sábado, 30 de abril de 2011

La borrachera azul.

Ronald Balderrama
RonaldBalderramaZ@gmail.com

Un componente esencial para la construcción de un Estado recae en el fortalecimiento de instituciones creíbles ante una sociedad que pueda ser construida con expectativas a un futuro mejor, esto implica mejores condiciones de vida, de seguridad, de trabajo, de desarrollo, de pertenencia y orgullo con el Estado en el cual se siente representado, identificado, cómodo y valeroso de formar.

En Bolivia desde que se desataron las crisis políticas y sociales vividas en la primera década del siglo XXI, las instituciones que se trataron de consolidar a través de extensos períodos de tiempo, entraron en una serie de desgaste y deslegitimación en la sociedad, esto fue provocado por las actitudes retrogradas que cuestionaron el sentido de funcionamiento de dichas instituciones, llevándolas a someros discursos de tinte político y generando una manipulación equívoca de una realidad en el subconsciente de una parte de la sociedad boliviana, es así que con el pretexto de que un gobierno emergido de las bases socio-populares se sentía atrapado por elementos que funcionaban como candados directamente contra él y su gestión, éste se dispuso a: no tratar de abrir esos candados, sino al mejor estilo político-dirigencial de éste país, el gobierno dinamito los candados existentes de control y de restricción que existían para justamente limitar la concentración abusiva de poder en manos de unos pocos, lo cual no teniendo ya limitaciones éste hace lo que le da la gana como un adolecente que no sabe lo que quiere y que no teniendo un control paternal o maternal hace las peores barbaridades hasta embriagarse al tope de su propia ignorancia. Es en éste contexto que se produce hoy la llamada borrachera azul que vive el Estado boliviano, y un indicador que resulta histórico es que la borrachera no se había acabado sino que muto de color, lo penoso es que en una borrachera, los valores éticos y morales quedan atrás, ya nada importa mientras dure la fiesta y se disfrute el festín, la realidad sobria es cegada temporalmente.

Ahora bien como no existe borrachera y mal alguno que pueda durar cien años, y como muchos no estamos ciegos y menos aún borrachos, enfoquémonos en la construcción de la nueva visión de país que queremos y añoramos para todos, se hace necesario hablar "para todos" porque el sentido de recuperar y restablecer primeramente los Derechos Universales se hace una obligación más que un deber, no puede existir lugar en el territorio boliviano donde se declare tierra de nadie, a esto me refiero que "con el nombre de justicia social, comunitaria, etc." e inclusive justicia aplicada por los famosos movimientos sociales que se jactan de tanto poder de ejercer en contra de quien no esté de acuerdo con su pensamiento, ideología, y forma de hacer política. Se ha constatado que a nombre de estas derivaciones malintencionadas de supuesta justicia, se cometió arbitrariedades en contra de gente inocente, y también en personas que supuestamente hayan cometido delito, ya que no existe hoy la presunción de inocencia sino que no teniendo suficientes indicios de culpa, investigación profesional y especializada por parte de estos grupículos que se juntan para ejercer por sus propias manos una supuesta justicia que desvirtúa totalmente los principios establecidos por el Derecho y claro daña la imagen de un país que se asemeja a un estado barbárico donde el más fuerte es el que triunfa.

Ahora no solo se necesita recuperar la institucionalidad imparcial que administra justicia, sino que también es un hecho el de volver a potenciar que el conocimiento y la especialización en cualquier campo laboral es la base del perfeccionamiento para alcanzar desarrollo y tener una mentalidad progresista, no se puede premiar a la persona que bloquea, que daña el patrimonio estatal y mucho menos que afecta directa e indirectamente los derechos de terceros, y que por la condición de analfabeto tenga que tener mayores privilegios que los demás.

Se necesita restablecer reglar claras y sanciones duras para ejemplificar que Bolivia es un Estado donde se puede garantizar la inversión extranjera, privada y nacional; todo esto se hace necesario para generar industrias, trabajo, dinero y mejores condiciones de vida para todos, lo cual hoy por hoy está totalmente desvalorizado, sigue existiendo analfabetismo, sigue existiendo extrema pobreza y sobre todo sigue existiendo indiferencia por parte de personas que detentan los medios para solucionar éstas problemáticas que nos aquejan a todos en el largo vivir.

Se debe planificar una nueva reorganización del poder, descentralizar y desconcentrar aún más el aparato burocrático estatal, ya que el centralismo es también una causa nefasta históricamente para el desarrollo de los lugares más alejados del país, y sobre todo se tiene que garantizar que las generaciones que están emergiendo tengan garantizado una buena educación en todos los niveles hasta llegar a concluir especializaciones profesionales donde se los pueda insertar a contribuir al aparato estatal productivo, esto referido a todas las áreas y campos que las universidades del país tanto estatales y privadas generan, sólo así se aminorara gradualmente las notadas diferencias que existen entre ciudadanos de primera, de segunda de tercer y cuarta. También se tiene que solucionar las malintencionadas fracturas creadas entre campo y ciudad, norte y sur , oriente y occidente, y sobre todo garantizar la libertad de opinión, dise so, crítica que genera un Estado DEMOCRÁTICO, tantas cosas hoy por corregir, tanto por hacer, tanto por soñar, y sin embargo pareciera que solo a unos cuantos les importa mejorar nuestra realidad nacional. Volvamos al único y veraz principio de que todos somos humanos, todos somos y pertenecemos al territorio Boliviano por tanto no puede ejercerse diferenciación ni discriminación alguna Todos somos bolivianos y por tanto todos tenemos los mismos derechos, oportunidades e igualdades para mejorar Bolivia.