jueves, 11 de julio de 2013

COMPLEJOS PRODUCTIVOS EN LA ECONOMIA

Mike Gemio Perez
mgemio@hotmail.com

El Gobierno Nacional a través del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural a estado implementando criterios de intervención de política pública a través del enfoque de "Complejos Productivos", mismo que vienen siendo un enfoque diferente al de los "Clusters" o "Cadenas Productivas", las mismas que se han convertido en un razonamiento común, en los países de la región, cuando se habla de procesos de industrialización y/o cambio de la matriz productiva.

Para el caso de los Clusters, el Profesor Michael E. Porter de la Escuela de Negocios de Harvard (Harvard Business School) y la Universidad de Harvard, conjuntamente el Instituto de Estrategia y Competitividad, generaron el concepto de clúster que puede traducirse de la siguiente manera "un Clúster es una concentración geográfica de empresas, instituciones y universidades que comparten el interés por un sector económico y estratégico concreto. Estas "asociaciones" generan una colaboración que permite a sus miembros abordar proyectos conjuntos de todo tipo, desde actividades de difusión y fomento del sector, hasta proyectos de I+D+i, o de creación de capacidades compartidas"[1] .

Sin embargo, también cuando se hace referencia al criterio del Profesor Porter sobre los cluster, es necesario hacer notar otros elementos asociados a este concepto, como es el caso de ¿Por qué un cluster?, ¿Qué características tiene un Cluster? ¿Qué ejemplo de otros países nos pueden ayudar a comprender mejor los Cluster?

Cuando la preocupación de un gobierno, está orientada a resolver problemas de productividad dentro de su territorio, es bueno tratar la primera pregunta del párrafo anterior, es decir, determinar las razones fundamentales para establecer un cluster en un determinado territorio, al respecto las generación de sinergias, el impulso de la innovación, la mejora de la competitividad, la promoción del sector y la defensa de sus intereses son la razón de ser de los clusters y la base de su importancia para la economía de una región y su crecimiento socio-económico, representan las bases por las cuales se explica su necesidad.

Para precisar las características que puede identificar de manera concreta, un cluster se puede precisar bajo los siguientes aspectos generales, tales como, concentración geográfica de la actividad económica, especialización en un sector económico concreto, efecto derrame, pues su actividad beneficia a toda la región, Triple Hélice: sistema administración-universidad-empresa y Equilibrio entre competencia y colaboración por parte de sus miembros. Todos estos elementos convierten a los clusters en entidades "vivas" convirtiéndose en elementos dinámicos de la economía, generadores de oportunidades, empleo y riqueza.

La mayoría de los Estados miembros de la UE están actualmente desarrollando e implementando políticas de clusters, tanto a nivel nacional como regional, como parte de su política para responder a los objetivos de la "Estrategia de Lisboa"[2], por otro lado, el Observatorio Europeo de Clusters ha calculado que el 38% de los trabajadores europeos trabajan en empresas que participan en algún cluster. Asimismo, ha identificado más de 2000 clusters regionales en 258 regiones analizadas.

Un ejemplo para citar, entre muchos, está la Plataforma tecnológica Manuf@cturias de la Region de Asturias en España que es una iniciativa regional alineada con la plataforma europea MANUFUTURE, la empresa industrial asturiana es la protagonista fundamental de esta plataforma, y a través de ella tiene oportunidad de acceder a la vanguardia tecnológica que se está definiendo actualmente en Europa.

Es una oportunidad para diferenciarse tecnológicamente y para participar muy activamente en el Programa Marco de I+D de la UE, además, es un foro donde se facilita el intercambio de experiencias y conocimientos entre diversos sectores industriales, así como el acercamiento a la Administración Pública, la Universidad y los Centros Tecnológicos, en definitiva, lo que se persigue es la renovación, la reactivación y la reestructuración de sectores industriales tradicionales a través de una estrategia basada en la investigación y la innovación, capaz de acelerar la transformación de la industria asturiana.[3]

