domingo, 5 de junio de 2011

¿Segunda Oportunidad Perdida en los Puentes Trillizos?

Carlos A. Romay Vergara
carlos_rom@yahoo.com
http://historiacomparativa.blogspot.com

La entrega de la Alcaldía Municipal de ciudad de La Paz, Bolivia, de los tres tramos de los Puentes Trillizos al transporte sindicalizado ha logrado desperdiciar la oportunidad de plantear una experiencia alternativa de transporte diferente de los capitales privados sindicalizados, en una obra que difícilmente se encuentra bien localizada y cuyos objetivos son arduos de explicar sino en términos políticos.

Normalmente se proyectan puentes, viaductos o túneles para ligar regiones y zonas de actividad socio-económica que impliquen su potenciamiento y el retorno del costo del puente a mediano o largo plazo. En todo caso, cuando las condiciones lo justifiquen. El diseño de los mismos no incluye solo consideraciones de ingeniería sino también de urbanismo y arquitectura, al mismo tiempo que son importantes los aspectos de la planificación física a nivel regional, metropolitano y urbano.

Ejemplos tales de emprendimientos destacados a nivel mundial son por ejemplo los varios puentes que vinculan Nueva York con la Isla de Manhattan, o el Golden Gate (Puerta de Oro, traducido del Inglés) que vincula la Bahía de San Francisco al Océano Pacífico. El puente que vincula Rio de Janeiro con Niteroi en Brasil es otro ejemplo de vinculación por el cual circulan cientos de miles de automóviles privados y líneas públicas de transporte cada día. Se mueven personas y mercadería por las vías, y es de suponer que de un extremo a otro de los puentes, personas se desplazan para llegar a sus fuentes de trabajo (formales o informales según sea el tipo de orientación de la economía). Precisamente todo puente se constituye en un portal de oportunidades en diferentes niveles a lo largo de una escala de tiempo social, política y económica. Ninguno de estos campos puede ser mas importante que el otro a riesgo de producir un desbalance en el contexto urbano.

En pocas palabras, el PUENTE es una infraestructura que ORDENA los FLUJOS que se producen entre dos zonas de actividad logística y acciona la economía en términos sociales y productivos. También por supuesto es un resultado de la técnica en su mejor expresión y de la pericia y el desarrollo de los métodos de construcción locales, existentes y actuales. Asimismo puede resolverse importando tecnología a ser incorporada mas o menos establemente en el acervo de las técnicas de construcción locales (tal el caso de la tecnología de pretensados, postensados y tensados propia de la construcción de puentes aplicada a la construcción civil de edificios y obras de menor envergadura). Constituye una OPORTUNIDAD que debe plantear potenciales de tipo urbanístico y económico.

Leyendo de los funcionarios de la Alcaldía Municipal de La Paz el porqué de la construcción de una de las obras civiles mas importantes del país, Los Puentes Trillizos de la ciudad de La Paz, constantemente se cita que la razón es para "unir las laderas de la ciudad", o para "beneficiar a los habitantes de las laderas de la ciudad". A todas luces parece una justificación del todo insuficiente.

La actividad socio-económica que ocurre en ambos extremos de los puentes es bastante incipiente, si se tiene en cuenta que en el lado Oeste se conecta a zonas de actividad geodinámica importante (cercana a Villa Armonía, y no demasiado alejada de los deslizamientos de las laderas Sur-Este que ocurrieron el mes de Abril, que son una demostración de aquello) y del lado Este a la zona colindante con el Estadio Lastra, zona de tipo residencial que en estos momentos no tiene una valoración urbana relevante. Se tuvo que socavar una calle para realizar la salida de uno de los tramos del puente y los vecinos debieron sufrir al ingresar a sus viviendas a través de escaleras. Por otra parte, el mercado inmobiliario produce presión al elevar los precios de terrenos y alquileres en un efecto colateral que la municipalidad no puede controlar.

