martes, 29 de noviembre de 2011

BOLIVIA O EL PARTO DE LOS MONTES

Rodolfo Lovo
rodlovo@yahoo.com

Población y territorio hacen un Estado a través de sus entidades logrando la institucionalización. El pegamento que define la fortaleza o debilidad de un Estado es la Justicia. Una "justicia boliviana" es pues una invitación al desastre de cualquier proyecto para que neoliberales o revolucionarios quieran implementar su Modelo Económico. Ahí tenemos los anteriores gobiernos fracasados en sus vanos intentos de reflotar la economía de manera permanente, acudiendo a diversos expedientes o fórmulas extraídas de manuales que funcionan en otras latitudes.

Es un soberano engaño plasmar modelos económicos sobre la resbalosa superficie del diáfano y níveo hielo, pues en muy poco tiempo las fórmulas se desdibujan y el hielo se vuelve agua mezclada con el barro de la ineptitud de funcionarios estatales que no vislumbran mas allá de sus longas narices.

En mi opinión los modelos económicos son un "software" que funciona sobre un "hardware" llamado ESTADO, en un tiempo determinado y con los "periféricos" trabajando coordinadamente. Es decir que el mejor software no va a funcionar o funcionará mal en una computadora incompleta o con errores de diseño.

Un Estado de Derecho para ser llamado tal, debe contar precisamente con la "Seguridad Jurídica" que tanto reclaman quienes están en la oposición y se olvidan cuando se encuentran dirigiendo los destinos del país.

En Bolivia todo nuevo gobierno entrante decide siempre derruir el ESTADO o modificarlo en el mejor de los casos, para demostrar que lo hecho en el anterior gobierno estaba mal. Aquí es necesario aclarar que NADIE a logrado inventar nada diferente a un organismo que funcione como ESTADO. El Estado no tiene ideología, es un instrumento material nada mas. La diferencia proviene del software instalado y los periféricos; softwares existen de distinto color y extensión: Rojos para comunistas, Amarillos para los no comunistas y blancos para otros eclécticos por decir algo. Simplificando aún mas para que todo el mundo entienda. El Estado: Casa, cimientos, estructura. Ideología: La forma, distribución y usos del espacio. Si ganaste una elección, puedes cambiar el color, la distribución de los espacios, la instalación eléctrica, o sanitaria, etc., pero no debes destruir o debilitar los cimientos por muy "revolucionario", rockanrolero o loco que seas, porque estarás siguiendo los pasos de tus antecesores; es decir llevando a Bolivia en contra ruta de la historia como hasta ahora.

Siempre señalé que Bolivia es un Estado en mal estado, que se mantiene entre otras cosas porque no puede desparramarse mas allá de las fronteras debido a que existen límites naturales que impiden la dilución de Bolivia. En otras palabras, Bolivia recibe "ayuda" de las naciones vecinas que a manera de cerco contienen a una formación informe dentro de un espacio territorial.

Afirmo que el Estado en Bolivia solamente aparece de manera intermitente, sin ningún orden ni concierto, sacando de ves en cuando pretenciosas leyes que están a la "vanguardia mundial", pero consume a sus ciudadanos en enmarañadas triquiñuelas tinteriles que agobian al pueblo.

Un ejemplo patético que refrenda la carencia de Estado se refleja en los permanentes cambios de nuestra política marítima; cambiamos de gobierno y cambiamos de discurso, es mas en un mismo gobierno si se cambia al canciller, éste llega con su "política exterior particular".

Reconozcamos que mas del 90% del pueblo sabe que en Bolivia no HAY JUSTICIA, entonces ningún modelo económico funcionará adecuadamente, excepto aquellos basados en gobiernos dictatoriales, sean teocráticos o laicos. Un gobierno dictatorial puede vanagloriarse que su modelo funciona, lástima que el tiempo siempre se encarga de demostrar el error, no sin antes haber pasado por sangre dolor y lágrimas.

Mientras Bolivia deambula entre genios perversos y bienintencionados que pretenden haber encontrado la –solución- al margen de otros pueblos que entendieron la diferencia entre la organización y el caos, nuestros eternos políticos no dan pié con bola.

Aunque esta Constitución pretendió haber alcanzado el summun de la excelencia de acuerdo a sus progenitores, creo sinceramente que es una Constitución Cuadripléjica que mas pronto que tarde se modificará con argumentos políticos (Futbolísticos? me recuerda mucho) trillados como "todo es perfectible, estamos aprendiendo, es para ganar experiencia, etc.".

Como ingrato ejemplo nada mas, las últimas elecciones judiciales.

"Podremos discutir los cambios simbólicos, la jerarquización indígena, las luces y sombras de la nueva Constitución, pero lo que no se puede discutir es que el modelo económico es un gran fiasco."

El porqué fracasamos los bolivianos?, te recuerdo querido Carlos Mesa que tu también f-r-a-c-a-s-a-s-t-e, contando con un inmenso apoyo inicial. El logro que debo reconocer es que conseguiste en muy poco tiempo, un gobierno mediocre. Gracias a Dios que fue corta la gestión.

Esa mi modesta opinión, con todo respeto a todos.