jueves, 7 de agosto de 2014

MAS ALLA DE LAS ENCUESTAS, ¿CUALES SON LAS TENDENCIAS?


Jaime Chumacero López

En este proceso eleccionario que vive Bolivia, con vistas a las elecciones de octubre próximo, empezamos a realizar las cábalas,  a fin de determinar las ubicaciones y resultados que se obtendrán en dicho acto eleccionario.

Hasta ahora no se conoce a ciencia cierta cuanta es la cantidad de electores, dado que el padrón biométrico, sigue siendo un secreto y el Tribunal Supremo electoral, no está cumpliendo con el derecho y deber político de los ciudadanos, al no publicar dicho padrón, tal y como lo hacen en los otros países, en los mismos que se encuentran en detalle a las personas habilitadas para sufragar (les adjunto el enlace http://www.tse.go.cr/descarga_padron.htm como ejemplo), dicho conocimiento está abierto para todo el mundo; sin embargo esto no ocurre en Bolivia, donde el abuso de autoridad, permite que incluso se eche por la borda procesos tan importantes como los censos de población y vivienda,  desconociéndose incluso la verdadera cantidad poblacional existente en Bolivia, pero como el transcurrir de la vida continua y así lo entienden los que manejan el aparato estatal, de error en error, se vienen articulando y armando las cosas, sin importar ya el error primigenio, ahora importa el error del error y así sucesivamente, en una marcha absolutamente torpe en el manejo estatal.

Según los datos primiciales, arrojados por la entidad electoral, el padrón, se encuentra compuesta por 5 millones de electores a nivel nacional, los mismos que se encuentran habilitados para sufragar sus votos; por lo tanto en cuestión de encuestas y percepciones de voto, este es el universo poblacional, del cual se extrae una muestra, a fin de conocer las tendencias existentes de preferencias, tanto de los candidatos a diferentes cargos públicos, así como de los partidos políticos que participan en ella.

Pues bien bajo la anteriores consideraciones, y realizando un seguimiento de las encuestas realizadas hasta el presente, tanto en publicación de prensa escrita, así como en otros medios de comunicación, encontramos los estudios realizados sobre intencionalidad de voto, los mismos que se encuentran detallados en la siguiente tabla.

Tabla se seguimiento a algunas encuestas de intenciones de votos

Lastimosamente no todos los estudios cuentan con la información de cantidad de muestra o encuestados, sin embargo de aquellos que si cuentan, colegimos que la cantidad usualmente adoptada por las empresas se encuentra entre los 4 a 5 entrevistados por cada 10 mil personas;  la variabilidad es inmensa, demostrándose que la mayor sensibilidad e inestabilidad se encuentra en el partido que cuenta con la mayor intencionalidad de votos, dados sus altas y bajas, y al parecer a menor preferencia, mayor estabilidad, tales son los casos referidos a aquellos que no sobrepasan el 10 por ciento o se encuentran estancados en el 5 por ciento.

Lastimosamente también, no se detallan los porcentajes de los indecisos, este es un elemento clave, dado que estos inclinan la preferencia de voto, no necesariamente por el de mayor preferencia, sino que se encuentran a la espera de alguna manifestación o declaración o sorpresa, de los postulantes, a fin de decidir su voto.

Una cuestión altamente importante, es el hecho de la duración del proceso de levantamiento de estas preferencias, dada la extrema y ágil dinámica política; un estudio que se realizó el en el transcurrir de más de 5 días, puede caer en la intemporalidad de la decisión adoptada en otro momento,  levantar los datos en más de 3 días, procesarlos en otros 2 días, conllevan, posiblemente cambios en el momento de publicar los resultados, dado que esta estaría expresando un pasado que no coincide con el momento actual.

Esto está presionando a las entidades de estudios, a que sean más ágiles y prontos, dado que incluso estarán sesgando la información, haciendo que sean unos meros y tristes presentadores de noticias pasadas, sin considerar el actual momento.

Peor aún, sería la situación de tales empresas, en la agilidad de conocer las preferencias, tras el desarrollo de eventos de debates, hoy olvidados en Bolivia, ya que al parecer se estaría sobreponiendo a estos, las cobardías, miedos o incapacidades de alguno de los candidatos. Los debates son sinónimo de capacidad de transmisión de ideas, capacidades de presentación, de tolerancia, donde lo mejor es expresado por el mejor, que ha internalizado su programa y es capaz de manifestarlo y defenderlo. Este tipo de debates, con seguridad conlleva cambios inmediatos en las tendencias; convirtiendo a estos tipos de encuestas y sus tendencias en un seguimiento interesante de preferencias, y no como ahora aburridos, inciertos y sesgados (debidos a su impertinencia temporal).

No obstante, de lo anteriormente manifestado, si pretendemos hacer una lectura de las tendencias de preferencias en los votos, en función de aquellas encuestas que he podido encontrar, podría definir los siguientes: considerando el tiempo de actividad política de cada uno de los que se encuentran en la compulsa electoral, se manifiesta un serio problema para el candidato del MSM, dado que no puede superar el umbral del 6 por ciento, con más menos 2 puntos porcentuales; en similar situación se encuentra el candidato del UN, el mismo que no muestra mejoría, en función del efecto causado por su alianza con los demócratas, y más bien al parecer tiende a bajar más, y en el mejor de los casos para dicho candidato es estabilizarse en torno al 15 por ciento.

En el caso del candidato de mayor preferencia, tampoco podríamos decir que le va de maravilla, al parecer habría alcanzado su techo máximo el cual estaría bordeando el 55 por ciento, y esto es de pesadilla, considerando la aprobación a su gestión el mismo que supera el 69 por ciento, esto demuestra la clara diferencia en la lectura que tiene el electorado, de diferenciar la gestión (como conjunto de decisiones más allá del simple candidato), al propio candidato, al parecer esta lectura estaría definiendo, que la gestión podría ser mejorada y en el peor de los caso mantenida a partir también de un nuevo conductor.

El candidato Tuto Quiroga es la incógnita, dado que no es lo mismo que Juan o Samuel, estos han estado trabajando y de manera constante en política y cuentan con sus respectivos partidos políticos, además con estructuras bien definidas, el caso de Tuto no es así; por  ello no podemos afirmar nada, dado que también recién empieza, y se encuentra fuera del análisis en este momento.

Las cosas están así planteadas, ahora con seguridad va a existir el tira y afloja en las intencionalidades de los votos, principalmente entre los de la oposición, a objeto también de determinar el apoyo de ese importante porcentaje de indecisos, quien exprese la mejor diferenciación frente al candidato mayoritario, con seguridad será el que se lleve no solo esa indecisión, sino que incluso arrebatará intenciones, por ello es necesario que ya!!! y ahora entren en el terreno del debate; este solo espacio permitirá la plena diferenciación del candidato mayoritario, dado el miedo de este a debatir, en este momento es tan solo de ellos, después de haber pasado por ese ese tire y afloja del proceso de gestación de alianzas, donde no precisamente prima el interés colectivo, sino el interés particular, ahora eso quedo atrás, con debilidades más o menos, es tiempo ahora de los postulantes habilitados, a la compulsa, y en estos esta puesta la atención de todos nosotros, ya queremos dejar de ser animalitos de arrastre, sin saber a donde vamos o a donde pretenden conducirnos. Debatan y Ya!!!.