Otro ejemplo para citar es el de "Turistec", que es un clúster de empresas e instituciones dedicadas a la producción e implantación de soluciones tecnológicas para el sector turístico. Con sede en las Islas Baleares, este clúster reúne un know-how equivalente a más de setecientos años de experiencia en desarrollos y mejora de destinos turísticos y tiene el aval de una amplia cartera de clientes líder en hostelería, transporte aéreo, transporte marítimo, TOC (turismo, ocio y cultural), oferta complementaria, agencias de viaje y prácticamente la totalidad de la cadena de valor de la industria.[4]

COMPLEJOS PRODUCTIVOS

La diferencias entre los criterios usados por el actual gobierno y los que ya tienen una tradición regional y mundial, en alguna medida, es que bajo la lógica de un Modelo de Económico Plural, como el que se viene implantando, es que "existe una priorización del ser humano como fin último de la intervención económica plural del Estado, con una valoración y reconocimiento de la organización económica comunitaria, a través de principios de complementariedad reciprocidad, solidaridad, redistribución, igualdad, seguridad jurídica, sustentabilidad, equilibrio, justicia y transparencia", ya entrando en el estudio y análisis de las diferentes intervenciones, las cuales tiene el Ministerio cabeza de sector y sus entidades desconcentradas y descentralizadas, se podría entrar en un debate en "cuan cierto y operativo es esta óptica" y cual el nivel de beneficio especifico que tienen los habitantes de nuestro país respecto al cambio de intervención, sin embargo , no es un propósito del presente artículo demostrar la efectividad de este criterio sino de describir la lógica de estas intervenciones y que el mismo pueda servir de base para un estudio mucho más profundo.

Son varios los intentos para poder describir un concepto "lo más aceptado posible" dentro de las filas gubernamentales, respecto a estos "Complejos Productivos", para revisar algunos, el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, en su Plan Sectorial lo ha descrito como un "Proceso de transformación de las relaciones sociales de producción que ocurren en determinadas concentraciones sectoriales y en distintos niveles geográficos y territoriales; donde los actores de la economía plural, pertenecientes a uno o más sectores productivos, en coordinación por la priorización del Estado, promueven el desarrollo de su sector y del cambio de la Matriz Productiva; se articula, interactúan, comercian, compiten y se complementan, construyendo una nueva fuerza que privilegia al ser humano, a partir del ejercicio pleno de sus derechos y de y de una relación respetuosa con el medio ambiente"; por otro lado la Ley del Complejo Productivo de la Caña de Azucar, del 13 de noviembre de 2012, en su Artículo 4, definiciones, describe que "el Complejo Productivo de la Caña de Azúcar: Es el conjunto de actores, actividades, estructuras y relaciones que comprenden la producción, transformación y comercialización de productos principales y subproductos, trascendiendo territorios". Esto entre los criterios más importantes dentro del sector o los que de alguna forma, han tenido alguna fuerza legal que pueda ayudar en su ejecución.

Tomando en cuenta las afirmaciones antes descritas, el Estado Boliviano ha orientado sus recursos a tres tipos de intervenciones enmarcadas en este concepto de Complejos Productivos, la primera es cuando el "Estado es un Interventor", y centra los esfuerzos en una participación activa, es decir, que dentro de un determinado complejo, el Estado se convierte en un participante y competidor más, con la finalidad de organizar ciertas "relaciones injustas", que claramente se ven materializadas en la creación de empresas públicas que pueden considerarse como una voluntad política del Estado por pertenecer a ciertos complejos que requieren este tipo de intervención.

Por otro lado, está la intervención clásica de los últimos gobiernos, un "Estado Regulador", la cual no ha sido desestimada por el actual, se trata de las intervenciones regulatorias, que buscan a partir del control de la normativa y las leyes generadas desde el poder ejecutivo, la generación de reglamentaciones tanto en los aspectos macro y microeconmicos de estos complejos productivos, aprovechando además un diseño institucional de las Entidades del Estado preparadas organizacional, administrativa y presupuestariamente para afrontar esta intervención con ciertos niveles de eficiencia, no los requeridos, pero si los suficientes para poder seguir haciendo funcionar una sinergia que viene desde hace muchos años.

