martes, 20 de diciembre de 2011

POLITICAS PUBLICAS... ¿politicas qué?

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Aunque las tan de moda "Cumbres" permiten una participación social para establecer agendas y acciones programáticas para lo venidero o futuras gestiones, se hace imperiosa la necesidad de alimentar el conocimiento de gobernantes y sociedad civil para poder encarar situaciones vitales como la Salud Pública, Curricula Educativa y Seguridad Ciudadana.

Hace como 10 años en el ámbito de la formación académica irrumpió el híbrido denominado "Diplomado" hoy no deja de ser un cúmulo de conocimientos básicos en el orden técnico de alguna rama del saber humano siempre en el ámbito del pre grado. Lo asertivo e imperioso en la actualidad es la Maestría y llevando estos conceptos al contexto sociopolítico boliviano, hoy, las Cumbres deben ser el escenario para establecer y generar Políticas Públicas, no simples Planes, tantos como los que se lanzó en Santa Cruz ya hace mas de 10 años tratando de remendar la inseguridad ciudadana.

Generalmente por Políticas Públicas se han entendido a los programas que un gobierno, cualquiera que sea, desarrollado en función de un problema o situación determinada. Precisamente las Políticas Públicas son las acciones de gobierno. Es la acción emitida por éste, que busca cómo dar respuestas a las diversas demandas de la sociedad, o aliviar los problemas nacionales.

Definitivamente las Políticas Públicas son el conjunto de actividades de las instituciones de gobierno, actuando directamente o a través de agentes, y que van dirigidas a tener una influencia determinada sobre la vida de los ciudadanos. Deben nacer de la necesidad de los ciudadanos y paradójicamente ni en la Gobernación Departamental y Alcaldía Municipal existe una oficina de Iniciativas Ciudadanas porque los funcionarios son burócratas y "todologos". Parece que hay que hacerlo todo "entre amigos" y con un aire de autosuficienta. El ciudadano no tiene opción a abrir la boca.

La ciudad de Santa Cruz está atravesando una ola de inseguridad por las típicas fechas de fin de año y como un viejo tango o bolero falaz, se sacan a militares y policías para patrullar en fin de semana, el resto, los días hábiles, el campo es fértil para los antisociales. Aquí es urgente generar una Política Pública basada en la sensación de inseguridad pero las autoridades regionales y nacionales se hacen muecas, guiños y aspavientos entre ellos y cada uno pretende echar aguas a su propio molino mientras una joven estudiante es asesinada por arrebatarle el teléfono celular.

La PREVENCION, DISUACION y CORRECCION deben servir como pilares o bases para una política pública de Seguridad Ciudadana. Los medios de comunicación nunca elaboran, producen o emiten jingles, cuñas y spots de manera espontánea y voluntaria. Se debe cancelar ya que para ello el Ministerio de Gobierno o la Policía tienen fondos –ese es el raciocinio común- pero definitivamente no se emite nada si no hay plata. La prevención es fundamental, mensajes, consejos y formas de evitar delitos aunque tiene mas valor y genera mas rating un programa de farándula donde se investiga qué modelo está embarazada o que culito siliconado cambio datos de su edad y viajó a la isla de Sanya en China o sencillamente que conductor de televisión saldrá del closet.

Si tuviéramos presencia policial en nuestras calles, avenidas y barrios permanentemente, aunque de forma estática, los antisociales lo pensarían mejor. Esa es la ventaja de lo disuasivo, advierte y evita que se perpetren hechos lamentables. Lo Correctivo es visualizar a la cárcel de Palmasola absurdamente llamada Centro de Rehabilitación que colapsa siempre por grupos de internos peleando por la hegemonía. Estos tres pilares no son un mero invento, cuento chino o charla de peluquero. A los internos se los debe mantener ocupados aunque eso de la "reinserción social" suena tan lejano como amnistía a los oponentes del gobierno. En las "Cumbres" todos hablan, se solidarizan, exhortan a la unidad y al trabajo colectivo. Nadie propone nada técnico, factible o no. Finalmente, todos salen en televisión alimentando el contenido de los informativos.

Aunque el buen humor es saludable, cuando usted amable lector escuche, oiga o lea alguna acción referida a un Plan de Seguridad Ciudadana, ríase aunque con ironía ya que los planes son acciones obsoletas y las políticas públicas pueden ser la luz en la obscuridad y un buen ejercicio para postular en las venideras elecciones presidenciales.