viernes, 18 de marzo de 2011

Debate: Sistema mundo capitalista o modo de producción capitalista

Reiniciando debate con Javo Ferreira.

FRUSTRANTES "CARTOGRAFÍAS POLÍTICAS"

Prada confunde sistema mundo capitalista con economía mundial en modo de producción capitalista. Un definitivo error muy difundido entre la intelectualidad de la izquierda tradicional: trotskista, estalinista, socialista comunitaria, indianista…como es el caso de Jorge Sosa y Javo Ferreira entre otros.

Walter Reynaga Vasquez
reynagavw@yahoo.es

Raúl Prada, ante la encrucijada en la que estaría el proceso de cambio liderado por Evo Morales y García Linera, dice a modo de recomendación militante:

"La gran tarea es inventar una nueva forma de Estado con un contenido altamente participativo, re-articulando la política a las formas sociales. Esta inmensa tarea recoge el ímpetu trastrocador de por lo menos tres revoluciones, la revolución política, la revolución social y la revolución cultural. […]. En términos de transformación política esto significa reintegrar el Estado a la sociedad, acabando con la separación moderna entre Estado y sociedad civil."

Pero… Prada muestra no saber cómo abordar la construcción de su …nueva forma de estado… Sin embargo, se da a recomendar algunas virtudes para este nuevo estado:

"El modelo productivo requiere de una transformación integral de las condiciones, de los instrumentos y de las prácticas. Este enfoque apunta a una revolución cultural, de las conductas, de los comportamientos y de las prácticas. […]. Este modelo productivo es distinto a los modelos desprendidos por el capitalismo, […]. Lo que no quiere decir negar la industrialización sino subsumirla a las lógicas de la vida, a los ciclos vitales, a las interrelaciones involucradas en procesos de complementariedad y de transformación. […]. La perspectiva emancipadora y creativa es que otro modo de producción es posible."

Con todo, su empeñoso afán no consigue llegar a nada. A nada concreto y consistente como propuesta del …nuevo estado con contenido altamente participativo re-articulando…

Prada no avanza en su loable afán. Ya son varios los artículos publicados por él en este tenor y limitaciones, con expresiones como: que sería bueno esto… y lo otro… y mejor si… además de… etc. Pero, un paquete de deseos no constituye programa político, ni teoría.

El esfuerzo de Prada no da nada que cristalice en producto. ¿Por qué? Por lo visto, se diría que este intelectual no logra ver la necesidad de contar con un instrumental teórico para asumir la tarea, de otro modo ya habría buscado algo, y no se ve nada. La mezcla de tesis marxistas y otras de diverso origen y matiz que utiliza como criterios no llega a constituir sistema teórico alguno. Prada parece estar en tránsito, desde su particular marxismo hacia… algo aún no apreciable. Y como no ha logrado desprenderse del marco ideológico marxista y populista, no se puede augurar otra cosa que frustración. El vacío teórico constituye una limitación definitiva, que no podrá llenar ni con el indianismo, empantanado como está en el irracionalismo y la magia, sino en las consignas populistas de raíz también marxista.

Prueba de estas limitaciones, que Prada comparte con Ferreira… Sosa y toda la izquierda tradicional, está en una fatal confusión teórica: el tomar el concepto: sistema mundial capitalista por este otro concepto: modo de producción capitalista. En ese mismo sentido, Javo Ferreira, al referirse a la relación entre la economía comunal andina y el sistema capitalista, dice:

"Lo que hay es una relación de interdependencia, e incluso más que eso, ya que la economía comunal y su sistema de aynuqas forman parte orgánica de la particular formación económica-social capitalista y rural de Los Andes."

Lo que compagina con esta otra afirmación del mismo, dando cuenta de la integración de la economía del país al sistema capitalista mundial, referido aquí como dominación imperialista:

"Es indudable que en nuestro país, producto de la dominación imperialista y el consiguiente atraso tecnológico a diferencia, por ejemplo, de la minería o la agroindustria, el nivel tecnológico alcanzado es muy bajo [la economía comunal campesina]"

Concepciones que les llevan a perplejidad ante su nula efectividad como recursos de comprensión de los sucesos del país. Como sucede con Prada:

"¿Por qué no se sale de los círculos viciosos de la dependencia? ¿Por qué las utopías no se realizan, entendiendo utopías también como proyectos latentes? ¿Por qué es tan difícil la descolonización? ¿Qué pasa con las otras instituciones y formas civilizatorias contenidas en el contexto hegemónico capitalista, como las relativas a las formas de complementariedad y reciprocidad inscritas en la forma Ayllu?"

