viernes, 12 de agosto de 2011

BOLIVIA DE FRENTE AL ECOCIDIO

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

El gobierno está desesperado para que la carretera que divide al TIPNIS, se realice a cualquier costo, así sea dividiendo a los bolivianos y confrontando al sector indígena originario campesino con organizaciones digitadas por dirigencias serviles y genuflexas al gobierno de turno. Las declaraciones de personeros del gobierno, haciendo coro a las órdenes del jefazo que dice que se hará la carretera sí o sí y de acuerdo al trazado de la ABC, son cada vez más ofensivas y plenas de amenazas y chantajes dirigidos ya no a Chimanes, Mojeños y Yuracarés, si no a sus bases mismas para preparar una confrontación como se ha venido haciendo para alejar a autoridades legítimas de sus cargos electos, tal como se ha manifestado en COLOMI localidad próxima al Chapare y de donde son los sectores sociales del gobierno que ponen en vilo a la población.

Declaraciones del Vicepresidente, subidas de tono diciendo que se frena el desarrollo si no se hace la carretera, el Ministro Romero en un viraje de total sinvergüencería nos hace creer que las consultas no son vinculantes, que el problema es solo entre el gobierno y los indígenas, olvidando que el TIPNIS es un parque nacional y que el cuidado del medio ambiente y la Biodiversidad es tarea de todos y tal como dice el dirigente de la CIDOB, cuando nos dicen algo, nos lo tomamos en serio.

Nos dijeron, que la voz de los indígenas será escuchada, nos dijeron que el presidente, otrora candidato al nobel de la paz, defensor inclaudicable de la madre tierra (Pachamama), era nuestro gobernante y que lo hacía obedeciendo (no reculando), hoy nos amenaza y hace de la vista gorda al avasallamiento de cocaleros, algunos campesinos y loteadores, además de madereros y otras especies que si se deberían extinguir.

Lo que no nos dicen es que el gobierno ha caído en manos de los amigos de lo ajeno, no nos dicen que el sistema socialista comunitario fue un invento de ideólogos camuflados con intereses empresariales, no nos dicen que el comunitarismo funciona muy bien cuando se trata de organizar hordas delincuenciales para golpear a gobiernos legales legítimos, que se organizan para obligar a los pobladores a votar en consigna por determinados candidatos en el poder judicial.

Lo que sí nos dicen son mentiras verdaderas, como Walter Delgadillo, ministro de obras públicas que nos confiesa que hay un inmenso saqueo de recursos naturales en el TIPNIS. Que si se hace la carretera se la va a hacer para frenar el avasallamiento, es como decirnos que hay que quemar el bosque para que no haya chaqueos. Debería darles vergüenza este tipo de declaraciones, confiesan que no hay Estado, que haya o no carretera los organismos del Estado deben sentar presencia frenando el contrabando y la deforestación y eliminación de flora y fauna.

Los indígenas, hermanos nuestros, no están solos, quienes hemos visto y vivido la situación de hambre, miseria y esclavismo de ellos, sabemos que los capitales de cocaleros, madereros, narcotraficantes y colonos, acabarán acabando con su cultura, sus usos y costumbres tan respetados y sellados a fuego y sangre en nuestra constitución. Hemos visto que donde hay haciendas, hay esclavos, donde hay ganaderos hay pongos, donde hay madereros hay asesinados, donde hay coca, hay narcotráfico y donde hay todo esto ya no habrá más indios.

El aparato comunicacional del Estado es torpe y abusivo, se están usando hasta a asambleístas del Departamento de La Paz para hacer declaraciones pidiendo (chantajeando) que ese dinero sea invertido aquí. Como si de opas se tratara, el gobierno cree que se va a ceder, porque cree que todos somos codiciosos. Sacan inclusive al sector del transporte pesado haciendo declaraciones a favor de la carretera. ¿Serán los transportistas tan condescendientes si les suben unos centavos el combustible?. ¿Serán solidarios si se les dice que deben pagar lo que vale el combustible y no recibir subvención?.

Y no somos opas ni codiciosos, tampoco cerrados al todo o nada, pero eso sí, que no nos hagan creer que el petróleo (gran novedad) que hay en el TIPNIS, nos volverá ricos a todos de la noche a la mañana, si no vean el gran beneficio que tienen con el gas nuestros hermanos Tapiete, Guaranies y Weenhayek en el Chaco.

A los pueblos de Bolivia, a los hermanos de todos los departamentos, no permitamos este ecocidio - genocidio, vale muchísimo más el área protegida que cualquier camino, hay alternativas, pero deben ser las que menos afecten al Parque.