martes, 12 de abril de 2011

El masistoide perfora las RRII

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

"La Gobernación de Potosí propone dos opciones para repatriar las aguas del Silala: hacer perforaciones o en su defecto instalar equipos de bombeo en distintos sectores por los que recorre el líquido vital hacia Chile."*

El centralismo está transfiriendo competencias nacionales (privativas), al respecto de un tema que hace a la integridad territorial del país (a la seguridad del Estado), a un sub-nivel gubernamental. Para que en el eventual, y más que posible caso de que algo SALGA MAL, se le endilgue la culpa al departamento potosino (Gobernación sub-nacional). El centralismo busca expiarse en la región**, en el pueblo potosino. Claro ya que el masistoide le tiene bronca al departamento, desde que la ENTREGUISTA "compensación pecuniaria" Morales-Bachelet/2009 no se llevó a cabo gracias a la hidalguía de dicho pueblo.

A tal efecto cabe señalar de la constitucional TERCERA PARTE ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN TERRITORIAL DEL ESTADO, en su CAPÍTULO OCTAVO de DISTRIBUCIÓN DE COMPETENCIA, que ordena:

[Artículo 297.
I. Las competencias definidas en esta Constitución son:
1. Privativas, aquellas cuya legislación, reglamentación y ejecución no se transfiere ni delega, y están reservadas para el nivel central del Estado.] C.P.E.

Así mismo, para identificar la naturaleza (materia) de lo que se pretende en el ilegal "estudio repatriación" de proyección de la gobernación departamental potosina, partidaria y sujeta a obediencia oficialista, cabe señalar las siguientes contravenciones:

[Artículo 298.
I. Son competencias privativas del nivel central del Estado:
(...)6. Seguridad del Estado, Defensa, Fuerzas Armadas y Policía boliviana.
(...)8. Política exterior.
(...)10. Control de fronteras en relación a la seguridad del Estado.
(...)13. Administración del patrimonio del Estado Plurinacional y de las entidades públicas del nivel central del Estado.] C.P.E.

En consecuencia acaso, una vez usurpando -ilegalmente- competencias Privativas*** del nivel central del Estado, no se proyecta por el bastardo "estudio" la "perforación" del cauce de las aguas del río Silala, o en su defecto, la "instalación de equipos de bombeo" en el trayecto del cauce del río. Es decir ¿acaso no se pretende, de manera violenta y salvaje, afectar no solo las relaciones diplomáticas con Chile, sino dar validez al mismo medio ilegitimo (violencia) por el cual se nos fueran usurpados soberanos territorios?

Ahora bien, según lo dispuesto por el ordenamiento constitucional, no se estaría peligrosamente sentando un precedente sobre usurpación de competencias, a cuyo efecto pueden muy fácilmente verse afectados los intereses soberanos de Bolivia. Así como resulta manifiesta una situación de vulnerabilidad de la Seguridad del Estado, el entorpecimiento de la Política Exterior del Estado, la usurpación competencial sobre el "control de fronteras en relación a la seguridad del Estado" (tomando en cuenta la disposición geográfica del río Silala, y su cuenca hidrográfica), la administración patrimonial del Estado (habida cuenta de que el territorio es un elemento espacial integrado a la masa patrimonial del soberano), entre otras variables que hacen a la soberanía del Estado boliviano.

El salvaje, como violento, -IPSO FACTO- propósito de afectar el cauce del río Silala no va a devolverle a Bolivia la soberanía de los territorios usurpados. ¿Cuál el trasfondo de este a-diplomático, errático, proceder?

¿No es una intención de fáctica perforación de las relaciones internacionales, que además le pueden favorecer a Chile en una eventual contrademanda?

¿No es, aquella salvaje perforación, un motivo para que se restablezcan los ánimos beligerantes entre los pueblos chileno y boliviano? Recuérdese cuáles fueron las causales (impuestazo y amenaza de remate) para el desenlace bélico , para la chilena "declaración de guerra" de abril de 1879.