Es que el confundir, sistema mundial capitalista y modo de producción capitalista, cierra los ojos a la realidad en la que vive gran parte de la humanidad, como nuestro país. El argumento de que los europeos llega a comprar ayahuasca de los indígenas del amazonas (Prada), con el que cree sostener la condición capitalista, y de modernidad, de la humanidad actual, revela una extrema falta de comprensión del concepto marxista de modo de producción como sistema estructural de la sociedad. Lo mismo que la afirmación de Ferreira de la relación de dependencia de la economía de la comunidad campesina indígena respecto del sistema capitalista.

Estos intelectuales, no logran ver que el modo de producción constituye el nivel estructural del sistema económico real. Y no, el sistema. Estas son dos cosas distintas. No se puede hablar de: sistema mundial capitalista, sino se entiende por este, el sistema económico mundial bajo hegemonía del modo de producción capitalista. Esto es lo que existe. Y no, la economía mundial en modo de producción capitalista. De hecho, el sistema económico mundial combina y mezcla diversos modos de producción: capitalista, pre capitalistas y hasta modos de economía estatizada como el socialismo real y cosas como nuestro "nacionalismo revolucionario" y las satrapías árabes.

Y Prada, de espaldas a esta realidad, persiste:

"Lo primero que habría que preguntarse si hay un afuera del capitalismo y de la modernidad. Parece que no, que ni los yaminawa están desconectados, sus territorios son visitados por turistas que quieren experimentar la ayahuasca, sin poder llegar a ser chamanes. […]. Sin embargo, lo que parece evidente es que el proceso de globalización, que también es de expansión capitalista por medio de distintos medios, sobre todo el originario de colonización, contando con el despliegue de la continuidad colonial y de colonialidad en las sociedades postcoloniales, nos ha integrado a todos en los procesos integrales y de subsunción a los ciclos del capitalismo."

Que la economía globalizada haya conformado nexos con todos y llegado así a todos los rincones del planeta, gravitando sobre toda la humanidad, no implica que haya extendido el modo de producción capitalista a todos, ni a todo el planeta. Salta a la vista que los Yaminawa, como los aymaras y quechuas, viviendo aún en nuestros ayllus, no están dentro del modo capitalista de producción. Como no lo está el casi 80% de la PEA del país, la de la llamada economía informal, ni las decenas de miles de personas ocupadas por la burocracia pública y las empresas del estado. Gente que no tiene condición burguesa ni proletaria, ni de clase media o pequeña burguesía... En suma, una realidad social, económica, política y cultural ajena al capitalismo, pero no fuera de su influencia.

El confiarse en los saldos de las tesis marxistas como teoría social para entender la realidad del país y diseñar alternativas no dará otra cosa que fracaso. La tesis de diagnóstico: Bolivia es un país capitalista atrasado y dependiente (o que ha llegado tarde al capitalismo), en la que ha cristalizado la visión marxista, que ha venido orientando la acción de la izquierda desde siempre, tienen un papel determinante en su fracaso. Como en la frustración del actual proyecto de cambio del MAS, cercado por los crecientes problemas económicos, a despecho de una coyuntura económica internacional como nunca favorable, efecto de una política económica irracional y confusa derivada precisamente del diagnóstico referido.

Los ideólogos del MAS están ya afligidos por la gravedad de estos problemas, y su tribulación se hace mayor al no lograr explicarse lo que está pasando y menos aún encontrar qué se debería hacer para salvar el proceso. El que ha entrado ya en declive evidente, perfilando una nueva derrota para la vieja izquierda. No por obra de la oposición, que está aún más confundida que la inteligencia del MAS, sino, por lo inviable de un proyecto asentado en el error.