domingo, 30 de octubre de 2011

Como si nada hubiera pasado...

Carlos Meleán
cmelean@msn.com


Ya todos se marcharon a sus casas y llegó la Cumbre Iberoamericana y el hombre MAS mañudo volvió a tomar la palabra para decir que la marcha fue utilizada, fue convertida en un acto político... y se olvidó que el acto político más cobarde, el de hacerlos patear y gasificar, no fue un hecho de la oposición o de alguien contra su gobierno, sino que fueron ellos mismos los criminales... y si no les echa la culpa a sus hermanos... cinismo puro de la voca de un traidor a sus palabras.., pues que hombre más noble había sido ¿verdad?

Es realemente una miseria, el leer nuestras noticias, llenas de actos inhumanos donde otros mandatarios de estado hacen de marionetas, de comparsa y nadie le puede decir que la verdad es otra, que la realidad es otra, que sus mentiras ya no son compradas como si tuvieran un poquito de verdad, pero entre políticos nadie se escupe en la sopa, nadie muestra con un dedo al otro, cada cual se lava las manos como siempre lo hicieron, los problemas internos son internos, pero a qué sale Morales con un discurso tan podre, ¿quizás quisiera lavarse la conciencia? Pero lastimosamente la cociencia no se la lava y él tampocó podrá comprase la tranquilidad con una hostia dominical, ni costruyendo 100 o 1000 adobes, esos tiempos ya pasaron, pasaron a ser historia por sus propias palabras, por sus propios hechos, que van siendo cada vez más pobres, más trágicos, más corruptos.

Pero si nadie quiere ver, si nadie quiere oír, si nadie quiere ser parte de una solución pues seguimos por el mismo camino, y volvemos al problema báscio de nuestra sociedad, porque desde hace siglos que andamos en círculo, vamos con reparches para algo que no puede ser reparado con la gotita, ni con la bendición de algún santo, porque nuestro mal es la ignorancia, la corrupción, la pobreza humana, la pobreza intelectual... Y bajo tales circunstancias, seguimos esperando algún milagro, alguna solución donde no tengamos que mover ni una pestaña, porque así es nuestro coraje, así es nuestro valor civil, así es nuestra identificación con esta tierra.... simplemente una farsa.

Como si nada hubiera pasado, ocultamos la cara detrás de las manos, pero los pensamientos no los podemos ocultar, los sentimientos tampoco, esa gente fue pateada y la ley sigue roncando, porque ningún perro ladra a la mano que le da el pán de cada día, y eso fue siempre así, la gente se vende, se vende y no importa quién los compre, lo único que importa es poder sobrevivir y si otros se van al carajo que importa la ética o moral, que importa nuestros valors cristianos, que importa los valores naturales de los hombres, lo único que valen son las monedas, los billetes y a nadie le importa de donde vengan...

Dicen que no quieren para impuestos y bloquean, dicen que ahora empieza la cocamarcha porque no puede ser que se hagan pactos y nadie los entienda, porque ese camino traerá desarrollo, progreso y ahí van todos esos que creen en Papa Noel y saben que la realidad es otra, que las razones son otras, que la coca manda, que la coca se tranforma, que la coca transformada mueve millones de millones de dólares y esos dólares se los necesita, en todas partes de este mundo. Pero como por decreto se dijo que nuestra santa hoja no tiene nada que ver con lo que después pasa, entonces seguimos como si nada hubiera pasado, como si nada tuviera relación entre si, como si no hubieran leyes como acción y reacción, como si no existieran dependencias, como si viviéramos en un mundo donde no existe la gravedad, simplemente porque nuestro gobierno así lo define, que en el nuevo estado plurinacional, no existe ni la gravedad y que desde ahora el sol gira alrededor de este nuevo estado.

Y la multitud aplaude, salta, grita, claro así lo hacen para que no los pateen y como en nuestro país los pateadores son fatntasmas, entonces es mejor hacer como si nunca hubiera pasado nada... pero así vamos cavando nuestra fosa, haciéndonos a los pendejos, creyendo que estamos construyendo algo y no queremos ver lo que en realidad estamos haciendo... ¿Pero en fin, así será no?