miércoles, 31 de agosto de 2011

CONSABIDOS FINALES DE MARCHAS REIVINDICATORIAS

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Al margen de noticiosos e informativos donde todos pretenden tener la "primicia", las dos últimas semanas los televidentes hemos visto con impotencia y sentimientos encontrados a mas de un centenar de indígenas de tierras bajas (término que no solo se engloba al altiplano como hoyo del queque) desplazarse por las rutas del oriente hasta arribar a la añeja sede de gobierno como forma de protesta triunfante y la exigencia a ser escuchados.

No es nada nuevo bajo el sol, ninguna novedad ni tampoco iniciativa atípica. Los últimos decenios se ha utilizado esta forma de protesta para pedir a los gobiernos de turno una revisión de normas y leyes promulgadas que afectan socialmente a determinado grupo de bolivianos. Lo mas cercano al recuerdo y que generó un impacto y convulsión nacional con la sonrisa en el exterior por las "cosas que pasan en Bolivia" fue una protesta, paro y presión social del departamento de Potosí en diferendo limítrofe con Oruro.

Con la sacrificada participación de viceministros, ministros, asesores y obsecuentes de turno entablaron contacto con los residentes de la villa imperial y luego de amplias y largas negociaciones con obligaciones contractuales y compromisos públicos se arribaron a acuerdos que, en versión actual de los potosinos, poco o casi nada se ha cumplido por parte del gobierno. Lo que fortalece aún más al sector de tierras bajas en su actual peregrinación ya que para posibles negociaciones estos y otros hechos deben ser tomados en cuenta para que, como se dice en el oriente "no me la charlen".

Una carretera nueva ideada por anteriores gobiernos y materializada por el actual no es precisamente una varita mágica para combatir la pobreza y el desempleo, Invadidos como estamos por el narcotráfico basado en plantaciones de coca aquí, allá y mas allá, donde la comunidad indígena no respeta zonas y sectores donde NO SE PUEDE CULTIVAR LA HOJA SAGRADA, ya se ha hecho practica constante el avasallamiento permanente a todo fundo donde se puede sembrar esa hoja milenaria. Aquí no se respetan a zonas protegidas, reservorios o parques nacionales ecológicos. !A plantar y cosechar coca se ha dicho, K`rajo¡

Aunque nos duela y haga que sempiternos opinólgos y ególatras analistas se tuerzan cual serpenteantes lumbreras, por el momento no necesitamos esa carretera causante de la presente tensión social, ni tampoco puertos de salida al mar. ¡Siiiií! Con una nueva carretera aumentaran las plantaciones de coca y se facilitará la labor de los narcotraficantes en su colecta de materia prima. En torno a la salida al Pacífico, el contrabando se enseñorearía y serías un puerto de exportación de droga e ingreso de contrabando. No olvidemos que el contrabando ya tiene carta de ciudadanía y empezó con El Mercado Negro, luego la Uyustus, Alto Lima en la ciudad líder del embotellamiento vehicular y por los lares orientales tenemos la Feria, Los Pozos, Cumavi como escenarios donde ser comercializa todo lo que no pago impuestos de ley.

El Presidente Morales Ayma debe ceder y escuchar a estos verdaderos grupos emergentes que son realmente los MOVIMIENTOS SOCIALES que pelean y luchan por algo que es lícito. Finalmente, después de jornadas marcadas por ampollas, lesiones, picaduras de mosquitos y enfermedades hídricas con desenlaces en diarreas y disenterías, se arribará a un acuerdo, de seguro, donde finalmente los indígenas de tierras bajas volverán a sus lugares de origen en vehiculas habilitados por el gobierno.

Una de las características de un LIDER es SABER ESCUCHAR. Oir, pensar y recién hablar, esa es la secuencia que todo iluminado debe ejecutar en fracción de segundos. Que se olvide el gobierno de USAID. Échenlos de una vez por todas y luego evalúen el recuento de los daños y si su ayuda sirvió o no. porque de seguro aparecerán otros fantasmas confabuladores. Mientras tanto que prosiga la caminata poniendo en riesgo la vida de adultos y niños mientras algunos ministros de estado después de viajar por avión o helicóptero parcamente dicen: "Estuvimos allí y nos dejaron plantados".