viernes, 30 de septiembre de 2011

¡YA NO MAS!

Jorge Marquez Meruvia
jorgermarquez17@hotmail.com

Cuentan las anécdotas de la historia que un día de sol el otrora Presidente de la República Jaime Paz Zamora salió al balcón de Palacio Quemado, contemplo la Plaza Murillo por unos minutos y dijo… "dónde está la pobreza, que no la veo". Básicamente pasa lo mismo en el gobierno del Presidente Evo Morales, igual que en el caso de Paz Zamora la realidad es algo que los gobernantes no pueden ver y parece que viven en una dimensión paralela en la cual el trabajo que realizan es impecable, donde sus ordenes son indiscutibles y el pueblo les brinda pleitesía al igual que a los monarcas en la edad media, perdón, les brindan pleitesía como en el incario.

La burbuja en la que vive el gobierno parece que los trastorna un poco y como es de esperarse sufren de paranoia y van creando su propia teoría de la conspiración. Un claro ejemplo de dicha paranoia fueron las declaraciones del Vicepresidente Álvaro García. Según el Vicepresidente los culpables de lo que pasa en el país son: los medios de prensa, el complot de la derecha y la sociedad que sigue reclamando sobre un tema que está cerrado.

Los medios de prensa son los culpables de documentar un show violento con los mejores elementos de acción y efectos especiales que Hollywood pueda crear, de esta forma los medios de comunicación invadieron la frágil psique de la población mostrando una mentira mediática para desacreditar al gobierno. Los culpables de exagerar una tierna intervención policial fueron: Erbol, Panamericana, Página Siete, Fides, etc.

La derecha oligarca-burguesa que junto a Gonzalo Sánchez de Lozada se declararon en Santa Cruzada contra el Gobierno de Evo Morales, al ser títeres del Imperialismo Norteamericano son quienes van financiando la marcha de los indígenas desclasados que no permiten que se construyan una hermosa e inocente carretera que no afectara al medio ambiente. Por si fuera poco, la derecha se moviliza en las calles de la ciudad de La Paz posiblemente con agentes infiltrados de la CIA que piden la renuncia del Presidente Morales.

Para terminar la locura paranoica del gobierno, parece que la sociedad boliviana es tan vulnerable que sigue fregando como en un transe hipnótico sobre un tema solucionado, porque la carretera que pasa por el corazón del TIPNIS se encuentra suspendido.

Es así la dimensión donde el gobierno del Presidente Morales vive, están tan alejados de la realidad que da la sensación que se comportan como niños con declaraciones sobre un tema tan delicado como ser quién dio la orden de represión en Yucumo nos dicen… "sabemos quien dio la orden, pero no les voy a decir". Esperemos que el gobierno siga el consejo de Fito Páez… "tírate un cable a tierra" para tratar de evitar la catástrofe. Creo prudente que los bolivianos definamos si vamos a seguir aguantando los abusos de un gobierno que nos miente y no ve la realidad, depende de nosotros decirles: ¡BASTA, YA NO MAS!