miércoles, 13 de abril de 2011

Las barcazas frustradas de la Armada

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

El gobierno del Estado Plurinacional decidió, hace un buen tiempo, conceder el privilegio de construir una "flotilla" de barcazas a la Armada Boliviana para establecer un servicio de transporte fluvial desde el puerto soberano hacia el Atlántico –Puerto Busch- en el litoral boliviano, hasta la dársena del Puerto de Buenos Aires.

El Gobierno del Presidente Morales, al parecer, se ha dejado adelantar en este emprendimiento que iba a favorecer a la Armada Boliviana.

Durante su última gira, el Presidente Hugo Chávez concretó con su colega Cristina Fernández, la construcción de por lo menos 10 barcazas de alto tonelaje, para surcar, según él, las aguas del Paraná y prestar servicios en materia de navegación comercial.

Argentina construirá las barcazas en sus astilleros y la flotilla venezolana surcará las aguas no sólo del Paraná sino fundamentalmente las del Rió Paraguay cuyas aguas internacionales de curso sucesivo conforman la hidrovia Paraguay.- Paraná uno de los sistemas fluviales más importantes del planeta.

Lo cierto es que, por ahora, Venezuela ha arrebatado el emprendimiento que el gobierno habia destinado a la Armada Boliviana que tiene por ahora una infraestructura precaria en la Hidrovia, carretera de agua, de cuyos tratados Bolivia es signataria junto a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay.

El emprendimiento comercial al parecer será de enorme magnitud.

El Presidente Chávez, hábil negociador a favor de los intereses de su país y de su gobierno, combina el discurso radical "antiimperialista" con sus metas y objetivos de política comercial pragmática.

La flotilla de barcazas que construirá Argentina transportará en tiempo prudencial un estimado de 800.000 TM anuales de harina de soya y aceites vegetales desde el complejo agro-industrial Gravetal-Bolivia, el más moderno y completo de la agroindustria del oriente, situado en Puerto Quijarro a orillas del Arroyo Concepción.

La oferta exportable de Gravetal es de 200 millones de dólares anuales.

Gravetal es propiedad en un 94,4 de Pequiven una compañía subsidiaria de la poderosa transnacional del petróleo PDVSA de Venezuela.

Tiene una plantilla de 450 trabajadores de frontera y cuatro centros de acopio en el norte integrado y el Parque Industrial de Santa Cruz; 20.000 campesinos productores agrícolas entre pequeños,medianos y grandes, la mayoría ciudadanos collas, proveen el "grano de oro" al complejo Gravetal.

Gravetal exporta a Venezuela el 51% de su producción anual, ahora, luego de los acuerdos de Buenos Aires, exportará en su propia "flotilla" de barcazas que se están construyendo en Argentina.

La Armada Boliviana que podría pertenecer por derecho propio a este emprendimiento ha sido por el momento relegada en favor de Venezuela, potencia política e ideológica del ALBA.

Entretanto, la Sra. Dilma Reuseff, Presidenta de Brasil, está de visita en China para firmar convenios de todo lo que uno se pueda imaginar.

Le acompañan por lo menos 300 empresarios entre hombres y mujeres de negocios.

El Proyecto brasileño de potencia mundial va a todo vapor.