domingo, 14 de agosto de 2011

PLURI-INFECTANDO LA HERIDA ECONÓMICA

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

El Gobierno aprobó un decreto que amplía el techo de la deuda que puede contraer Bolivia con el FMI en previsión a posibles dificultades que pueda generar la crisis económica estadounidense en la balanza de pagos del país.

El Decreto 0946 aprueba el incremento de cuotas de los países miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) "elevando el techo de la deuda" de Bolivia con el ente multilateral, explicó el domingo la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro. Los recursos del FMI sólo son otorgados a los países miembros que experimentan déficit en su balanza de pagos.]*

El oficialismo se aprovecha de la anunciada crisis económica de EEUU, no solo para confirmar lo que se venía denunciando al respecto de la metástasis de la economía plurinacional, sino que acelera el Default económico pluriviano.

¿Sobre qué respaldo económico** el oficialismo puede elevar el techo de su deuda, con respecto de tan solo uno de los agentes de endeudamiento como lo es el FMI?

El que una potencia económica -como EEUU (hoy en crisis)- lo haga, no habilita a que subdesarrollos tercermundistas intenten emular semejante medida, aun en cuente fuere en su réplica de "alasita". No obstante, con esta nueva "metida de pezuña", el centralismo plurinacional infecta aún más su herida socio-económica.

En el caso de gobiernos cuyos Estados de Derechos son inviolables, y cuyas administraciones públicas "son algo más que eficientes" (como en el caso de EEUU), la preocupación -al respecto de elevar o no el techo legal de su deuda- es universal. Ya que allí se discute si elevando el límite legal de su deuda, garantizan el pago de sus deudas, evitando así colapsar la economía mundial por un eventual incumplimiento. En tanto que en el caso pluriviano, habida cuenta de su insipiencia subdesarrollada y estancada, solamente teniendo que preocuparse de ellos mismos (por su arraigado tercermundismo conformista), no son capaces -ni aun así- de obrar con mínima prudencia, técnica y sensatez.

Por otra parte las elevaciones del techo de la deuda -responsables-, por lo general y según lo amerite su gravedad e impacto, deben ser acompañadas de reacondicionamientos en las políticas estatales, inclusive en las consideradas estratégicas. Justamente en el caso de EEUU, el meollo de su -aparentemente- superado "descuerdo político", por la elevación del techo legal de la deuda federal, estribó sobre cuáles flujos del gasto público debían ser recortados. De hecho la administración Obama ofreció a sus parlamentarios republicanos "más de un billón de dólares en recortes al gasto discrecional, tanto interno como de defensa", como medias paralelas de mitigación*** al impacto de la deuda. Pero claro, en el vergonzoso e irresponsable caso de los "raspaollas" plurivianos "el Gobierno decidió no recortar el gasto público (…) y en agravante, como algún servidor público confesara "Vamos a mantener nuestros gastos sociales e incluso vamos a mejorarlos. Seguiremos con los bonos y nuestra política de incremento salarial"****. Es decir que la administración plurinacional, lejos de acompañar con medidas de recorte a su ipsofactual elevación del techo de la deuda pública, la eleva más bien para seguir inflando los groseros ratios deficitarios públicos. Y lo hace evidentemente porque sin la elevación de la deuda/prestamos no es capaz de subvenir (con propios recursos) esos ingentes compromisos electorales o bonos-sectoriales, así como incapaz es de invertir recursos (propios) para un desarrollo productivo integral, entre otros. El oficialismo utiliza el incremento de la deuda pública para cubrir prebendalmente su fracaso político y social, para cubrir su incapacidad administrativa.

Es más el oficialismo transfiere su riesgo político y responsabilidad social a los fondos de agencias u organismos externos con la contratación irresponsable de deuda flotante, sin el más peregrino respaldo presupuestario. Podría sentenciarse que gran parte -sino toda- de la política social del oficialismo es financiada por la deuda; es decir que el fantasioso programa político del oficialismo depende y se basa en la deuda. ¿Responsable, sostenible, que la deuda gobierne un país? Hoy con el crítico escenario de EEUU se pueden advertir los serios riesgos que comporta el que las cuentas externas y fiscales, no-soberanas, dependan de la volatilidad del mercado y los precios internacionales de los competidores. ¡El fisco plurinacional está en coma!

Ahora bien, más allá de diferenciar las pre-condiciones y expectativas de la elevación del techo de la deuda de EEUU, con respecto de la pluriviana, destaca el hecho que en el caso de los países con Estados de Derechos inviolables y vigentes esta medida se la asume con la necesaria y constitucional aprobación del soberano representado en la Asamblea o Parlamento. Pero en la subdesarrollada y autoritaria Plurivia, estas monomanías son impuestas por el Órgano Ejecutivo -vía Decreto- violando el presupuesto constitucional del Artículo 158 (atribuciones de la Asamblea Legislativa Plurinacional), que en su numeral 8vo ordena "Aprobar leyes en materia de presupuestos, endeudamiento, control y fiscalización de recursos estatales de crédito público y subvenciones, para la realización de obras públicas y de necesidad social."***** ¿Por qué decretan algo que por su mayoría asambleísta podían haber "aceitado" para su aprobación?… ¿Porque no querían evidenciar los ruinosos pormenores?

Finalmente tomando en cuenta que hasta antes del infeccioso "decreto 0946", el gobierno plurinacional era un sinvergüenza re-negociador de su deuda, hoy el centralismo oficialista se ahoga deficitariamente por completo, ampliando irresponsablemente el techo de su grotesca deuda pública (con más deuda) sin el mínimo respaldo económico. La propuesta política al respecto -para la conducción del nuevo orden social boliviano- debe ser una que transforme la "matriz de financiamiento", hoy (exógena) deudo-dependiente, por una cuya autopoiesis le permita tener referencia en una sana y siempre evaluada fuerza productiva nacional.

_____________________________
*/****http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=135373&EditionId=2617

**Default económico Pluriviano
http://franzrafaelbarriosgonzalez.blogspot.com/2011/07/default-economico-pluriviano.html

***Si bien el logrado acuerdo bipartidista recortó -significativamente- recursos de los programas sociales, por sobre otros sectores, debe señalarse que en perspectiva aún se considera una reforma fiscal integral. Misma que incluya un ajuste impositivo a los sectores que mayores ingresos generen, p. ej.

*****Al respecto cabría también citar a la Ley N. 1670 del Banco Central de Bolivia, que como agente financiero del gobierno, en sus competencias contempla el "registro oficial de la deuda pública externa, (…) la ejecución del servicio de la deuda pública, (…) y la recepción de los desembolsos monetizables", entre otros. Pero que por la evidenciada intromisión del Órgano Ejecutivo debe -lamentablemente- obviarse.