viernes, 11 de marzo de 2011

SI ES SANO, NO ESCONDE...

Carlos Hugo Laruta Bustillos
chlaruta@hotmail.com

Un Estado sano no esconde sus problemas importantes y serios, sino que busca resolverlos a través de los mecanismos establecidos por la Ley.

Un Estado puede ser considerado "sano" -si el termino médico vale- cuando es un Estado de Derecho, es decir cuando los derechos humanos fundamentales tienen plena vigencia. Y entre estos derechos, sin duda, están el derecho a la presunción de inocencia y el derecho al debido proceso, es decir el derecho a no ser acusado falsamente y el derecho a un juicio justo. Esto visto desde el lado de alguien que podría ser responsable de o un delito, o una violación a los derechos humanos, cualquiera de ambos. Pero también el Estado de Derecho rige, cuando el Estado asume frente a ciertos indicios, la defensa de su sociedad, que podría sufrir amenazas a su vida e integridad.

Para el caso que analizamos, eso es precisamente lo que se merece el Ministro Sacha Llorenty, vivir en un Estado de Derecho. Eso que el Gobierno nacional (el MAS y en su momento su aliado el MSM) no respetaron sobre todo para algunos líderes nacionales y regionales que representan una alternativa política de recambio para el país.

¿Por qué se plantea así la cosa? Se ha dicho suficiente y se sabe suficiente –es decir existen indicios claros- sobre la implicación del Jefe de Inteligencia del Ministerio de Gobierno, el Gral. Sanabria con el tráfico de cocaína. No hay de decir nada más en este punto.

Existen al respecto dos caminos no excluyentes. Uno, que algunos asambleístas nacionales se conviertan en comisión investigadora para fines de fiscalización o inicio de proceso. El otro, que el Ministerio Público inicie por denuncia o de oficio una investigación sobre lo señalado. ¿Por qué deben hacerlo?

1. La persona involucrada, el Gral. Sanabria, era un alto jefe de la Policía Nacional, institución encargada de la seguridad interna y del combate al delito, y –desde luego- del combate al narcotráfico. Y la Policía depende del poder civil, es decir del Ministro de Gobierno.

2. La persona involucrada, tenía dependencia directa del Ministro de Gobierno en persona. Era un alto funcionario con estrecha relación con el Ministro en el cumplimiento de sus funciones específicas.

3. Dado el rango del involucrado, es probable que varias personas que dependían de él, otros funcionarios del Estado en varias reparticiones –ojo-, se hayan involucrado en distinto grado en acciones delictuosas, como ya se empezó a develar.

4. Un Estado "sano", cumpliendo la Ley que es su amparo fundamental, debe cuidarse a si mismo y tomar las acciones que corresponda para ello.

El Ministro Sacha Llorenty debería pedir licencia y someterse voluntariamente a investigación por 3 razones: por su propia posible inocencia, por la necesidad de esclarecimiento de la relación o no con el delito descubierto, por los posibles nexos o no al interior del Ministerio de Gobierno y de otras reparticiones del Estado, y también –no debe olvidarlo el Ministro- porque ha jurado cumplir la Constitución y la Ley y debe cuidar a la sociedad a la cual pertenece y brinda servicio circunstancialmente.

Entonces, un Estado "sano" requiere una urgente investigación transparente de lo sucedido. Si no se hace eso ahora, nuestro Estado no esta sano, y temeríamos que el gran incremento en la producción de coca y la producción y tráfico de cocaína, están fuera de control del Estado. Así comenzó esto en Colombia, en México y en otros lugares. Si un Estado y un Gobierno son "sanos", democráticos y respetuosos del Estado de Derecho, no esconden los temas serios e importantes.