La tercera, que representa un hibrido de intervenciones nuevas con intervenciones que ya se han hecho durante muchos años en el Aparato Público e innovaciones del actual, es la de un "Estado Promotor", el cual direcciona la inversión pública a grupos específicos de estos complejos productivos que representan ciertos compromisos políticos o que en base a criterios mas técnicos, se determina el apoyo del gobierno a un determinado actor, con la finalidad que este apoyo podrá tener un efecto multiplicador en los demás actores, principalmente en los beneficios que hay por las relaciones entre estos y las relaciones con otros Complejos.

ACTORES, FASES Y CONDICIONES

Para continuar con una explicación sobre este tema, considero necesario hacer una especificación sobre quiénes son estos "actores", y por tanto componentes vivos de estos Complejos Productivos Integrales, según la terminología del Ministerio de Desarrollo Productiva y Economía Plural, se han tratado de tener a micro, pequeñas, medianas y grandes Unidades Económicas, ya sean estas comunitarias, estatales y/o privadas. Por otro lado se ha visto también de tomar en cuenta a cooperativas, asociaciones, federaciones, cámaras de productores y empresarios, y por supuesto a instancias no involucradas en el proceso mismo, pero si representan estratégicos a la hora de producir más y mejor, es decir, entidades financieras, Gobierno Subnacionales (Gobiernos Autónomos Municipales, Gobiernos Autónomos Departamentales, Gobiernos Autónomos Regionales y Territorios Indigenas Originarios), universidades e institutos técnicos, centros de capacitación empresariales, centros de extensión tecnológica, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil y otros relacionados con la producción de productos y la prestación de servicios.

Por otro lado es también importante identificar cuáles son las fases específicas que componen los complejos productivos, mismas que son desde la recolección, extracción, producción primaria, almacenaje, transformación, diseño, industrialización, distribución, comercialización, actividades relacionadas con la producción, apoyo logístico, innovación, investigación, educación, financiamiento entre otras.

Por otro lado, las condiciones básicas de producción vinculadas a estos "Complejos Productivos Integrales", tienen una serie de necesidades respecto los factores conexos a las mismas entre los que se destacan: la infraestructura, obras civiles, caminos, servicios básicos y otros que faciliten y/o posibiliten el normal desenvolvimiento y desarrollo de los actores que participan dentro los complejos.

Estos actores adicionalmente deberán tener acceso a la información, talento humano, asociatividad, tecnología, recursos financieros, normativa vigente y régimen fiscal, características de la región geográfica (vocación productiva, recursos naturales y concentración de actores).

A MANERA DE CONCLUSIONES

Uno de los elementos que pueda crear confusión por la similitud y la frecuencia con que es usado, tanto en la lógica de Clusters y de Complejos productivos Integrales, es el termino geográfico, es decir, la necesidad que existe de un área geográfica que comprenda a todos los actores, sin embargo se ha visto necesario hacer notar que la para los complejos, existe una trascendencia de gobiernos territoriales y que entre los mismos existe una colaboración entre actores político-territoriales, independientemente de que actor se esté involucrando, en esta misma lógica, las instancias subnacionales generan sinergias colaborativas entre las mismas.

Este relacionamiento político facilita, en alguna medida, las formas asociativas entre unidades económicas y sus procesos de creación y desarrollo de estas formas asociativas o de una acción colectiva que puede beneficiar al conjunto de los asociados, así como los vínculos e interrelaciones con actores públicos, sociales, privados y de la cooperación.

Es claro que a través de lo redactado en párrafos anteriores, el interelacionamiento entre los ministerios inmersos en la parte productiva (Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, El ministerio de Economía y Finanzas Públicas y otros) con todas las instancias Municipales y departamentales se vuelve un instrumento vital para la aplicación de criterios basados en Complejos Productivos Integrales, que en alguna medida se pueden materializar a través de fondos concursales y/o fondos Concurrentes entre Municipios, asociaciones de productores o cooperativas; acciones que son, por el momento, muy tenues dentro de las estrategias del gobierno nacional, pero que actualmente se viene llevando a cabo, como es el caso de PROBOLIA, que viene ejecutando recursos provenientes de la Unión Europea y que desde el 2011 se han presentado más de 600 proyectos que son bajo la modalidad de fondos concursales.