domingo, 1 de mayo de 2011

LA REIVINDICACION MARITIMA ESTA EN EL CORAZON DE TODOS LOS BOLIVIANOS

Eduardo Campos Velasco
eduardocamposdc@yahoo.es

Por más de cien años, las viejas y nuevas generaciones de bolivianos, tiene en sus corazones ese dolor de haber perdido el litoral; sobre todo de la manera en la que se nos arrebato. Por la violencia, haciendo uso de su poder militar, de su fuerza.

Ese es un sentimiento que siempre nos acompañara, mientras no se produzca la reparación histórica de aquella injusticia. Más allá de cualquier acuerdo o tratado, hay una deuda histórica de Chile con Bolivia, que en la medida que los pueblos del mundo, las sociedades se hace cada vez más democráticas, más tolerantes, más justas – felizmente – resulta inadmisible que no se repare ésta la injusticia.

La reivindicación marítima está en los bolivianos, indistintamente de la edad, sexo, región, preferencia política, pertenencia étnica y cualquier otra particularidad. Francamente no hace falta que el gobierno pretenda imponernos por decreto ese sentimiento, que supera de lejos, cualquier acumulación electoral que pudiera tener el actual presidente o cualquier otro líder político, en el presente, en el pasado y con seguridad en el fututo.

Ese sentimiento de reivindicación marítima que está en todos los bolivianos, no es producto y tampoco será mayor o menor, por la determinación del gobierno de Evo Morales de establecer el 29 de abril como día de la reivindicación. No será la implementación de esta media, la que determine la voluntad histórica de los bolivianos de volver al mar. Por eso, resulta – cuando menos – inapropiada, esa pretensión de dar la imagen de que ahora les preocupa el tema.

El presidente Morales se ha olvidado que hace 5 años, casi nos aseguro que resolvería el tema con su amiga y correligionaria Bachelet, ¿Dónde está el resultado de la famosa agenda de los 13 puntos, que ellos sistemáticamente sostenían que era favorable a los intereses de Bolivia?. No pues, no es ético ni moral que ahora que han perdido buna parte del respaldo popular que los llevo al poder, nos vengan a decir que les preocupa el tema.

No es que nos hemos olvidado de lo que hicieron. Todos recordamos que fue este gobierno, el de Evo Morales, el que intentó convencernos por todos los medios que la bilateralidad con chile en el tema marítimo, era más conveniente que la multilateralidad que históricamente Bolivia había sostenido en todos los foros mundiales. Uno se pregunta: ¿Por qué, justo cuando eran presidentes de varios países de Latinoamérica, personajes afines a la línea política de Evo Morales, no se mantuvo la multilateralidad?, ¿Por qué, Evo Morales, nos les pidió a sus colegas con afinidad política (incluida la presidente Bachelet de Chile) Chávez, Lula, Kisnert; Lugo, Correas, Ortega, Castro y otros resolver el tema de la demanda boliviana?

No resulta creíble y menos responsable que después de 5 años de habernos "hecho creer" que lo que hacían era lo mejor, ahora nos vengan a decir que, la demanda internacional es la mejor medida. Peor aún que pretendan utilizar el tema de la reivindicación marítima, tan fuertemente arraigada en la conciencia de todos los bolivianos, pare mejorar su malograda imagen pública, producto de los múltiples incumplimientos con los sectores que le dieron apoyo.

No será el decreto que ha emitido el gobierno, el que eleve el sentimiento de injusticia que todos tenemos en relación al enclaustramiento marítimo y menos la vía para dotarnos de una estrategia seria en ese sentido. Bolivia, antes que seguir improvisando estrategias con cada gobierno que llega al poder; debe ser capaz de construir una estrategia de estado, que supere las mezquindades de los circunstanciales actores políticos con poder. Por otra parte, no será rompiendo relaciones con todos aquellos gobiernos extranjeros que no comulgan con el presidente Morales y sus amigos del Caribe, que se mejore la imagen internacional del país.

Para hacer viable cualquier estrategia seria de retorno al mar, además de que esta (la estrategia) responda y haya sido construida con el conceso general de los bolivianos; hace falta un sistemático mejoramiento de las relaciones de Bolivia, con los piases del mundo. Solo en la medida que tengamos más "amigos" que enemigos, en el concierto internacional, será posible aprovechar esa relaciones para conseguir que finalmente se repare la injusticia histórica. Así, con seguridad, no se repetirá el papelón de Cancún, evento este en el no tuvimos ni el apoyo de los amigos ideológicos del presidente Morales.

Los bolivianos, el 29 de abril, el 6 de agosto, el 23 de marzo o cualquier día del año, tenemos en nuestro corazón el dolor de la injusticia histórica. Ojala que ese sentimiento unánime y general, nos permita realizar acciones efectivas para que en algún momento – más temprano que tarde – alcancemos a obtener la reparación histórica que nos corresponde.