Conectarse a los flujos de transporte Metropolitano pareciera ser una opción, mas se ve dificultada por la falta de estabilidad de las zonas que precisamente debían ser uno de los afluentes de circulación de los puentes referidos (por un lado desde la zona Sur de La Paz a través de Callapa y Pampahasi, parte de cuyas áreas se han deslizado recientemente) y por el otro una aún muy incipiente comunicación con las vías Mario Mercado o Los Sargentos a través de Llojeta (también una zona propensa a asentamientos de magnitud) para concluir un anillo de conexión Metropolitano hasta la Ciudad de El Alto. Existe entonces la necesidad de re-pensar nuevos potenciales para una obra de tal magnitud.

La segunda oportunidad por ahora perdida, que podría re-elaborar los objetivos de la realización de la obra, es la posibilidad de fomentar un sistema de transporte rodado verdaderamente público (el transporte sindicalizado y el transporte libre no lo son) organizado por la municipalidad que bien podría re-comenzar una red de buses municipales circulando precisamente por los Puentes Trillizos comenzando en los respectivos orígenes de los barrios mencionados para brindar servicio a precios asequibles, o bien conectando con afluentes importantes como la Av. Buenos Aires por el Oeste para luego enlazar con la Av. Mario Mercado hacia El Alto y posteriormente Achocalla. (En la parte Este resulta mas difícil la conexión con una vía importante por razones topográficas y geológicas constituyéndose una zona mayormente residencial. Nuevamente la valoración de los precios de los inmuebles es un efecto colateral imprevisible al igual que en el otro extremo de los puentes).

Escribo re-comenzando porque hace aproximadamente doce años la alcaldía Municipal de La Paz contaba con una flota de cerca a ochenta ómnibuses organizados en la Empresa Municipal de Transporte Automotor (EMTA) de los cuales lastimosamente, de acuerdo a reportajes periodísticos, queda solo la chatarra habiendo sido depredados sin que haya habido consideración alguna en su mantenimiento. La desaparición de esta flota privó a la ciudad de La Paz de un medio de transporte alternativo a la tremenda falta de planificación en materia de logística, que es dejada en manos de privados en una demostración de que las políticas neo-liberales han ganado un espacio definitivo y que la supuesta desaparición del D.S. 21060 no puede alterar nada en lo absoluto.

Las ciudades organizadas cuentan normalmente con medios de transporte con participación municipal o mixta con la empresa privada, pero no absolutamente privada, siendo esta una de las características de las economías de tipo genérico del Tercer Mundo en vías de desarrollo de un capitalismo de tipo popular y populista.

Ni las denominadas "obras estrella" (especie de Caballo de Troya de las elecciones municipales) pueden sustituir una buena planificación en base a medios sostenibles y políticamente independientes de los capitales privados que amenazan con subir constantemente los precios del transporte o de cortar indiscriminadamente su servicio siempre al servicio de intereses sectarios y ajenos al bien común de la colectividad de la Ciudad de La Paz. En las mesas de diálogo sobre el precio del transporte, la hipótesis debería ser "cómo mantener el precio del pasaje" y nó "a cuanto debería subir", pregunta liberal en el extremo del autoritarismo de los sindicatos del tráfico rodado.

Podría haber sido esta una primera experiencia de administración del transporte (adquiriendo o rentando unos pocos buses para cubrir este tramo primeramente) conjuntamente con actividades mixtas, por ejemplo con gestión de tipo productivo a través de visitas turísticas a las laderas y a los constituidos equipamientos de los Barrios de Verdad, que podrían devenir en talleres de producción barrial, despojándoles de su carácter orientadamente edil. Siempre existe la susceptibilidad de la "alcaldización" o de la pretensión del manejo municipalista de las juntas de vecinos de los barrios formalizados).

Si hay un crédito de por medio a organismos internacionales de financiamiento, igual lo pagaremos todos los contribuyentes a mediano plazo. Sin embargo resulta que se ofrecen las vías de los Puentes Trillizos a los sindicatos y al transporte privado (en aras de la gobernabilidad y de la demostración que los Puentes se justifican).