miércoles, 15 de agosto de 2012

NUESTRA MARCA PAIS

Julio Ríos Calderón
jrioscalderon@hotmail.com

"Bolivia te espera" es el slogan que dará la vuelta por toda la redondez del globo. Nuestro nombre, nuestra marca país será impuesta como la imagen de una marca. El prestigio del turismo que ostenta el Estado boliviano permitirá asociar la diversidad de lo plurinacional como elemento que habla de muchas culturas a las que se reconocen y asumen diferentes escenarios, junto a la participación activa de las organizaciones sociales y los pueblos indígenas originarios campesinos.

El turismo comunitario, enmarcado en la referida visión señalará, también, un modo de vivir, de entender y compartir la vida en aras de un fin común.
"Bolivia de te espera", en esta realidad, representa una apuesta material, espiritual y filosófica a la actual situación de Bolivia. Llama al mundo a compartir climas, rostros, paisajes, gastronomía, dialectos, costumbres, modos de expresión, paisajes, culturas, acentos en el habla, en medio de una gran propuesta sin parangón en el mundo.

Es material porque pertenece a nuestro mundo físico; desarrolla una función económica, recibe divisas y posibilita que todo visita turística generé más empleos. Las connotaciones que entraña la frase pueden significar muchas cosas, por ejemplo que Bolivia te espera para viajar, comer, escalar montañas y disfrutar del carnaval.

Es espiritual porque la vegetación delicada (flores, bosques y espesuras, prado de verduras de flores esmaltado) y la abigarrada fauna (aves ligeras, leones, ciervos, gamos saltadores) no son meros ornamentos. Van mucho más allá de la apreciación pintoresca, y acaban por expresar lo que podríamos llamar el cuerpo del país: un lugar y un momento animado por el deseo. Expresa la integralidad y la unión en la diversidad, pues Bolivia es un destino de culturas vivas y exuberante naturaleza con una amplia oferta de atractivos y servicios

Es filosófica, porque todas las experiencias son fantásticas y revisten testimonios que se mezclan entre lo sagrado y lo profano, lo artístico y lo histórico, lo espiritual y lo arqueológico, lo místico y lo turístico. El isologo iconiza la cultura viva presente en las regiones andino amazónica. Como elementos podemos ver a la chakana o cruz andina, como segundo elemento tenemos el tucán representando la riqueza natural y la fauna existente en Bolivia. Y como tercer elemento se encuentra la hoja de coca como símbolo de nuestro patrimonio cultural.

Así, visitar Bolivia permitirá a los turistas, que inmersos en una nueva configuración regional, puedan poner sus vidas en perspectiva. Conocerán a personas diferentes con experiencias frescas e ideas, mostrando cómo Bolivia realmente es.

Difundir una marca requiere compromiso e inversión. El país, hoy, asoma una marca sólida tendente a ofrecer un valor real en su producto merced a su nivel de agresividad competitiva. La marca país ya lanzada revela esta experiencia, y la feliz iniciativa del Ministerio de Culturas consolidó su propósito.