miércoles, 9 de noviembre de 2011

Linera y el Colegio Pichincha

Jack Matijasevic Mostajo
jackmatija@hotmail.com


A la falta de ejecución presupuestaria de la Gobernación de Potosí se le suma la mala administración municipal, y para el colmo la poca importancia que el Estado en si a través del Gobierno Nacional presta a Potosí, en este caso específico a la ciudad misma.

El Vicepresidente en un acto sacado de una película de parodia, se presentó en Potosí para que conjuntamente con un Alcalde totalmente desorientado hagan entrega de la refacción y restauración del Colegio Pichincha, que a decir de los ex alumnos y ciudadanía toda es una obra inconclusa, ya que lo entregado fue el primer módulo, restando una segunda parte que son la implementación de laboratorios, biblioteca y otros, entre los cuales lo más importante es la falta de una batería de baños y todo el sistema de saneamiento, lo cual ha causado indignación en los ex alumnos que fueron los que impulsaron este proyecto.

Este acto que ha querido disfrazar el incumplimiento del Estado con los compromisos hechos al pueblo potosino, muestra un cinismo llevado hasta la pared del frente, pues se ha querido aprovechar la entrega de una obra pequeñísima como un gran logro del Gobierno del Estado Plurinacional, insultando la inteligencia del pueblo.

Si solo pensamos que la gobernación a la cabeza del MAS no ha ejecutado ni siquiera en 40% de los recursos asignados al Departamento, en un momento de auge económico en el que las regalías por efectos de la minería han colmado las arcas de la Gobernación y el Estado todo; como podemos entender que la entrega de un colegio sea muestra del proceso de cambio que tanto alarde hace este gobierno.

No se han realizado inversiones significativas que generen empleo, que vayan a la transformación de la economía extractista a una economía más sostenible, ecológica y de proyección al futuro; más de 7.000 Millones de Bolivianos a efectos de regalía sin contar centavos no son aprovechados ante la pasividad, la falta de capacidad técnica y la falta de compromiso con la región por parte de quienes gobiernan este departamento que sigue siendo el sostén del Estado y a quien se les quiere disfrazar con la píldora de la entrega de una obra que con seguridad ni siquiera era de conocimiento del Presidente en ejercicio.

En su discurso, su excelencia asiduo lector con más de 10.000 libros en su haber, demostró que entre los mismos no se encontraba uno que refleje la historia potosina. Seguramente por información de camerinos conoció que por debajo de la infraestructura del centenario colegio pasaba una serie de "túneles" , así expresado por el Sr. Linera y que eran la muestra del poder religioso de la época, aspecto que es bochornoso para una persona que dice saber mucho.

Señor Linera: esa serie de "Túneles" son los canales de distribución de agua que la Villa contó en su auge como una de las primeras ciudades de Latinoamérica para abastecer del líquido elemento a la ciudadanía, agua que venía de la serie de lagunas construidas por orden de Francisco Toledo en la Serranía del Kari Kari; esa red de distribución tenía para finales del siglo XVII más de 290 fuentes de agua distribuidas en toda la ciudad. Si entre su biblioteca se le perdió la Historia Potosina, sería bien que la encuentre y la lea, tal vez así en una próxima entrega de obras pueda realmente dotar a esta ciudad de una verdadera obra de impacto que vaya con su historia y con las necesidades de la población.