miércoles, 23 de julio de 2014

SIN DEBATE


Paúl Antonio Coca Suárez Arana
Twitter: @paulcoca

No hay punto de comparación entre la forma de hacer política y manejar las campañas electorales en Estados Unidos y en Bolivia, puesto que en el país del norte se tiene a los electores informados, los debates son constantes y los mismos definen candidatos ganadores, se presentan planes de Gobierno serios y coherentes, no se tiende a improvisar, los gastos en campaña son transparentados por los candidatos, entre otras características.

Una enorme diferencia entre ambos sistemas es que en Estados Unidos el voto es facultativo y no obligatorio; en Bolivia el voto es obligatorio y no optativo, y el día del sufragio se paraliza al país ya que se prohíbe la circulación de vehículos y de toda actividad que pueda "entorpecer" el proceso electoral, además de aplicarse sanciones y multas económicas a quienes se abstengan.

En nuestro país, los seguidores del Presidente Evo Morales han anunciado que, así como lo hizo en 2009, no va a debatir con ningún candidato de oposición (aunque algún candidato masista al Senado diga lo contrario), recordando que en 2005 -cuando era opositor-, el ahora Presidente también rechazó debatir con los demás candidatos, y su inasistencia a foros y debates fue la característica desde entonces. Ya van tres Elecciones (2005, 2009 y 2014) y aún no se ha visto al Presidente en un debate con otros candidatos, siendo que el debate siempre ha sido una característica elemental de una campaña electoral. Pero es de hacer notar que el mismo caso aplica al Vicepresidente García Linera, dejando el debate a los candidatos masistas a la Asamblea Legislativa Plurinacional, pero el pueblo quiere ver a los principales candidatos en acción.

En política se maneja la teoría de que "quién está primero en las encuestas no va a debatir con los que están debajo", pero en Estados Unidos no es así, ya que el Presidente que aspira a la reelección, debate con el otro candidato. Si bien en tal país se presentan una docena de candidatos, solamente dos son los importantes: Demócratas y Republicanos, y los debates son esperados por el electorado ya que marcan pautas e, inclusive, definen ganadores, generando la atención de la opinión pública tanto nacional como internacional.

Pero hay que recordar que cuando en 2002 los principales candidatos a la Presidencia eran Gonzalo Sánchez de Lozada (MNR) y Manfred Reyes Villa (NFR), entre ellos hubo un debate, y Evo Morales que postulaba por primera vez con el MAS reclamaba el haber sido excluido del mismo, siendo que se encontraba tercero en las encuestas. En esa ocasión, era constante su asistencia a foros y debates ya que era el medio en el cual daba a conocer su propuesta pero, una vez estando de primero, ya no quiso debatir.

Debemos ser francos al decir que este 2014 habrán debates a lo largo y ancho del territorio nacional, organizados por periodistas, universidades y organizaciones diversas, en donde se invitará a Evo Morales a debatir, pero no asistirá. El debate será entre los partidos opositores.