domingo, 24 de febrero de 2013

EL FANTASMA DE LA RE-ELECCION DE EVO MORALES

Carlos Tony Sánchez
tonysanchez_77@hotmail.com

Un reciente artículo contenido en un respetable medio periodístico de la Web (Aula Libre) acerca de la posible re-elección del Pdte. Morales, enuncia algunos postulados que han provocado una necesidad imperiosa de expresar mis legítimos pareceres, mismo que es derecho inalienable e imprescriptible del boliviano: analista político, futbolero, líbido-comentarista, fanático religioso o carnavalero por tradición, según – hoy – "los usos y costumbres".

Dice la nota periodística, del acucioso articulista:

"...la mía es una posición de principio. Creo que ser presidente de un país debería ser un privilegio de una sola vez en la vida, por tres razones: la primera porque eso garantiza la renovación de liderazgos nacionales independientemente de la línea política, la segunda porque de esa manera quien ocupe la silla presidencial sabrá desde un principio que solo tendrá esa oportunidad para pasar a la historia por lo que no gobernará con cálculos políticos que lo beneficien a él o a su entorno, y la tercera, en países donde la institucionalidad democrática es frágil, los candidatos de oposición que compiten con el Presidente candidato, lo hacen en condiciones desiguales, debido al uso y abuso de bienes del Estado en favor de este último."

Yo creo que estas tres razones, son válidas como principios personales, no universales. Y está bien – no faltaba más – que uno actúe de acuerdo a sus principios, siempre que éstos no atropellen la individualidad, cuando la opinión personal pretendan – los oficiosos – convertirla en "los principios". Es decir que sean estos principios, aquellos a los que se deben someter verticalmente, quienes aún no han tomado posición al respecto o quienes no condicen con aquello.

También no cabe duda, que el articulista expone sus argumentos libre y soberanamente. Me limitaré, pues, a disentir – libre y soberanamente, éstos; recalcando mis respetos por la persona que expuso sus criterios en el medio periodístico, en el afán de construir a través del debate público cierta claridad en nuestro contexto, habitualmente confuso.

Comenzaré diciendo que esto huele a pastoreo de ovejas. Y los hombres no son ovejas. Piensan y deciden libremente, a no ser que en nombre de Dios o la ideología política -por ejemplo- les haya sido adormecido, sino arrebatado ese don: el libre albedrío, o hayan puesto rejas a la conciencia. Hay quienes – en el ámbito político – pretenden ser poseedores de una "piedra filosofal" que excluya la maravillosa oportunidad de ejercer sus derechos como ciudadano del Estado Plurinacional. Sea en el voto, sea en la corrección de la "suprema" Constitución (que no es suprema, por eso hay las Enmiendas, aquí y en la China).

Seguramente, a partir de los argumentos del señor articulista, habrá quienes intenten "colectivizar y divinizar" estos interesantes criterios personales. La creación de opinión pública favorable a intereses particulares, mezquinos y perversos no es novedosa. Goebbels (el tristemente célebre ministro de propaganda nazi) dejó nomás huella. Sino pregúntenle al escamoteador jubilado, G. Bush por las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein. Y por aquí… pues ya sabemos de los testaferros criollos.

Quién puede arrogarse el derecho a establecer que el pueblo no puede decidir, si quiere un tercer mandato del actual Presidente de los bolivianos ? Veamos, a partir de lo que señala el articulista, si estas premisas son verdaderas o falsas, convenientes o inconvenientes.

PREMISA No. 1.- Dice el articulista :" se debe ser elegido presidente una sola vez en la vida… porque eso garantiza la renovación de liderazgos nacionales independientemente de la línea política".

OBSERVACIONES A LA PREMISA No. 1 : Pues, ser elegido una sola vez para ejercer el cargo de Presidente no garantiza renovación de liderazgo alguno. La renovación de Liderazgos tiene que ver con las oportunidades en condiciones socio-económicas y políticas favorables y permanentes, para el conjunto de los bolivianos, sin distinción de clase, raza, sexo y creencias (entre otras). Estas condiciones - a mi modesto entender y con excepción de las elites- se han estado construyendo en el país hace solo unos pocos años, pues recién nomás, pasamos las largas noches de dictaduras militares y las dolorosas experiencias pre-democráticas (digo "pre", pues quien nos presidía no era ya un uniformado, sino un hombre de terno y corbata, pero el aparato del Estado con sus viejos 3 Poderes, seguía en mano de los mismos secuaces de la bota militar en la mayoría de los casos y en otros, los encarnizados enemigos del Plan Cóndor, resultaron - a la postre - ser peor que sus maestros.

O de quién estamos hablando… ¿de los actuales postulantes al "sillón presidencial" ? (acepción inventada por los que se sientan, no para trabajar, sino para engrosar sus finanzas personales). Esos son viejos lobos de mar, ya dirigieron la nave del Estado, ondeando el emblema de la calavera en paño de luto. O hablamos de la siempre posible resurrección de cadáveres políticos. Las añoranzas de un pasado de nocivas características (la República), persisten en los viejos y mañosos ordeñadores de las ubres de la madre Bolivia.

¿Hay alguien con el perfil de futuro Presidente de los bolivianos.? Renovado, me refiero. Yo, ciudadano de a pie, solo veo reciklados, con K de k´encha (mal augurio), reinventados y en último caso re-importados del Norte. And you, what do you think?

