domingo, 13 de marzo de 2011

La corresponsabilidad de EEUU y el trafico de drogas

Martha Peñaranda
mapebo@hotmail.com

Hillary Clinton y el modelo de Thomas Schelling "en esta via crucis totalmente asimétrica, de la "guerra contra las drogas", que se lleva a cabo entre el país mas poderoso del mundo y también el mayor consumidor de todo tipo de drogas ilícitas y los países productores de cocaína, es imprescindible referirse también a la demanda y no solo al trafico o a la producción. En uno de los párrafos del informe 2010 de la JIFE, (Junta Internacional de Fiscalizacion de Estupefacientes) dependiente de la ONU, se puede leer lo siguiente: Las enormes ganancias generadas por los mercados de drogas ilícitas con frecuencia sobrepasan los recursos financieros de las instituciones públicas, lo que plantea una amenaza para el orden público y la seguridad internacional. "En algunos casos las organizaciones delictivas que han hecho un imperio del narcotráfico pasan a ser fuerzas políticas con el poder y la autoridad de las instituciones legítimas, además de estos planteamientos realistas de la JIFE, el peso del narco en un país (mas aun si es un país tercermundista), va más allá de la corrupción: es un actor económico importante, y puede llegar a ser imprescindible.

Teniendo en cuenta, el gran poder corruptor con el que cuenta el narcotráfico, hay que hacer especial hincapié en la responsabilidad oficial que ha asumido el Gobierno de los EE.UU. y esta corresponsabilidad, ha sido explícitamente aceptada en un discurso pronunciado en una visita de la Secretaria de Estado Hillary Clinton a Mexico, a 23 de marzo del 2010. La alta funcionaria manifestó estar convencida que su país tiene una "corresponsabilidad en la lucha contra el narcotráfico, dijo además Clinton; "Nuestra insaciable demanda de drogas ilegales alimenta el tráfico". Admitiendo que la demanda de drogas es el principal combustible para este comercio. Asimismo dijo: "claramente, las diferentes estrategias y programas de lucha contra el narcotráfico y consumo de drogas, que hemos estado haciendo no funcionan. Esta misma asceveracion se ha hecho publica en un seminario de parlamentarios norteamericanos efectuado a finales del 2010 con respecto al tema narcotráfico. La aceptación tacita del gobierno de los EEUU de haber fracasado en sus estrategias de lucha contra las drogas, y el fracaso en las estrategias de lucha contra el narcotrafico de los demás países, debería dar curso al planteamiento que ya se escucha de varias personalidades de la legalización de las drogas.