miércoles, 7 de marzo de 2012

SOBRE MONUMENTO A ÑUFLO DE CHAVEZ

Alvaro Jordan Medrano
aaojordan@gmail.com

El traslado del monumento de Ñuflo de Chávez ha motivado un intercambio de opiniones entre los defensores de posiciones conservadoras y los defensores de la necesidad de ajustar la política a la nueva realidad que vive Santa Cruz.

Es muy bueno que se dé esta reflexión colectiva, como dice Nino "sin disgustarnos entre nosotros", sobre el traslado de este monumento. Y debe ser así porque de otra manera se estaría aceptando la vieja imposición fascista de Bánzer de prohibir la libertad de opinión y aceptando pretensiones similares del verticalismo de Morales. Mi Taita Nicanor, padre de mi abuelita Fidela y que era un hombre sabio, de cerca de 100 años, nos trasmitía sus valores con un juego que se llamaba "El que se enoja pierde".

Es indispensable esta reflexión porque permitirá esclarecer viejos criterios, sedimentados hasta ahora sin ninguna capacidad de crítica y cuyas consecuencias son muy dañinas porque las elites dirigentes se guían por ellas. La responsabilidad del sector pensante es muy grande ya que él alimenta con los argumentos teóricos imprescindibles para el accionar práctico de las dirigencias políticas, económicas y sociales. Un ejemplo lacerante de esta deficiente relación fue el fracaso de las luchas por la autonomía, lo que nos obliga a tomar el tema con la mayor seriedad para no repetir los mismos errores.

Es importante el tema porque el gobierno colonial ha promovido y aprovechado la división de la población cruceña, con mucho éxito en beneficio del centralismo gobernante y en desmedro de los intereses de nuestra población. Y cuando digo cruceña no me estoy refiriendo a la población de la capital de Santa Cruz, debe quedar bien claro que cruceño es todo habitante del departamento y no sólo el de la capital. La reivindicación del 26 de febrero como "nacimiento de lo cruceño"[1] es demasiado simplista. Para su aclaración solo basta mencionar las descarnadas críticas que se han publicado con motivo de la celebración de 561 Aniversario de la fundación de Santa Cruz de la Sierra en San José.

Entre los principales aspectos criticados está la exagerada exaltación que se hace de la figura de Ñuflo de Chávez como símbolo reivindicativo de la herencia española de los "cruceños", así con comillas por que se refiere a los españolistas, que evidentemente ofende la dignidad de los cruceños de origen nativo a causa de la infinidad de humillaciones que este personaje infligió. Esta es razón suficiente para desechar toda propuesta, como las que se hacen, al pretender destacar en forma especial el traslado del monumento, que solo logra profundizar las heridas, todavía no cicatrizadas, de este sector de extraordinaria importancia histórica y en forma particular en estas últimas décadas. El tema del acercamiento unitario es muy importante si existe un verdadero compromiso por la defensa de los intereses cruceños. Los historiadores cruceños tienen el compromiso ético y moral de ser permanentemente consecuentes con esta defensa, más cuando ella implica la lealtad a la verdad y la interpretación honesta de la realidad. No es suficiente alguna manifestación de apoyo particular, como la que se hace por ahí sobre el tema educativo, para reclamar el reconocimiento de la consecuencia con el compromiso cruceño, es indispensable que todas sus acciones manifiesten este compromiso. Como resumen constructivo, en San José se planteó la necesidad de "revisar de forma crítica las diferentes posiciones políticas para que haya un rencuentro de la sociedad" hasta ahora dividida por el españolismo capitalino y por el aimarismo gubernamental, ambos de contenido colonial, racial y aliados de hecho.

Propuesta que debe ser inmediatamente asumida por toda la dirigencia de Santa Cruz, De persistir la hegemonía españolista, estos continuaran ingenuamente cumpliendo la tarea que el gobierno asignó a sus seguidores, de "quitar el alma a los cruceños" cuando difundió el documento anónimo titulado "Estrategias para destruir la dominación K`hara ", motivo más que suficiente para impulsar a los cruceños de verdad a agotar todos los recursos para corregir este gravísimo defecto.