viernes, 19 de julio de 2013

EL REY DESNUDO

Centa Rek López
rcenta@hotmail.com

A todos los bolivianos nos desagradó el incidente por el que tuvo que pasar el presidente Evo Morales cuando a su retorno de Moscú le fue negado el tránsito aéreo por algunos países europeos. Más allá de los antecedentes que incitaron este penoso momento, consideramos que era un ocasión propicia para reflexionar sobre los derechos y salvaguardas de los que deben gozar no sólo los presidentes de la comunidad internacional sino todos los ciudadanos del mundo que en pleno siglo XXI buscamos profundizar nuestro derecho a la vida, la seguridad y libertad de expresión y locomoción.

Sin embargo, el mentado episodio no cumplió su cometido y decantó en ideas trasnochadas, que hoy por hoy, nos dejan un sentimiento de malestar e incluso de vergüenza, por la forma en que el tema pretende ser usufructuado por el gobierno de Bolivia, ávido de publicitarse sin reparar en los medios que elige para estos fines.

Todavía tenemos el tufo de resaca que han dejado los afanes de reuniones, declaraciones e interpelaciones de los presidentes de la Unasur, quienes no se circunscribieron a la vía de reclamo diplomático, que era la indicada, sino que intentaron ideologizar y politizar el impasse sufrido por la aeronave boliviana, planteando de cara al mundo un brote que rememore la "guerra fría" que por supuesto no tenía elementos para producir una epidemia a nivel mundial y que por ende quedó abortado sin mayores consecuencias. Estamos seguros que un reclamo ceñido a la estricta formalidad del plano diplomático hubiera tenido un efecto más reflexivo y de mayor impacto en la opinión pública mundial, pero el Ejecutivo de nuestro país optó una vez más por buscarle cinco pies al gato, cayendo por ende en una deformación no sólo discursiva sino incluso de los valores que debemos esgrimir en circunstancias como la que teníamos en el presente.

Como coronario de esta situación y graficando los excesos en el tratamiento del tema en cuestión, el Vicepresidente, procedió a forzar algunos conceptos en un intento de hiperbolizar el percance que enfrentó el presidente Morales. Es así como en un discurso y comunicación subsecuente pasó a discurrir sobre este hecho utilizándolo como un emblema de resistencia al "imperialismo mundial" y calificando al Presidente como el símbolo de esta "lucha" supuestamente librada desde los aires y el Palacio Quemado.

Textualmente: (La Paz).- "A los que querían escarmentar al presidente Evo (Morales), no lo han escarmentado, al contrario, el liderazgo del presidente Evo internamente se ha potenciado, porque Evo internamente es Bolivia, porque representa la unidad de una patria (…) y externamente el Presidente Evo hoy es el símbolo del antiimperialismo mundial", manifestó el Vicepresidente del Estado.

Estas palabras fueron expresadas en presencia del propio presidente Evo Morales, y de otros ministros, quienes se refirieron al "secuestro" que supuestamente sufrió el mandatario. Por supuesto que la arenga estuvo cargada de términos como colonialismo – imperialismo, invasión europea y alusiones a la "gran civilización comunitaria" del pueblo boliviano, tomada como una "estructura comunitaria".

García, intentó generar toda una cosmovisión sobre el incidente aéreo, buscando recrear una faceta del "brutal colonialismo europeo" que habría mostrado sus tentáculos en el episodio vivido por el Presidente boliviano.

La mitificación del hecho repasó los alcances del "colonialismo externo e interno y el neocolonialismo" como sistema, que en opinión del disertante "todavía mantiene la exclusión cultural, política, económica de las naciones indígena originarias".

El Vicepresidente intentó aterrizar en el hecho de que el gobierno de Morales, estaría eliminando en el presente el mentado colonialismo con la inclusión de "obreros, indígenas, jóvenes, vecinos que han sacado a esa casta subordinada y han colocado por primera vez, desde tiempos de Manco Inca, en América Latina un presidente indígena y un gobierno de movimientos indígena originarios", situación muy básica y que no ofrece mayor sustento, puesto que la sola pertenencia a un origen étnico no garantiza el generar un espacio de inclusión y participación paritaria de todos los actores y agentes sociales. Pero en la banalidad del discurso este sería el motivo por el que supuestamente el Presidente fue "secuestrado" y fungió de "rehén" en el espacio aéreo europeo, simplificación discursiva que llevó a plantear a que por este simple hecho se convierte en "líder y ejemplo de descolonización para otros pueblos y países del mundo".

Ante estas enrevesadas deducciones, nos preguntamos: ¿Qué está pasando en el Palacio de Gobierno? ¿Por qué algunas autoridades pilotean y sobrevuelan con ideas rasas y peregrinas, con la intención de hacernos arribar a conclusiones sofistas a partir de un episodio que tiene otros elementos de análisis serio que deberían haber sido explotados para bien de propios y extraños?

Esta forma de recrear una crónica amarillista nos parece de muy mal gusto, nos avergüenza inclusive, pues delata la intención de mostrarnos como un país de ignorantes que hasta se pueden creer que van a exportar el cuento de que el Presidente fue "secuestrado" por anti imperialista.

Estos "cuentos" mal contados, en vez de generar una opinión favorable al Presidente, le quitan créditos y lo colocan en un plano de actor de telenovela barata. Así no se construye un liderazgo sino todo lo contrario, se hacen culebrones ideológicos que desencantan a los pueblos y producen hilaridad en los espectadores de países vecinos.

Pero como el Vicepresidente es un hombre ilustrado y los ministros que también corean estos criterios no son personas que ignoren los efectos que este tipo de aseveraciones pueden provocar, nos preguntamos cuál es la intención que los incita a expresarse de tal manera que ridiculizan al Presidente.

La respuesta es simple, no tiene mayores rebusques: el Presidente Morales es un verdadero rehén de los halagos y adulos fáciles del que echan manos los cortesanos que tienen la intención de lisonjearlo. Penosa manera de ganar sus favores y destruir toda posibilidad de que este llegue algún día a ejercitar un verdadero y real liderazgo.

En realidad como en la conocida fábula, los aduladores le dicen a su rey al unísono "que está vestido" cuando en realidad lo exponen "desnudo" ante los ojos del mundo.