miércoles, 23 de marzo de 2011

ALFABETISMO Y TELECOMUNICACIONES

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

En la era de las telecomunicaciones y de las tecnologías de información y comunicación social, en nuestro universo de esperanzas (satélite incluido), podemos ver con desesperanza que la brecha que nos separa de los países desarrollados y semidesarrollados es cada vez mayor. Si bien hemos dado el paso al siglo dieci…. Veinte y nos podemos enorgullecer de analfabetismo cero, en el país del nunca jamás, no tenemos acceso a una comunicación e información dignas, lo que de un lapo nos sitúa donde siempre estamos, entre los últimos de los países del tercer mundo.

Salvando tecnicismos y desde el punto de vista de ciudadano común, como un criticón que soy, me permito sugerir y ordenar a los que mandan obedeciendo que una nueva ley de telecomunicaciones, contemple la igualdad para todos los ciudadanos, que el acceso a las TICS no sea discriminatorio, considerando en primer lugar a las empresas de servicio de telefonía celular tales como TIGO, VIVA y ENTEL, que en una suerte de competencia de transnacionales acumulan ganancias exorbitantes, sin mejorar el servicio y haciéndolo más caro para quienes menos tienen.

Si usted es usuario prepago, paga por el servicio de telefonía hasta casi un 200% más que un usuario de post pago, y es tan discriminatorio que a los que más tienen les regalan celular, haciendo en los hechos y en el neoliberalismo más puro que los pobres subvencionen a los que más tienen, la ley debe contemplar un pago único para todos los usuarios, esto es posible, caso contrario, deberán ser las cooperativas quienes asuman la tarea del acceso a la telefonía, como el caso del teléfono fijo en el bolsillo, experiencia de Cosset, que hizo posible un servicio más barato de telefonía móvil y que hasta ahora no sabemos por qué no se sigue implementando. ¿Será que las transnacionales, Entel incluida están saboteando este servicio?.

ENTEL, es un caso aparte, es una empresa nacional y entra al juego de las otras, haciendo sorteos de dinero en efectivo, automóviles y promociones que no sabemos a quién benefician, no sabemos siquiera como se hacen estos sorteos, y así sea todo legal, queremos saber sus estados financieros, queremos también que haya una tarifa de menor costo para todos, ya que los regalos, sorteos y promociones sólo benefician a unos cuantos y no a todos quienes somos dueños de la empresa. ¿Se nacionaliza una empresa, para que degenere en transnacional?

Otros casos que llaman la atención son los famosos sorteos de los programas de televisión mediante el mensaje de texto, ¿quién regula esto?, cobran por demás caro cada mensaje y hacen un sorteo trucho con seguridad, en el que aparece unos numeritos y nunca sabemos ni se hace público a quienes entregan esos premios. Otros abusos y en los que cae la juventud inexperta son los famosos Horóscopos, mensajes eróticos, recetas y muchos más que no tienen control llamando a un código y que no hay Dios que pueda de suscribir. Trampita aparte es la publicidad del servicio en grandes letras y casi nadie ve la letra chica de lo que realmente ofrecen.

Mientras el costo baja a nivel mundial, en Bolivia la densidad telefónica móvil de calidad no llega ni al 50% de cobertura, ni qué decir de la cobertura telefónica fija que no llega ni al 10%. En cuanto al acceso a Internet, estamos a años luz de todos los países de América Latina, comparando con Chile que llega a un 70% de cobertura, nosotros no nos acercamos siquiera al 10%. Del área rural ni hablar, el único acceso es la telefonía celular, pero a costos altísimos. Es hora de que se cumplan los derechos, que las telecomunicaciones sean para todos, es hora de las cooperativas, de las iniciativas autonómicas y de las mancomunidades para que todos tengamos acceso a la comunicación e información, la ley debe contemplar a los gobiernos departamentales y municipales para que de una manera rápida y eficaz conformen y fortalezcan las cooperativas de servicios de TICS.

Estamos en el analfabetismo tecnológico y si seguimos esperando el satélite, ni la ley que viene servirá, porque será obsoleta al paso que vamos. La telefonía celular sólo tendrá sentido en el nivel de larga distancia, y como en el país del nunca jamás, estuvimos tan cerca y a la vez tan lejos del mar.