miércoles, 22 de febrero de 2012

La Guerra del TIPNIS

Gamal Serhan Jaldin
gamalserhan@yahoo.com
www.gamalbolivia.com

Si alguien pensó que la lucha por preservar el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Secure (TIPNIS) había finalizado con la sanción y promulgación de la Ley No 180 de 24 de octubre de 2011, se equivoco. Bastaba ver la cara de Evo Morales en el acto de promulgación llevado a cabo en Palacio de Gobierno para saber que se venía la revancha contra aquellos que habían osado contravenir su voluntad suprema.

"Quieran o no quieran vamos construir este camino y lo vamos a entregar en esta gestión" sentencio Morales el 30 de junio de 2011. Y no tardaron las acciones para revertir la derrota infringida por los indígenas de tierras bajas. Primero, llamo fuertemente la atención del Gobernador y Alcalde de Cochabamba por no haber realizado ninguna acción en apoyo a la construcción de dicha carretera. A raíz de esto, Edmundo Novillo trato de articular un Comité Impulsor de la Carretera con la vergonzosa participación de algunos actores cochabambinos que como tontos útiles se prestaron a esta maniobra oficialista.

Luego vino la organización de la contramarcha, movilizando a la base fundamental del Movimiento al Socialismo; los cocaleros del Trópico del Chapare y los colonizadores, quienes además tienen intereses económicos muy fuertes en la construcción de dicha carretera.

El TIPNIS es un área protegida creada como Parque Nacional Isiboro Secure mediante DS 7401 del 22 de noviembre de 1965 y declarada Territorio Indígena a través del DS 22610 del 24 de septiembre de 1990, gracias a las luchas reivindicativas de los pueblos indígenas. Tenía originalmente una extensión de 1.236.296 has, y debido a la presión de colonizadores, el presidente Evo Morales entrego a los pueblos indígenas un título ejecutorial sobre el TIPNIS en el año 2009, reconociendo sólo 1.091.656 has. Estas cerca de 200.000 has están delimitadas por una línea roja donde se prohíbe nuevos asentamientos y es conocida como polígono 7, que ha sido deforestada por los colonizadores y utilizada para sembrar coca habiendo desaparecido 8 comunidades indígenas.

La reciente Ley de Consulta promulgada desnuda lo que todos sabíamos, Evo le meterá no más, y contra viento y marea intentará consolidar la construcción de la carretera atravesando el TIPNIS para beneficiar a los colonizadores y cocaleros, y seguramente cumplir compromisos con algunas transnacionales hidrocarburiferas.

Los indígenas aglutinados en la CIDOB ya han anunciado la IX Marcha en defensa de su territorio y sus derechos, lo que desata la posibilidad de un conflicto de escalas mayores. Hay que recordar que la Guerra del Gas, inicio con la demanda de la "nacionalización" de los hidrocarburos y término exigiendo la salida del ex Presidente Sanchez de Lozada. Son muchos los sectores urbanos y rurales que ya han manifestado su apoyo a la nueva marcha, y cuidado que la defensa de esta causa termine como catalizador del descontento social del país y se termine exigiendo la renuncia de Morales.

Quienes creemos en los principios de la democracia, no podemos estar de acuerdo con una salida por el desastre. Pero esta claro que la tozudez de algunos gobernantes, terminan exacerbando los sentimientos del pueblo y es en éste el que en última instancia reside la soberanía, por lo que dice el refrán "la voz del pueblo es la voz de Dios". Son impredecibles las consecuencias de la escalada de este conflicto, pero lo único que queda claro es que una vez más Evo ha demostrado que solo gobierna para los fieles del MAS.