jueves, 2 de junio de 2011

¿Y AHORA DE QUE QUIERE QUE HABLEMOS SEÑOR PRESIDENTE?

MARCELO GALVAN PEÑARANDA
marcegalpe@hotmail.com

Es interesante como en los últimos días la opinión pública centra su atención en la elección de jueces y magistrados de los tribunales supremos de justicia, pero ante esta realidad que nos plantea el Magno Poder de Estado la pregunta es ¿Nos estamos preocupando realmente de lo que deberíamos preocuparnos?.

La pregunta surge, porque en los últimos días atraves de la prensa la gran preocupación se centra en el artículo 82 de la ley de convocatoria, que si vulnera o no vulnera el derecho a la libre expresión, ¿pero este es el problema principal?, personalmente creo que no, pues considero que el punto más importante en el que se debe centrar el espíritu de lo que se entiende por democracia, el poder elegir de manera libre sin presión y con todas las garantías que debe tener el voto, pero que pasa cuando este voto se transforma en un voto dirigido o digitado la democracia pierde si sentido de elección libre y cambia para transformarse en una democracia que utiliza el voto solo para sostener un régimen que en el cual ya nadie cree.

Entonces es ahora cuando debemos reflexionar quienes serán nuestros candidatos y en qué condiciones llegan a la elección de los cargos que tendrán la administración de Justicia del País, por el costo de los 2/3 que deben conseguir en la Asamblea Legislativa, será gente que tenga una idea imparcial de justicia o será gente que tendrá la idea de justicia que ve el país.

Dentro de los artículos de convocatoria se encuentra uno donde se prohíbe a los abogados que sean defensores de los que fueron imputados por casos de separatismo, y como un simple estudiante de derecho me pregunto estoy estudiando y aprendiendo principios que los enmarca la misma constitución política del estado como la del derecho libre al trabajo y que todo imputado o acusado tiene el derecho a ser defendido de la mejor forma posible.

Para concluir solo puedo decir que todo esto es solo una parte muy minúscula del trasfondo que en realidad el gobierno pretende, es hábil y hay que reconocer por que hace de que el país hable de lo que él quiere que se hable como ser el MAR o el Articulo 82 de la Convocatoria, la libre expresión, etc. Pero todo esta reflexión solo concluye como concluyen tantos seminarios, coloquios, debates e investigaciones en lo que alguna vez le escuche decir al Señor Presidente ante todo esto YO LE METO NOMAS. Así que solo nos quedara ver cual el resultado de la elección y ojala se pueda corregir estos errores que apunto.