miércoles, 25 de enero de 2012

El "mega" bono de la subvención

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Bolivia es un escenario de experimentación.

Desde su nacimiento como República, pasando por los ciclos de la economía conservadora, liberal, la de capitalismo de estado, la neo-liberal y en nuestros días, el experimento de la economía comunitaria.

En materia de Proyectos y luego del triunfo de la Revolución en Cuba, fue escenario de la Asamblea Popular vista como el "Primer Soviet de América Latina"

Luego vino el de la lucha Armada Continental.

El Comandante "Ché" Guevara y un grupo selecto de 15 Comandantes de la Sierra, se instalaron en la selva boliviana para probar las Tesis del "Foquismo" elaboradas por el ciudadano Francés Regis Debray.

Ahora Bolivia está viviendo un nuevo "experimento": el de la desaparición por Decreto de la Bolivia Republicana y la implantación, también por Decreto, de un Estado Plurinacional sobre la base de una economía comunitaria – indigenista – originario - campesina.

A todo este nuevo experimento se lo ha etiquetado como un "Proceso de Cambio", en el interior de una Revolución Democrática y Cultural vanguardizada por una mayoría de campesinos - originarios Aymara – Quechua.

Lo más sobresaliente del nuevo experimento es que se suprime la categoría de "Gobierno" y se la reemplaza por la de "Presidente" del Estado elevando al primer mandatario a una categoría supra nacional por encima del estado mismo

Todo el sistema del "nuevo estado" se lo ha constitucionalizado mediante la aprobación, sin consenso y en el interior de cuarteles militares, de una Carta Magna plagada de contradicciones.

El cambio fundamental es el concepto de "tierra y territorio" que despezada a la tradicional "Nación Boliviana" en 36 naciones "dueñas y propietarias" de la tierra y del subsuelo con sus recursos naturales cuya utilización debe tener consulta y aprobación previa de cada comunidad.

Cada comunidad, cada distrito, cada departamento y hasta cada centro de producción reclama ahora sus derechos propietarios de acuerdo con la Constitución.

El gobierno central ha obtenido hasta ahora, relativo éxito en el fortalecimiento de una economía estatal a la que destina fondos del TGN en calidad de "subvención" asumiendo pérdidas por mala administración o por corrupción.

La asignación de bonos – Dignidad, Juancito Pinto, Juana Azurduy - ha sido hasta ahora la única política de estado plenamente exitosa por sus efectos directos en la economía ciudadana y por la "demanda agregada" que fortalece el consumo interno e impulsa a la economía productiva.

Empero esta politica de estado se ha transformado en una especie de "boomerang" para el Gobierno; el caso más emblemático es el de la subvención a los hidrocarburos que está obligado a mantener si o si por que en ello le va la vida.

La subvención a los hidrocarburos, paradójicamente, se ha transformado en una especie de "Mega Bono" a todo el pueblo; una especie de "garantía de estabilidad politica" no sólo para el gobierno central sino para todo el "estado plurinacional"

Por eso tal vez el Presidente la "etiquetó" en su mensaje como el "Cáncer" de la economía del país.