miércoles, 6 de marzo de 2013

EL ALTO

Julio Ríos Calderón
jrioscalderon@hotmail.com

En la intensidad alteña y en marcada armonía con las montañas, existen lugares que constituyen auténticos centros de atractivo turístico. Es rica en fiestas y celebraciones. Es única en observaciones paisajísticas. El Huayna Potosí es una atracción de talla mundial. Su futuro está en la proyección turística. El nexo entre El Alto, Lago Titicaca y Tiwanacu, constituye un tópico importante para la promoción turística, y en la Escuela Municipal de Alta Montaña, la exquisita gastronomía, el rito andino a la Pachamama, los Kallawayas y las curiosidades como las chifleras y los remedios para el cuerpo y el alma, está la proyección turística del plan de progreso.

El Alto es una ciudad y municipio de Bolivia, ubicado en el departamento de La Paz, situada al oeste de Bolivia en la meseta altiplánica. Forma parte del Área metropolitana de La Paz, con la que forma la segunda aglomeración urbana más grande del pais despues de Santa Cruz de la Sierra. Se encuentra a una altitud de 4.070 msnm lo que la hace la segunda ciudad más alta del mundo. Tiene una población de 1.184.942 habitantes (2010). En la ciudad se encuentra el Aeropuerto Internacional El Alto y el Comando de la Fuerza Aérea Boliviana. Posee una gran actividad comercial minorista. En la ciudad hay 5600 pymes, fabricas y plantas de procesamiento de hidrocarburos, también es lugar de exportación de los recursos minerales del país y materia prima procesada, así como también es sede de la Universidad Pública de El Alto. El Alto cuenta con una orquesta sinfónica además de museos y otras instituciones culturales menores. Esta misma actividad comercial es la que la llevó a su desarrollo y éxito poblacional.

El Alto, capital de la calidad cultural trasmuta los asientos de adobe a la informática en la educación. ¿Y el arte? La demostración más objetiva de cómo hay docentes que aman su trabajo, porque aman las expresiones culturales. Los maestros de la escuela son, en su mayoría, quienes iniciaron un proyecto que hizo realidad la escuela de música, de ballet, de teatro, de artes plásticas, combinando el talento con las ganas de triunfar de la raza aymara.

El Alto "como centro emergente en el corazón de los Andes", refleja un crecimiento en el flujo de turistas de países vecinos, principalmente del Perú. Los meses más representativos de la temporada alta para el turismo receptivo son junio, julio y agosto, mientras que la temporada baja comprende los meses de abril, octubre y diciembre. La estacionalidad del turismo interno en la ciudad no tiene una tendencia acentuada, aunque por lo general los mayores flujos se concentran a fin de año y en épocas de vacaciones.

Es El Alto "junto a Santa Cruz de la Sierra" puerta principal de ingreso a Bolivia. Abre la ventana al turismo receptivo e interno, que por su carácter identificado en gritos de rebelión por circunstancias políticas las cierra con llaves poderosas. Poco a poco, empero, se aproxima al tiempo de convertirse en el escenario del progreso económico porque su acción permite entrever una solución para Bolivia.

La profundidad de su misma esencia la convirtió en la ciudad que es hoy. Su principal atractivo: la ubicación en la meseta más alta de Sudamérica, haciéndose extensivo su carácter andino de tesón y lucha que la muestran como el crisol de la nacionalidad boliviana. En el mes en curso celebra su aniversario y destaca la búsqueda de caminos de progreso, haciendo evidente el enclave de tradiciones enriquecidas en una historia sin fin.