jueves, 8 de septiembre de 2011

Los surcos que cava Surco

Álvaro Riveros Tejada
gorite@hotmail.com

Uno de los misterios mejor guardados de este proceso de recambio, más que en sus actos administrativos, se encuentra en sus protagonistas. No en vano, desde el mismo instante de su instauración, se nos hizo creer que nunca se realizó una crisis de gabinete clásica, sin embargo, es uno de los gobiernos que más funcionarios de apoyo ha cambiado y es allí donde quizás se funde su apelativo de "proceso de cambio".

Recordemos que sólo en la sensible área de hidrocarburos, comenzando por Andrés Solíz Rada, fueron defenestrados: Santos Ramírez (quien goza todavía de vacación judicial) y más de cinco presidentes de YPFB. A estos se sumaron: Alicia Muñoz, Alex Contreras, Jerges Mercado, Salvador Ric, Marcelo Zurita, Casimira Rodríguez, Walter Villarroel, Félix Patzy, Abel Mamani, Saúl Avalos, Susana Rivero, Alfredo Rada, Walker San Miguel y muchos otros cuyo número excede abundantemente a los cambios que se estilaban en anteriores gobiernos, así como llama la atención, el abrupto motivo de su alejamiento. El propio Presidente reconoció que: "… en los ministerios donde se maneja "mucha plata" hay denuncias de corrupción".

Pero nuestro recuento, más que a una reseña histórica, obedece a la invulnerabilidad de un masista que nos llama poderosamente la atención, por tener mucho más defectos y pecados que el grueso de los arriba señalados.

Se trata del senador Fidel Surco, que no deja de sorprendernos por la recurrencia de sus disparatados desplantes y la impunidad y cinismo con que los comete. De pronto aparece como líder de una horda de irregulares armados en la zona de Caranavi, dondesus secuaces protagonizaron la muerte de dos jóvenes estudiantes que acompañaban unajusta protesta de los caranaveños. Asimismo, aparece en un sillón de la policía de tránsito de El Alto en completo estado de beodez, después de ocasionar un accidente del cual hace desaparecer hasta el mínimo detalle; de pronto aparece llorando frente a los tribunales, donde su esposa (ciega y tullida por un sobre bomba que supuestamente iba dirigido a él) le sigue una acción por abandono y falta de pensiones para sus hijos; vuelve luego a presentarse en la carretera a los Yungas, donde acaba de protagonizarotros accidentes de tránsito, dejando sólo fantasmas como responsables del hecho y de la destrucción de los vehículos oficiales.

Entretanto nos preguntamos: ¿De que privilegios, prerrogativas, fueros o influencias extraordinarias y superiores a todos los que fueron defenestrados goza este energúmeno padrastro de la Patria, para continuar cometiendo sus tropelías? ¿Se trata acaso de un predestinado, cuyos estropicios son una prueba de tolerancia que los bolivianos debemos perdonar para salvarnos?

En esta oportunidad, los indígenas de tierras bajas que han salido a marchar en legítima defensa de su territorio, el parque nacional TIPNIS, lo han identificado como el cabecilla de las turbas cocaleras que se han apostado en la localidad de Yucumo, para bloquear el paso de estos compatriotas, replicando la hazaña del Porvenir en Pando, donde haciendo honor a su apellido, se ha dado a la tarea de cavar surcos.