jueves, 23 de junio de 2011

Corpus Christi Vs. Willkacuti

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

Con dos días de diferencia, según nuestro calendario mestizo ("gregoriano"), es que las creencias de fuerte arraigo cultural como la católica, y de reciente imposición político-cultural* como la del "Willkacuti 5519", parecen disputarse la preferencia del pueblo boliviano. Son dos días en los cuales "se disputan culturalmente" lo que en milenios quedó claro.

Es un hecho que los masistoides tenían que decretar y obligar un pluri-feriado más en el calendario mestizo, "el del año nuevo aymara"** o Willkacuti, porque -reconocen- (sino no lo hubiesen decreto-impuesto) que no pueden competir con la voluntad católica de la población boliviana. Nuevamente el instrumento jurídico a disposición de las necesidades políticas y deconstruccionistas de la identidad cultural boliviana.

Sin la imposición del feriado, vía decreto como en los mejores autoritarismos, se hubiese demostrado un nuevo fracaso masistoide, uno más en la pluri-lista. El masistoide no es nada sin la coerción estatal, habida cuenta de su ineficacia carismática, su desvinculación con espíritu del pueblo, y su negada vocación política para dirigir los destinos de millones***.

Habrá más de un deconstruccionista quien sostenga ¿"acaso las celebraciones católicas, no son un resabio de la colonia y la conquista, por tanto de cierta formas impuestas también por la fuerza"? Es muy posible que el fuerte arraigo católico, en la identidad cultural boliviana, se deba -en parte- como consecuencia del proceso de interacción cultural (violenta y no violenta) del encuentro entre conquistadores y naturales americanos. Pero como contrapunto ¿acaso la supuesta violencia antes denunciada (del colonialismo), hoy sea el mismo vehículo de imposición cultural (masistoide) que pretenden los deconstruccionistas? Es decir la flagrante "colonización inversa", con todas sus violentas características, entre los postulados de sujetos (auto-afirmados) provenientes de una supuesta "cultura de paz".

Sin embargo no pasa desapercibido el detalle que muchos plurivianos, interpretando su rol de costumbristas aymaroides, al momento de "recibirse sus luces", o de recargarse "como pilas duracell", se persignaban con la señal de la santa cruz y trinidad católicas. Evidenciando con ello un nuevo fracaso de la imposición ridícula, y la confusión cultural a la cual los masistoides asisten a la hora de sustentar la hegemonía de sus "élites emergentes".

Ahora bien algo que no es casual fue como los medios comunicacionales por encargo de los masistoides -oficiosos deconstruccionistas- se esforzaron por "mostrar" la imposición abrupta de la "creencia aymara" en una población fundamentalmente quechua como la chuquisaqueña. Lo hicieron para humillar a la población quechua/chuquisaqueña y para recordarnos a los bolivianos cómo en el "pasado milenario" (pre-colombino) esa misma cultura (hoy POLITIZADA Y UTILIZADA POR EL MASISTOIDE) sometía a las otras culturas, como a la cultura quechua ancestral. Qué es eso de que la chuquisaqueña Sopachuy "es uno de los nueve puntos sagrados del aymarato".

¿De dónde saca el deconstruccionista fundamentos históricos para deformar a su gana y apetito la cultura boliviana?

Concluyentemente y afirmando mi profunda convicción católica elevo a consideración una variable que (sin dudas o con algunas) pudo, puede, sanjar esta disputa teólogo-político-cultural a la cual los masistoides han condicionado al pueblo boliviano.

¡El Libre Albedrío!

¿Por qué no librar a la volición personal**** la preferencia y la convicción del ser humano, en cualquiera de los ámbitos de su existencia? A no ser que los obscuros afanes busquen monopolizar hasta la esfera de libertad, la volición personal, para la consumación de sus truculentos fines -chutamente-"en el nombre del pueblo".

___________________
*El que se sostenga que la referida celebración sea de "reciente imposición político-cultural", no implica que la misma no haya existido desde los tiempos precolombinos. Lo que aquí se discute no es su existencia, validez, y/o legitimidad, sino la forma en la que es vilipendiada por los tentáculos deconstruccionistas, y "colonizadores inversos".

Sin embargo cuestiono el que en gran porcentaje de las supuestas "festividades" y variables culturales-simbólicas, hoy impuestas por los masistoides, en su afán deconstruccionista, son invenciones del jesuita Blas Valera Pérez co-autor, con otros jesuitas que conforman el anagrama "Felipe Guamán Poma de Ayala", de "La Nueva Crónica y Buen Gobierno".

**"¿Un feriado originario más en el calendario mestizo?"
http://franzrafaelbarriosgonzalez.blogspot.com/2010/06/un-feriado-originario-mas-en-el.html

***Con este tipo de conductas autoritarias, por coerción estatal, es que se comprueba que el masistoideísmo solo fue una hipótesis del tan mentado "cambio social". Como simple hipótesis "de alternativa" al pasado "neo-liberal", es que obtuvo su aparente "victoria electoral", para acceder al ejercicio abusivo del poder político. Pero en la praxis, en su demostración, esa hipótesis (llamada masistoideísmo), no supo superarse, es un contundente fracaso, y un castigo social; resultando ser el masistoideísmo la antítesis del buscado "proceso de cambio", y por tanto motivo en sí de su necesario descarte y erradicación.

Bueno esto dicho presuponiendo que se evalúa desde los valores humanos asentidos por común acuerdo por el pueblo boliviano.

A no ser que otros sujetos, motivados por intereses egoístas y materialistas, disfrazados en el mismo "proceso de cambio" (se) hayan demostrado que el masistoideísmo es una realizable "teoría del malvivir bien". Pero según la inversión de los valores asentidos por común acuerdo por el pueblo boliviano.

****Por si acaso si alguien propende un "salto cultural", a estas alturas, no podría excusare en que en el pasado ancestral (discutiblemente) "no tuvieron esa alternativa", y que por ello hoy celebrándose con fuerza lo que es evidente para el boliviano, se tenga que caer en el mismo "error". Bueno en todo caso debe ser un libre albedrío meramente personal, valga la redundancia...