martes, 21 de febrero de 2012

CARNAVALES Y GEOPOLITICA

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

Inequívocamente que tanto la víspera como la resaca carnavalescas son para los bolivianos fechas de sentimientos encontrados, pues por un lado emerge el tan arraigado vaho de húmedo festejo bailaresco-alcohoríl, pero por el otro lado se asoma el recuerdo de aquél tristemente célebre "carnaval de 1879", que se lo suele recordar "triste" -justamente- producto del apego popular por lo antedicho. Un "carnaval de 1879" que, mito o no, subterfugio derrotista o no, perdura siglo tras siglo como un evento que la memoria colectiva desiste olvidar para bien o para mal.

En ese sentido cabe contextualizar, no tan solo la carnavalesca gestión de la causa marítima por parte de los plurinacionales, sino también a toda la parafernalia geopolítica que casualmente se viene suscitando al unísono en la parte sur del continente americano, al respecto de los diferendos territoriales y los amañados discursos patrioteros, y la incidencia que estos llegan a tener directa y/o indirectamente sobre la reivindicación marítima boliviana.

Caso Argentina Vs. Gran Bretaña: Una pavorosa argenta fustigada por un siempre resuelto bretón.-

La temerosa mandataria argenta, no pudiendo hacer valer un mejor derecho propietario y/o soberano sobre territorios vinculados con Gran Bretaña (islas Falkland), a diferencia de lo que hizo la contraparte inglesa reaccionando inmediatamente para precautelar la autodeterminación malvinense, instruyó a su Canciller a presentar una "protesta" ante el Consejo de Seguridad y ante la Asamblea de las Naciones Unidas "sobre la militarización del Atlántico Sur". La pávida política exterior argenta procedió con una "protesta" bifurcada ante dos instancias de un mismo organismo, en la creencia de que el Consejo de Seguridad (que en precipitadas palabras de la mandataria argenta, "en lugar de solucionar conflictos, tienden a profundizarlos") actúa subordinado a los meros ademanes diplomáticos de la Asamblea de las Naciones Unidas, cuando ocurre lo contrario. Pues lo que la argenta mandataria ignora es el hecho que el Consejo de Seguridad, según el Artículo 42 de la Carta de las Naciones Unidas "(…) PODRÁ EJERCER, POR MEDIO DE FUERZAS AÉREAS, NAVALES O TERRESTRES, LA ACCIÓN QUE SEA NECESARIA PARA MANTENER O RESTABLECER LA PAZ Y LA SEGURIDAD INTERNACIONALES. (…)", es decir, que podrá ejercitar una atribución que a ninguna otra repartición de la ONU (como la Asamblea) le es reconocida. En tal sentido la argenta mandataria, producto de su desesperación y temor, se contradice ya que:

1)"Protesta" por "la militarización del Atlántico Sur" ante el Consejo de Seguridad (cuyo miembro permanente es Gran Bretaña), pero inmediatamente lo desacredita y lo sindica de "conflictivo" e "incapaz de resolver situaciones conflictivas"; es decir, que de por sí, la mandataria arremete ante la ONU con los tacos de punta en son de conflicto;

2)Equivoca las naturalezas de las reparticiones de la ONU, las del Consejo de Seguridad con las de la Asamblea, creyendo causar conflicto al interior de la ONU sobre atribuciones que su misma Carta las define palmariamente; descreditando el rol de la ONU en general, nuevamente con los tacos de punta, para causar más conflicto.

Debe quedar claro que una situación muy distinta es la inclinación ideológica que la ONU (ya sea en su Asamblea y/o Consejo de Seguridad) pueda tener, de lo que la argenta mandataria intente conseguir arteramente desacreditando la labor de la ONU en cualesquiera de sus reparticiones. ¿Por qué acude si tanto se queja del servicio y de los prestatarios de servicio?

No obstante, la argenta mandataria y toda su lánguida política exterior, fueron respondidas por la contraparte británica con la evidente presencia militar en "aguas internacionales" (portaviones y un submarino nuclear) para resguardar la auto determinación malvinense, en caso de suscitarse mayores riesgos para dicha población sobre su condición de reconocerse ingleses. De hecho, en palabras del mismo Premier inglés, "mientras la gente en las Islas Malvinas quiera mantener ese status, nos aseguraremos de que así sea y defenderemos las Islas Malvinas apropiadamente para asegurarnos de que ese sea el caso"*.

Plurinacionales se mojan en sus "pacíficos" pantalones.-

Ahora bien, la incidencia entre el argento conflicto y la reivindicación marítima boliviana se sucederá por escarmiento ajeno. Es decir, que este "estate quieto" bretón sobre su aliada ideológica, les significa a los plurinacionales atenerse a que algo similar les ocurra como contestación de la parte chilena, de seguir los plurinacionales torpemente amenazando con demandas y preparativos para aventurados retornos al mar por caminos militares**. Se puede avizorar que la mojadita de pantalones incluso haga desistir (si es que no lo ha hecho ya) al gobierno plurinacional del punto referido a la reivindicación marítima incluido en el famoso acuerdo bilateral de "los 13 puntos" con Chile. Asimismo cabría recordar que de forma "accidental" nuevamente convergen, en un mismo perímetro mediático, los tres protagonistas de la "pesadilla Pacífica", es decir: Bolivia, Chile y Gran Bretaña… ¿Casualidad o destino?

Finalmente ¿será, que como se sospecha en el caso argento el presente conflicto haya sido atizado por el gobierno `K' en la medida que les sirva distraer a su pueblo por los recientes ajustes en tema de subsidios, en el caso plurinacional el mismo sea reutilizado para tratar de echarle arenilla a su incendio social? ¿Hasta dónde pueden los patrioterillos zurdopáticos arriesgar sus soberanías con tal de intentar mitigar convulsiones intestinas?

_________________________________
*http://mexico.cnn.com/mundo/2012/02/09/defenderemos-a-los-malvinenses-mientras-quieran-ser-ingleses-cameron

**Evo Morales convoca a la Armada prepararse para retornar al mar
http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2012/0203/noticias.php?id=42296