PREMISA No. 2 : Dice el articulista "…porque de esa manera quien ocupe la silla presidencial sabrá desde un principio que solo tendrá esa oportunidad para pasar a la historia por lo que no gobernará con cálculos políticos que lo beneficien a él o a su entorno".

OBSERVACIONES A LA PREMISA No. 2 : Esto no garantiza la moralidad de un político y su desempeño ético. El saber que solo se puede gobernar un período (o dos, o tres), no trae – necesariamente - una lluvia de preceptos morales y conducta ética a uno que gobierna. Pero quién sabe lo que hay en el corazón del hombre.? Solo Dios. Sin embargo es posible conocer al hombre, pues por sus frutos se conoce al árbol.

La historia está plagada de ejemplos de individuos que ingresaron a Palacio Quemado (al Reichtag, al Kremlin o a la Casablanca), con las cosas claras : servirse de los demás,( sea por dinero, mandato divino – dizqué -, vanidad, hedonismo o lo que sea) en ese "cuarto de hora" concedido por la imposición armada o la ingenuidad de las masas. Un hombre idóneo, sabrá – no en el momento de acceder a la silla presidencial – sino desde siempre, que fue escogido para servir, no para ser servido o servirse de los demás, ergo, nosotros. Por lo demás, diré que los cálculos políticos son parte del ejercicio de esas funciones. "Sean mansos como palomas y astutos como serpientes" dijo un servidor público y además Rey - sin-par -, a sus ministros. Esto es Vox Dei (Voz de Dios).

Hay que escuchar lo que el pueblo considera un líder beneficioso. Hay que escuchar, no solo a los portavoces mediáticos. Bajo riesgos - por supuesto -; no olvidemos que nuestro pueblo eligió democráticamente engañado, a un dictador militar de gruesa cola, para presidente y re-eligió a otro, también con cola… períodos más, períodos menos. Qué quieres pueblo ? Habla. Esto es Vox populi (Voz del pueblo).

PREMISA No. 3 : Dice el articulista "…..en países donde la institucionalidad democrática es frágil, los candidatos de oposición que compiten con el Presidente candidato, lo hacen en condiciones desiguales, debido al uso y abuso de bienes del Estado en favor de este último".

OBSERVACIONES A LA PREMISA No. 3 : Un momento, en el fondo, me está Ud. diciendo que los opositores "no tienen plata" ni usan y abusan los bienes del Estado, para hacer campaña ?. Esa es una verdad a medias.

Veamos, es verdad que el actual Presidente, viaja, discursea y entrega obras personalmente, pudiendo en la mayoría de los casos, designar a un ministro para esa tarea. Pero claro, seguramente es de su interés hacer campaña…también. Si se acusa de falta de ética – tal conducta – debe ponerse también "en la picota", los viajes, discursos y entregas de obras - una que otrita - de los otros aspirantes en funciones públicas (que pobres no son) a la Presidencia.

A propósito, en nuestro contexto es una tradición cultural, el "corte de cintas" y la "ruptura de cántaros o botellas de champagne". Pena por los que no tienen las tijeras en mano, el cántaro o la botella, ni el adulón que se las pase y los Medios que lo repasen. Y, me olvidaba, de esos fátuos y vanidosos recordatorios que en baldosas de bronce o estaño (llamadas "plaquetas de reconocimiento") haríamos muy bien en declararlos ilegales, así sea por 2 tercios.

Y volviendo al tema, también es cierto que diferencia hay, nomás, con algunos que al no tener obras que entregar, pues no ejercen función de Estado, son incapaces e incompetentes para entregarnos al menos, ideas (que no cuestan, más que un esfuerzo propio), chispazos de humor o apoyos desinteresados. Estos (as) solo escarnecen, pisotean, destruyen y se ganan – así – para sí mismos, el fuego eterno. Pues lo que el hombre sembrare, eso mismo cosechará.

Una puntualización más, no se debe polemizar sobre una Re-elección, sino sobre una posible Re-postulación, que eso es lo que es, de no mediar oráculos, brujos o falsos profetas que den por hecho Evo Presidente hasta el 2 mil no se cuanto. Tampoco discutir si son dos mandatos, pues está claro que el segundo mandato no fue cumplido, sino interrumpido.

Pero sí, es legítimo demandar en este caso – a los posibles postulantes - el cumplimiento de promesas, estampillas de correo, etc., así como recordarles - a quienes corresponda - su pasado político. Éstas son las cartas sobre la mesa, para esta polémica. Esto es una contienda política, salga pues, airoso, quien mejor lucha. Armas nobles las hay, ej. : el debate abierto de argumentos lúcidos (no de slogan´s), el respeto para referirse al contrincante (imagínense nomás como sería, no aludir a la mamá del adversario) y la decencia propia, expresada en las palabras elucubradas, pues la boca habla de lo que está lleno el corazón.(ya Uds. los y las conocen, por demás).

Y ya vendrá luego, lo esencial: El Plan que propone para nosotros, los que votamos, los que elegimos – mal o bien – al que nos presidirá. Pero todo a su tiempo. Y que vengan tiempos buenos para Bolivia.

Bueno, finalmente hay otras interesantes afirmaciones referidas al tema, por ejemplo, la idoneidad del Tribunal Constitucional. Yo creo que esta Institución es ensalzada o defenestrada en sus sentencias, a conveniencia de los ojos e intereses de quien los mire. Así es y así será. Pero para hablar de eso, ya no me da más "el cuero".

Hasta otra oportunidad, compatriotas. Un abrazo fraterno.