encuentren un nicho de trabajo muchas veces se cuestionan si la nueva tendencia de los jóvenes es enriquecerse "de la noche a la mañana", es decir, a los pocos años de ejercer la profesión. No solo en los centros universitarios se producen estas reacciones, otras instituciones como la Policía Boliviana y las Fuerzas Armadas también albergan a un puñado de miembros que con el simple grado de Subteniente, es decir unos simples "monos" (así se los denomina en el argot popular) pretenden tocar el cielo con las manos.

Últimas noticias del panorama nacional han mostrado a jóvenes oficiales de la policía involucrados flagrantemente en hechos delictivos conformando bandas y clanes dedicados al enriquecimiento ilícito, lavado de dinero o sencillamente narcotráfico. El resultado: Baja Definitiva y proceso penal en la justicia ordinaria. Cuatro años de estudio tirados al tacho de la basura y un desprestigio extensible a la familia y demás deudos.

No es bueno generalizar pero hace dos semanas un Subteniente de la Fuerza Área en Santa Cruz se quiso pasar de listo, "pendejo" (este denominativo popular les da mas jerarquía) llevándose nada menos que Bs. 325.000.- de los fondos destinados al bono Juancito Pinto. Autor confeso termino pidiendo disculpas a "su institución" y a "su familia". Que realidad más atroz, que futuro más oscuro les espera a estos utilitarios veloces y raudos ricos jóvenes y para colmo, profesionales con "Título en Provisión Nacional".

El PRESTIGIO y la HONRADEZ son los sellos distintivos de cada profesional. El prestigio puede tirárselo a la basura en cinco minutos solo por satisfacer una tentación pasajera, un robo, un acoso o una falsedad escrita o ideada. La honradez puede sucumbir ante promesas de riqueza y poder generalmente ligadas al ámbito político. Los docentes, forjadores de profesionales debemos repetirlo una y mil veces aunque nuestros pupilos estén soñando con departamentos amoblados, lotes de terreno, autos ultimo modelo, celulares con conexión a Marte, Venus, Júpiter, según la promoción de temporada. Es bueno explicarles también lo que significa la "muerte civil".

Sacrificio, templanza, fortaleza, esfuerzo son ingredientes que hacen a una persona triunfadora. Nada es fácil, todo implica entrega, sacrificio, desvelo, sinsabores pero los resultados objetivos y favorables son a largo plazo, Lo contrario es ir contra la norma, debutando en estrados judiciales con la amargura de la familia que tiene que costear honorarios profesionales y gastos judiciales con un resultado predecible, cárcel.

Una última reflexión obligada a mis alumnos: En las Carreras de Medicina y Derecho los nuevos profesionales son llamados "Doctor", "Doctorita". Craso error y no académico sino por la cultura popular. Todos los egresados y titulados de universidades son simples Licenciados. Licenciados en Ciencias de la Salud, Licenciados en Derecho, etc. Al frente se abre el universo de seguir estudiando para optar por la Maestría y posiblemente el verdadero Doctorado.

Escúchame tú, que estas esperando la ceremonia de colación y luego, una vez obtenido el título en Provisión Nacional, y con toda la emoción y gusto personal mandaras a hacerte tarjetas personales. No cometas el error frecuente y descontextualizado típico de los mediocres y obsoletos.

Dr. Perfecto Gil Dorado
ABOGADO

Lo correcto es:

Perfecto Gil Dorado
ABOGADO

Es más decente contemporáneo y real.