viernes, 13 de abril de 2012

De piratas y miss-nisterios

Walter "Puka" Reyesvilla Méndez
aguadoble@yahoo.es

Admitámoslo: si no hubiera sido por la acción de los piratas somalíes o de las denuncias de organismos internacionales, jamás nos habríamos enterado de que Irán está haciendo tropelías con sus barcos coronados con la tricolor boliviana.

Puesto en evidencia, el Estado Plurinacional le debe a Bolivia explicaciones sobre estos alquileres de nuestra bandera y, más ampliamente, sobre qué clase de acuerdos ha suscrito con el régimen terrorista de Irán.

¡Tanta maravilla propagandizada en nombre de la cooperación iraní no podía ser tan gratuita!.

Por el caso del transporte de combustible procedente de Siria, hasta podríamos ser acusados de financiar el genocidio en dicho país. El régimen plurinacional ha reiterado varias veces su apoyo a la tiranía siria... sólo queda atar cabos.

Como el escándalo -más hacia afuera que hacia adentro donde se discuten temas como elecciones de misses- tiende a agrandarse, el Estado Plurinacional quiere curarse en salud y ya se habla de revertir el uso de tricolor allende aguas tormentosas.


En el mismo tiempo político, desde el Miss-nisterio de Culturas, por obra y gracia del propio miss-nistro –muy proclive a este tipo de menesteres; baste con recordar su gestión, frustrada por cierto, para hacer de Santa Cruz sede del "Miss Universo", así como la otorgación del recientemente creado Premio "Eduardo Avaroa" a dos conocidas "misses"- se propaló la iniciativa de convocar a un certamen para la elección de "Miss Plurinacional". La especie tardó más en darse a conocer que en ser retirada; nació muerta, podría decirse.

Sin embargo, los términos en que fue planteada la convocatoria al dichoso concurso me dejaron "picado" por dos motivos.

El primero es respecto al prurito del régimen por adosar el adjetivo "plurinacional" a cualquier situación sin importar si la combinación con el sustantivo que lo precede tiene sentido o no.

El segundo, de fondo, es que tal como fuera anunciada, dicha convocatoria era una repetición mecánica (pirata, tal vez) del "Miss Bolivia", vale decir por acreditación departamental de las candidatas.

Que yo sepa, el invento denominado "plurinacional" hace referencia a las 36 naciones étnicas enumeradas en la Constitución masista; o sea que, en el hipotético caso de verificarse un certamen tal, la acreditación debería ser por vía de tales naciones.

Entretanto, el Miss-nisterio podría organizar un "Miss Pirata".