jueves, 5 de septiembre de 2013

BOLIVIA Y EL COMERCIO MUNDIAL

Eduardo Campos Velasco
eduardocamposdc@yahoo.es

(La economía boliviana representa menos del 0,07% del comercio mundial)

Contrariamente a lo que algunos sostienen – que el libre mercado está en decadencia - las cifras económicas nos muestran todo lo contrario. La expansión del comercio a nivel mundial es cada vez más intensa y las economías nacionales y regionales se esfuerzan en mejorar su inserción a los circuitos económicos mundiales, factor del que dependen en gran medida los niveles de desarrollo y bienestar de sus sociedades.

Datos del comercio mundial para la gestión 2012 establecen que la economía China ocupa el primer lugar en exportaciones con total de 2.049 mil millones de $us.; 502 mil millones de dólares más que los Estados Unidos que ocupa el segundo lugar con 1.547 mil millones de $us. En la lista de las 10 economías más exportadoras se encuentran: Alemania con 1.408 MM $us., Japón con 799 MM $us., los Países Bajos con 656 MM $us., Francia con 570 MM $us., Corea del Sur con 548 MM $us., Rusia con 529 MM $us.), Italia con (501 MM $us.) y, el Reino Unido con 469 MM $us.

En el caso de los países sudamericanos, Brasil encabeza la lista de los países más exportadores con 243 MM $us., seguido de Venezuela con 97 MM $us., Argentina con 81 MM $us., Chile con 79 MM $us., Colombia con 60 MM $us., Perú con 46 MM $us., Ecuador 24 MM $us., Bolivia con 11, Uruguay con 9 y Paraguay con 5. MM $us. respectivamente.

Comparativamente, las economías desarrolladas superan de lejos los niveles alcanzados por las economías sudamericanas, incluso el Brasil, el más importante exportador de la región, no se acerca a los niveles de Rusia, Italia o el Reino Unido; pero a su vez comparando las exportaciones del Brasil en relación al resto de Sudamérica se observa que solo Brasil exporta tanto como las economías de Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Uruguay y Paraguay juntas.

Venezuela que ocupa el segundo lugar en exportaciones con 97 MM $us., está lejos 2 veces y media del Brasil; Argentina, en el tercer lugar (con 81 MM $us.) exporta 3 veces menos que el Brasil y está muy próxima a los niveles de Venezuela; sin embargo, a diferencia de Venezuela, que centra sus exportaciones básicamente en hidrocarburos, Argentina tiene una fuerte base en la producción de alimentos.

Entre las exportaciones más pequeñas: Bolivia, Uruguay y Paraguay, con 11, 9 y 5 respectivamente, la diferencia radica en que Bolivia concentra un 85% de sus exportaciones en gas y minerales y, en el caso de Uruguay y Paraguay, siendo más pequeñas, basan fundamentalmente en exportaciones de alimentos.

En cuanto a la importaciones a nivel mundial, el primer lugar ocupa los EE UU, con 2.334 MM de $us., seguido de la China con 1.818 MM $us., existiendo una diferencia de 516 MM de $us., entre una y otra, lo que nos muestra que los EE UU, sigue siendo el principal consumidor del mundo.

Mucho más abajo están Alemania (1.168 MM $us.), Japón (886 MM $us.), Reino Unido (681 MM $us.), Francia (6674 MM $us.), Países Bajos (591 MM $us.), Corea del Sur (520 MM $us.), Hong Kong (505 MM $us.) e India (489 MM $us.)

En Sudamérica, Brasil encabeza el ranking con 233 MM de $us.; seguido muy de lejos por Chile (79), Argentina (69), Venezuela (59), Colombia (59), Perú (43), Ecuador (25), Uruguay (12), Paraguay (11) y Bolivia (8).

La relación: exportaciones – importaciones (balanza comercial) nos muestra que la China es la economía desarrollada que tiene saldo a favor de 231 MM $us. Los EE UU, por el contrario, tiene un saldo en contra de 788 MM $us.

En el caso de las economías sudamericanas, Brasil el más importante exportador e importador, tiene una balanza comercial a favor de 10 MM $us.; Chile mantiene un equilibrio en cero; Ecuador, un déficit de 1 MM $us.; Uruguay déficit de 3 MM $us.; Paraguay déficit de 6 MM $us.; Bolivia mantiene un saldo a favor de 3 MM $us.

A manera de conclusión podemos evidenciar que las economías sudamericanas, pese a pasar por un buen momento, están lejos de compararse con los principales países importadores y exportadores. Brasil, se constituye en la principal economía sudamericana que ha superado el rango de los 200 MM de $us., tanto en exportaciones, como en importaciones. Chile, Venezuela, Argentina, Colombia, Perú y Ecuador, muestra un significativo ascenso y, Bolivia, Uruguay y Paraguay, aún no han superado la barrera de los 15 MM de $us.

En el caso particular de Bolivia, con una balanza comercial favorable de 3 MM de $us. (11 MM $us., exportaciones y 8 MM $us., importaciones) está lejos que compararse con las economías de sus principales vecinos (Brasil, Argentina, Chile y Perú).

La exportaciones de Bolivia (11 MM de $us.) representan el 0.12% de las exportaciones de los 10 países más desarrollados del mundo y el 1.67% de las exportaciones de los países sudamericanos. En lo referente a importaciones, los 8 MM de $us. de Bolivia, representan el 0,08% del volumen de importaciones de los 10 países más desarrollados y el 1,33% de las economías sudamericanas.

Está claro que la condición de país mediterráneo afecta significativamente al nivel del comercio internacional del país, factor al que se suma la falta de políticas de estado que apunten a mejorar sus las relaciones internacionales, más allá de afectos y desafectos de orden político – ideológicos. Queda evidente que Bolivia requiere mejorar su relacionamiento comercial con el mundo que le permitan elevar sus niveles de exportaciones y a la vez, la generación de riqueza. Solo elevado sus niveles de producción y productividad la economía boliviana estará en condiciones de generar los excedentes necesarios que permitan superar los niveles de pobreza y desigualdad que históricamente nos aquejan. Apostar por la producción, con planes y proyectos sustentables que aprovechen eficientemente los extraordinarios recursos naturales que se disponen, puede garantizar un futuro de bienestar que todos esperamos que algún día se haga realidad.

Bolivia - en su política exterior - antes que acuerdos ideológicos, debe esforzarse en alcanzar convenios destinados a mejorar su relacionamiento económico y la recuperación de su cualidad marítima, factor este último que (entre otros), se constituye en un impedimento para una efectiva integración de Bolivia con las economías del mundo.