martes, 13 de septiembre de 2011

Con la misma valentía y coraje

Julio Hector Linares Calderón
juliolinaresc@hotmail.com

Así, a lo Quintana, usando sus palabras, con la misma valentía con la que pidió que se expulse a Usaid, con el mismo coraje que dejó entrever (sin ninguna prueba real) que el financiamiento de millones de dólares para proyectos en territorios de la amazonia indígena tenía intereses oscuros.

Con la misma templanza del Ministro Llorenti, quien sugirió (sin pruebas tampoco) que este financiamiento gringo fue de uso personal de los dirigentes de la Cidob y era desconocido por las bases.

Así, pido al Ministerio de la Presidencia que, con la misma valentía, sea transparente, que repongan el enlace (link) en su página web —eliminado hace como tres años— que informaba a dónde fueron 300 millones de dólares del programa Evo Cumple, Bolivia Cambia. Que con el mismo coraje explique si no hay intereses oscuros al entregar recursos venezolanos, no sólo a gobiernos municipales, sino a sindicatos y organizaciones sociales. Que con la misma templanza, comuniquen quién ejecuta los proyectos y por qué se entregan cheques a diestra y siniestra, no sólo a alcaldes, sino a diputados y líderes sociales.

Así, también le pido al Gobierno que con la misma valentía exponga los criterios que usó para repartir 200 millones de dólares del Fondo Indígena del IDH entre organizaciones como el Conamaq, Cidob y las Bartolinas, y haber decidido que ejecuten directamente este dinero. Que con el mismo coraje alguien nos diga si este dinero realmente cumple su "función social", como algunas ONG no lo hacen, según el Vicepresidente. Que con la misma templanza, el Ministerio de Economía incluya en el control de los gastos del IDH de su página web al Fondo Indígena y no sólo exija cumplimiento a municipios y que vigile si estos recursos no se dirigen al gasto corriente.

Así, con la misma valentía, coraje y templanza, me animo a decir que mientras el Gobierno no sea transparente como exige a otros, pensaré mal y creeré que estos recursos —Evo Cumple y Fondo Indígena— también tienen intereses oscuros, que pueden ser simple prebenda, causal de corrupción y que por supuesto no son eficientes en su objetivo de ejecutar inversión pública.