domingo, 15 de mayo de 2011

RECHAZO NACIONAL AL FRAUDE ELECTORAL MASISTA

Zoraida Alarcón Ardaya
zoraidalarcon@yahoo.es

Con el perdón de los intelectuales de Aula Libre que están tratando de elevar la calidad del debate sobre las elecciones judiciales, planteando como lo hace doña Erika Brockman, que la contradicción meritocracia Vs. Igualitarismo sería lo central de este tema, lamento decirles que las motivaciones de Evo Morales y del gobierno (así como de gobiernos anteriores) son muchísimo más pedestres: Para los gobernantes solo importa tener en el órgano judicial las personas más mediocres, capaces de las mayores venalidades y sobre todo "leales" (léase serviles) al caudillo de turno.

Por ello, así como lo hicieron los gobiernos dictatoriales más oprobiosos, que nombraron a dedo a los Magistrados y miembros del Poder Judicial; y como lo hicieron los gobiernos del período de la democracia pactada (cuoteo entre los caudillos legalizándolos luego a través de elecciones parlamentarias) hoy, Evo Morales, todopoderoso dueño del Estado, ha decidido perfeccionar el fraude: OBLIGARÁ AL PUEBLO BOLIVIANO A SER COMPLICE DE SU FRAUDE.

El mecanismo es sencillo: Evo Morales, Linera, Quintana, Llorenti, Chavez, y todo el entorno palaciego (léase llunkus) seleccionarán los candidatos con las características señaladas líneas arriba: los MAS mediocres, venales (corruptos) y serviles, luego enviarán esas listas al Parlamento, donde los levantamanos (mayoría masista) aprobarán sin cambiar ni una coma ni mucho menos un nombre, y luego, aquí viene lo más maquiavélico del fraude, el Tribunal Electoral (también controlado por Evo) convocará al pueblo a las urnas, donde la única opción de los ciudadanos será votar por los candidatos seleccionados por Evo y sus llunkus.

Afortunadamente, las triquiñuelas humanas no son perfectas y el pueblo busca sus caminos y sabe darse opciones. Ya lo dijo alguien, es preciso que el pueblo exprese su RECHAZO NACIONAL AL FRAUDE ELECTORAL MASISTA. Asistir a las urnas y votar NULO. Sabemos que el gobierno igual puede proclamar y posesionar a sus mediocres, venales y serviles en los altos cargos del Poder Judicial, pero el abrumador contingente de votos nulos y blancos será la expresión de la ilegitimidad de estos personajes.