domingo, 26 de junio de 2011

La FAO y el hambre en el mundo

Lorenzo Choquehuanca Müller
choqueh@gmail.com

La FAO, es decir, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, es la agencia de las Naciones Unidas destinada supuestamente a acabar con el hambre en el mundo. Escribo supuestamente porque la propia FAO admite que el hambre el el mundo ha crecido de manera regular en los últimos años. Por ejemplo, en 1990 segun datos de NU, pasaban hambre en el mundo 800 millones de personas mientras que hoy en dia la cifra de hambrientos es de 925 millones. Es decir, 125 millones más, un incremento de 6, 2 millones de nuevos hambrientos por año, 520.000 personas más que pasan hambre por mes, un incremento diario de 43.000 niñas, niños, hombres y mujeres desnutridos y sumidos en la pobreza extrema.

En otras palabras: que la FAO no ha podido hacer mucho para revertir el hambre mundial.

Claro que ese fracaso no sorprende cuando se conoce que la FAO tiene un presupuesto de 2.200 millones de dólares (2.200.000.000$us) pero que gasta el 70% de ese monto EN PAGAR LOS GASTOS DE PERSONAL DE SUS 3.600 EMPLEADOS Y SOLO EL 30% EN ACCIONES DIRECTAS CONTRA EL HAMBRE.

(los datos son de http://www.elpais.com/articulo/internacional/candidato/brasileno/Graziano/da/Silva/vence/Moratinos/sera/proximo/director/FAO/elpepuint/20110626elpepuint_3/Tes)

En otras palabras, de cada 10 dólares de presupuesto que recibe la FAO, SIETE van a sostener a la burocracia interna y sólo TRES a paliar el hambre, se gastan 1500 millones de dólares en burocracia y sólo 700 en ayudar a los hambrientos. Bochornoso.

Sin embargo, a la FAO esta desproporción aparentemente le parece más que adecuada. En una página web de la FAO para los niños (http://www.fao.org/kids/es/bodies.html) lo explican así: "Sabes qué más se necesita? Una burocracia. Muchas personas se quejan de las burocracias, pero ¿te puedes imaginar alguna forma de organizar a 189 países para ocuparse de las cuestiones del hambre y la pobreza mundial sin una burocracia? Si puedes, avísanos"

Increible, Se les dice a los niños que en realidad no hay nada mejor que un ejército de burócratas como solución contra el hambre. Es decir, que los pobres se quejan de puro capricho, porque cualquiera sabe que los hambrientos del mundo que viven con menos de un dólar al día, famélicos y desnutridos lo que más necesitan es de burócratas que los organicen. ¿cómida? ¿ayuda para sembrar y cosechar alimentos? bueno, tal vez tambien precisen de eso un poco, seguramente por eso la FAO les manda tres dólares de cada diez para que se dediquen a esas cositas; pero lo importante es, dice la FAO, que tengan de su lado a un burócrata bien alimentado que los organice. El lema oficioso de la FAO debe ser: "El pobre burocráticamente organizado, jamás tendrá su estómago encabronado" .

Un último apunte local. La representante de la FAO en Bolivia es la sra. Elisa Panadés. El nombre posee buenas vibraciones, resuena como a panadería.

Resulta que la sra. Panadés es cubana. Es decir, que estamos en buenas manos porque ya se conoce que los logros cubanos en materia de agricultura se reducen a 50 años de racionamiento, a mercados vacíos, a una inexistente capacidad adquisitiva y a una población con enormes carencias en materia de ingesta de comida fresca (y de la otra). Según un Informe Oficial presentado por el Presidente Raúl Castro el año 2010, Cuba importa entre el 60% y 70% de los alimentos que consume aunque aún se mantienen enormes franjas de tierras ociosas estatales sin cultivar. ¿No debería, con todo respeto, la señora Panadés regresarse patrióticamente a Cuba a resolver los graves problemas alimentarios de su tierra en lugar de venir a tratar de resolver los nuestros con sueldo de funcionaria internacional, exención de impuestos, auto oficial y residencia paga? Si lo hiciera quizás la FAO pasaría a tener sólo 3.599 burócratas en lugar de 3.600.