martes, 15 de noviembre de 2011

TARIJA EN LA HORA DEL REENCUENTRO

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com


Parece ser que llegó la hora de la verdad, el momento de sacarnos la venda de los ojos, de decir estamos cansados de esperar respuestas de un gobierno indolente que quiere hacer las cosas a su manera, es decir, metiéndole nomás, sin consultar, sin concertar sin diálogo y con esas ganas centralistas de perpetuarse en el poder. Los motivos para un paro en Tarija sobran, esta razón de parar es porque no recibimos respuestas efectivas de sostener una reunión con el presidente Morales que está sumamente ocupado en entrega de canchitas sintéticas y coliseos improductivos para regocijo de sus militantes.

Ahora la medida de presión es para que el Gobierno Nacional no realice ningún tipo de estudio sobre el campo Margarita. Los dirigentes tarijeños dijeron que si quieren compartir el reservorio, las empresas petroleras deben construir pozos en el territorio del departamento de Chuquisaca. Esta medida, modestia aparte, ya la expresé hace tiempo en debate con el grupo de Iván Arias, "Dialogando con Iván Arias un abogado del diablo". Hermanos chuquisaqueños, deben saber que con justicia se deben hacer las cosas, no es posible que el más grandote (el papá Estado, no escuche a sus hijos con una convocatoria o licitación para estudios sin la presencia y consentimiento de una de las partes afectadas).

Exigen compensación por lo que se les debería al ser un megacampo compartido, esto se debe discutir. A no olvidar el costo ambiental que está pagando el territorio chaqueño – tarijeño en beneficio de todo el Estado, a no olvidar el costo ambiental que significa la muerte del Pilcomayo que nuestros vecinos sureños provocan con la minería. La riqueza de la flora, la fauna, el costo de la salud ambiental que pagan nuestros hermanos indígenas Guaranís, Tapietes y Weenahyek por la extracción de hidrocarburos no tiene precio. No olviden compatriotas el costo que significa para nosotros ser la billetera del país. No olvidar tampoco el costo de vidas y territorio que significó, la guerra del Chaco, la compensación territorial y la defensa de las regalías que se las luchó desde este terruño.

A no olvidar la deforestación de nuestros bosques que sirven de durmientes en líneas férreas olvidadas, bosque que son cenizas y que sirvieron de carbón en las minas, cómo te han puesto los gobiernos, mocita del valle, del Chaco y de todas las provincias, mocita de Bermejo que dio su petróleo hace más de un siglo. Nos siguen castigando, ahora disqué porque somos millonarios oligarcas, porque hay que castigar a los autonomistas que queríamos desarrollo y unión entre tarijeños.

Unión que nunca llega porque hábilmente nos quisieron sacar una tajada más, nos quisieron crear un décimo departamento, que hoy es una región que no llega siquiera a ser una autonomía regional por las ambiciones centralistas y desmedidas de grupúsculos de poder que forjaron una alianza para dividir el departamento, para adueñarse de cacicazgos proclives al colonialismo extractivista. La estamos pagando caro y nos la quieren cobrar más aún (la autonomía). Estamos solos en esta batalla por tanto urge el reencuentro.

Entre las maravillas del centralismo tenemos: Un gobernador ilegítimo, que no ha sido electo por el departamento, un equipo o gabinete que lo secunda incapaz de hacer gestión, que se dedica a juicios a su antecesor y que quiere borrar su imagen destruyendo la visión futurista, como la integración con el Chaco y el corredor bioceánico. Esta afrenta la historia jamás se perdonará, como el castigo impuesto con el látigo de la OAS y la ABC, que unos son incapaces de construir la integración con nuestros hermanos del Sur y los otros de hacer cumplir el contrato.

Tarija despierta de tu letargo, hermano chapaco no duermas tanto, si nos dicen cansados, que sea porque estamos realmente cansados del abuso, la prepotencia del centralismo y de malos tarijeños que no quieren el reencuentro, porque ahí sí que seremos grandes, ahí seremos capaces de construir un nuevo amanecer. Es hora del reencuentro entre todas las provincias. Es hora de poner en el tapete la problemática regional que empieza con un gobierno departamental ilegítimo e incapaz de realizar gestión.

Mañana es el paro, hoy es la hora de reflexión, mañana, clarito hay ser quienes están con Tarija y quienes deben irse. Hay que chestarle la jeta de una vez al centralismo. La Autonomía es intangible, no se toca.