domingo, 7 de abril de 2013

LOS PIRATAS CHILENOS DEPENDEN DEL TRATADO DE 1904

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

DIREMAR (Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima), embajador extraordinario y plenipotenciario, y demás BUROCRACIA plurinacional, solamente sirve para mantener "a flote" la esperanza chilena de que "Bolivia jamás tuvo mar"; o que "no lo recuperará mientras el Tratado esté vigente y sea eficaz jurídicamente".

Ahora bien, un hecho indiscutido y no advertido -hasta ahora-, es que los usurpadores costeros DEPENDEN DEL TRATADO 1904; DEPENDEN, de la vigencia y eficacia del mismo.

¿Y por qué los chilenos se hicieron DEPENDIENTES DEL TRATADO, si alegan tener una suerte de "pre-derecho" sobre lo que USURPARON (con anuencia de la rosca paceña-liberal-chilenófila)?

Sencillamente porque SIN el ILÍCITO TRATADO, podrían seguir conservando "posesión", como cualquier VULGAR AVASALLADOR en efecto puede (no es de sorprenderse). Pero el Tratado ese "los legitima" con respecto a "asímismos" (pues se reconocen USURPADORES), y con respecto al concierto internacional (intentando conservar su USURPACIÓN "justificada" con el uso de la fuerza y con la corrupción de la rosca paceña-liberal chilenófila). En sí, el Tratado ese, les hace creer su mentira, el Tratado ese, es su fundamento psicológico de "conquista".

Por otro lado. La posición de conservar el Tratado de 1904 ("renegociándolo") y la posición de un tratamiento multilateral de las relaciones, que asume el Gobierno Plurinacional (y asumieron pasados gobiernos), no son del todo inútiles. Sobre todo tiene y tendrá un provechoso efecto interno, pues a quienes en su momento decidan soberanamente virar la política marítima, les servirá de parámetro de diferencia, con respecto al pasado y al presente CÓMPLICES CON LOS PIRATAS USURPADORES.

Y una vez restaurada la República (secuestrada en 2003), imperante el nuevo orden social, el nuevo Gobierno DEBERÁ LIQUIDAR EL TRATADO de forma UNILATERAL, e inmediatamente interrumpir los artificiales desvíos chilenos (Lauca, Silala), conscientes y dispuestos a asumir las consecuencias de tal soberana determinación.