domingo, 7 de julio de 2013

CONDENADOS

Carlos Meleán
cmelean@msn.com

Del mismo modo, aseveró que con la restricción del vuelo de Morales se violó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que reconoce varios derechos, ente ellos: el derecho a la vida y a la seguridad, así como también se infringió la Convención de Viena sobre Inmunidad Diplomática, que señala la inviolabilidad del avión presidencial, y de la Convención de Nueva York, que califica a los jefes de Estado como personas que deben ser protegidas internacionalmente, entre otras normas." Dicen que LLorenti dijo...

Realmente hay que deleitar todo lo dicho... es la prueba de lo que es nuestra política un asco, algo repugnante, donde las cosas son manipuladas y los propios actos no existen ni existieron, sin importar si estos actos fueron más criminales que la restricción de un vuelo. "el derecho a la vida y a la seguridad," seguramente que recién en estos días aprendió estas diez palabras, porque cuando estaba en Bolivia ni las conocía, claro porque en ese entonces se rompió la cadena de mando y todo se convirtió en un caos donde nadie es responsable de nada, y claro como algo así puede pasar, seguramente que pasó entre franceses, portugueses y españoles, y se puede entender, porque no todos hablan el mismo idioma, cosa que en nuestro caso no se puede decir, claro que lo que si sabemos es de que nuestros políticos no dominan el idioma que hablan, pero esto no puede ser ni excusa ni explicación.

Asi que no solamente condenaron ante los grandes del planeta lo que le hicieron y todos callaron por todas las cosas que pasan en nuestro país, pero en fin ya sabemos que "el derecho a la vida y a la seguridad," no es más que una mentira usada según las necesidades políticas del momento. Y los condenados condenan y los criminales se convierten en víctimas y los malos lloran, como ese entonces Banzer cuando lo obligaron a dejar el poder, y el pueblo cae en la trampa y pierde la poca razón que le queda y la historia acaba, acaba como siempre mal para el pueblo, pero para esos condenados corruptos que gobiernan estas tierras en su mundo virtual, todo un éxito.

Los malos, es decir los malos, se pasaron de la raya, y hay que condenar no solamente el acto sino todo aquello que los llevó a hacer algo así. Los presidentes, sean estos buenos o malos, pertenecen a otro grupo humano, a ese que puede darse el lujo de hacer lo que sea sin importar ningún derecho a la vida, porque ellos lo pueden explicar todo y a ellos hay que creerles todo, porque son los mandatarios, de pueblos que los elijieron, sin importar si estos pueblos son oprimidos o no. OK como no todos podemos ser mandatarios pues la jodimos y seguramente que a nadie le interesa nuestros derechos escritos en tantos, miles de libros, en diferentes idiomas, y en todas partes es lo mismo, porque unos cuantos son los que hacen la realidad tal cual es y nos venden su abstracta, es decir como la realidad no es.

Condenados, atrapados en un juego imbécil, donde nos usan, donde no jugamos ningún rol, porque a eso fuimos reducido a ser el adorno de algo llamado democracia y como los adornos solo adornan o pueden romperse, entonces no pasa nada, y así volvemos por el camino ya miles de veces recorrido.

Hay que condenar que inhumanos gobiernan y la ONU y todos esos organismos internacionales no son nada más que un show, para hacernos creer que en este mundo hay justicia y que al final los buenos siempre ganan.

Condenados, condenados por nuestra indiferencia e ignorancia y mientras no cambiemos nuestra forma de ser, seguiremos siendo nosotros los condenados.