lunes, 26 de noviembre de 2012

ENTRE IMPASES, DIVERGENCIAS Y TONELADAS DE LEYES

José Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.co

Las "toneladas de leyes" son un simple elemento referencial para que el amable lector preste atención e interés sobre el tema del presente artículo. Sepa usted que la presente gestión hasta el mes de noviembre ha servido para aprobar 116 leyes, entre ellas: La Ley Contra la Trata y el Tráfico de Personas, La Ley General para Personas con Discapacidad, Ley Orgánica del Ministerio Público, Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana "Para una vida segura", además de la creación del Fondo para la Revolución Industrial Productiva, La Ley de las OECAS, Ley de la Madre Tierra entre otras.

¿Y quiénes son los súper hombres y supe mujeres que generan tanto dinamismo legislativo? Precisamente los miembros del Poder Legislativo. Senadores y Diputados. Al parecer contagiados de la efervescencia de concursos y reinados propios de la zona oriental, nuestros padres de la patria han apretado el acelerador a fondo. Lo que ellos no midieron ni imaginaron es que, el ciudadano de a pie esta perdido y confundido entre tanta normativa. El discernimiento lógico demuestra que hasta los leguleyos y doctos en Derecho tienen dificultad en memorizar tantas leyes, peor los ciudadanos comunes y silvestres.

Lo reciente es aquella diferencia de criterios entre dos encumbradas autoridades en función de gobierno, uno, el siempre expresivo rostro del Ministro de Gobierno y la corajuda Presidenta de la Cámara de Diputados, cada uno con un criterio diferente en torno a la interpretación de una nueva ley en gestación y sus dimes y diretes desembocando en un reto para el debate como si a nosotros nos importara quien es el vencedor. Pero ambos servidores públicos tienen sus propios argumentos, valederos o no, el que más se aproxima a la realidad es el de la Sra. Diputada quien manifiesta que "Las leyes hechas en gabinete no reflejan el sentir del pueblo y tampoco responden a las necesidades de los mismos".

¡Por supuesto!. Estamos hasta la coronilla de ensayos, errores y luego disculpas extemporáneas buscando siempre culpables y complots imaginarios. No necesitamos burócratas que cobran su viático y viajan para tener una rauda y fugaz estadía supervisando una determinada situación, irregularidad o requerimiento. El control remoto tiene sus limitaciones y la concentración de poderes en un centralismo asfixiante ya nos tiene hasta los cojones. Por querer ser tan "legalistas" creamos cada vez más un profundo barranco de inseguridad jurídica. Tenemos leyes para todo y para todos pero….¿las cumplimos?, ¿Las conocemos?, ¿Nos remitimos a su aplicación? ¿ Alguien nos explica con "chuis" cual el significado de tal o cual ley?.

Acercándonos a la fatídica época comercial de regalos encubiertos con el pesebre de Jesús se hacen propicias las intensiones de adquirir regalos para nuestros seres queridos. Los bolivianos en general exigimos que las autoridades nos doten de un instrumento breve, didáctico y de consulta para entender toda esa maraña de leyes y hacer que se cumplan nuestros derechos cuando violan nuestras mas elementales garantías constitucionales (otro término legalista). A ver si a los legisladores se les ocurre obsequiarnos un brevísimo y pequeño compendio de tanta genialidad de materia gris llevada a la escritura y plasmada en códigos porque realmente la mayoría de los bolivianos andamos perdidos entre tanta parafernalia legisltaiva.