"Para evitar conflictos con Chile, vamos a hacer una acción diplomática, enviaremos las notas respectivas a autoridades chilenas firmadas por el gobernador y por las organizaciones sociales del departamento de Potosí; es lo único que corresponde porque deben entender que hay una deuda histórica".****

Cuando la sola intención proyectada, por el masistoide, de "bombeo o excavación" en el cause del río en cuestión, no son para nada diplomáticas o amistosas. Es como si el ridículo oficialismo pensara en invitar a sus pares chilenos a su mismo velorio, por medio de las "notas respectivas".

___________________
*/****http://www.paginasiete.bo/2011-04-08/Nacional/NoticiaPrincipal/02Nal01080411.aspx

**En similar nota debe señalarse que lo que no advierten los ex mandatarios republicanos, así como los "y otros…" invitados, es que el masistoide los convoca no por consideración, sino que los piensa como "cartas bajo la manga" para su eventual expiación, de algo salir mal. E inscribirlos en la historia, por acomodo masistoide, como "autores intelectuales" del desastre reivindicatorio ante los estrados interncionales, y/o causantes del deterioro de las RRII cualesquiera que fuese el medio.

Contrario sensu, de salir "algo bien", que los republicanos no esperen los créditos a tal efecto. Ya que cuando la liebre pide auxilio...el zorro, precisamente, no acudirá en su ayuda.

***Cabe resaltar el malversado hecho de que si bien el centralismo masistoide reconoció, por empuje de la fuerza social, a la autonomía como "modo de Estado" para una re-ordenación territorial boliviana, el centralismo tiende a "delegar" competencias según lo necesite, y hasta fuera del ordenamiento constitucional. Puesto a que el centralismo al delegar, inclusive decreto-suprimiendo prerrogativas (competenciales) sub-nacionales, cree estar transfiriendo el riesgo, culpa o responsabilidad de la materia u objeto a tratarse por la competencia delegada, a los respectivos niveles territoriales que deben ejercer dichas competencias IPSO FACTO. Tal fue el caso del tardío Decreto Supremo que transfirió, la regulación (improvisada) de las tarifas del transporte urbano, a los Gobiernos Autónomos Departamentales y Municipales; así como la ociosa transferencia del deber de incrementar el saldo porcentual del prediario de las cárceles locales, a las Gobernaciones Departamentales, sobre la base de un paupérrimo, tacaño, "incremento" del Estado centralista. La autonomía fue ideada, y puesta en embustera vigencia, solo para encubrir los déficit's y fracasos de un desahuciado proceder centralista.

En sí la autonomía, más allá de haber sido dispuesta en sus variables competencias respecto del piso territorial en particular, valga añadir que bajo terminología ambiguamente sinónima (privativas y exclusivas por ejemplo), como posteriormente especificada en la Ley Marco de Autonomías, termina siendo una vil herramienta para deslindarse -el centralismo- de responsabilidades que "competencialmente" le corresponden, e inclusive hasta de forma unilateral. El centralismo oficialista, violando su misma C.P.E., asume y/o delega competencias a gana y gusto de su necesidad y apetito políticos.

Sin embargo, muy al pesar de los negados de la ciencia jurídica y política, existe un principio llamado de subsidiariedad. Que aparece como inalcanzable, inentendible, para el razonamiento centralista-lego, pero que debió haber sido argumento suficiente y sostenible en los diferentes escenarios donde se vieron encontrados los alcances competenciales. Así mismo dicho principio de subsidiariedad tuvo que -hipotéticamente- haber sido resuelto en una instancia técnica, valorativa e imparcial como un Tribunal Constitucional, hoy lamentablemente reducido a una faceta "liquidadora", por su ineficaz acumulo.

Es por ello que la autonomía puede advertirse reducida (manoseable) a una útil forma de "lavada de manos" u ociosa muletilla política del centralismo, cada vez que los caldeados ánimos sociales lo descubran en su fracaso, ineficacia y negación histórica para con el momento social que el país atraviesa.