sábado, 13 de febrero de 2016

[Aula Libre] ¿CUÁL, AL FINAL, NUESTRA TAREA ?



¿CUÁL, AL FINAL, NUESTRA TAREA ?

Por: Carlos Tony Sánchez

Aspiro – como casi todo docente – (y quizás lo hago en cierta medida), enseñar a los estudiantes y las personas que me lo permitan, a pensar correctamente y adquirir conciencia de sí mismas.

Tengo entendido que esta es la única garantía que tienen las sociedades, para desarrollarse con cierta paz y armonía; por ello, las voces que claman la sacrosanta legalidad, sacrificando la verdad y la estabilidad necesaria para desenvolverse cotidianamente, me ofuscan. La legalidad como el súmmum, es nada más la construcción por parte de una élite, así siempre fue, no es verdad ?

Creo, por ejemplo, que está suficientemente explicado el tema de la norma constitucional (el de la re-postulación). No cabe mayor discusión al respecto, a no ser -claro está - que existan elementos extraños y subjetivos a la letra. Y una cuestión tan elemental, se ha convirtió en la madre de todas las batallas, porque convino a intereses que nada tienen  que ver al bienestar colectivo; aún si fuera cierto que el anhelo de la re-postulación es solo del binomio (lo cual no es cierto, pues), lo sensato sería esperar el dictamen del voto. Pero no, nos han llevado a una pugna inmisericorde, un baile infernal, un bombardeo inmoral de los medios, un resquebrajamiento de aquellos valores que todavía tenían peso en la conducta social. No importa, inundemos de excremento hoy, que ya lo limpiaremos mañana, ignorando que este proceder es aprendido inequívocamente, como el proceder común en las futuras generaciones. Basta observar el discurso y el actuar de muchos jóvenes políticos, para certificar aquello. Solo escupen – alterados – el menosprecio, pues son incapaces de ser propositivos y pacificadores, crecieron así, en medio de una vorágine de diatribas.

En cuanto, al concepto instintivo que algunos levantan como voz para ponerle freno a las aspiraciones de éste o aquel, se debe recordar que este es rudimentario y básico, universal a las culturas. Si fuese así de simple la solución, entonces nos metemos en un problema insoluble, como lo es explicar la necesidad de los seres humanos para ser gobernados el tiempo que sea, por quienes consideran ellos el líder adecuado. ¿Quién puede erigirse como profeta, para decir este tiempo o el otro ?...pero, ¡ caramba ¡ a falta de peras, profetas siempre los hay, a montones.

Hay otros líderes en nuestra historia que "son más" que el gobernante actual, claman otros, pero esa opinión conlleva una carga emocional, no tolerable a una mirada estrictamente científica. Al respecto deberé decir, ¿según quién ? y ¿quién , dadas las explicaciones anteriores, puede afirmar- cual si fuere divinidad -, cuanto tiempo es suficiente?  Hay suficientes ejemplos históricos universales, que demuestran que la tolerancia a los líderes, de parte de las masas, nunca ha sido homogénea. Las evaluaciones, se hacen por consenso, bajo indicadores supuestamente universales, pero estos indicadores no podrían ser "el parámetro" con el cual se mide la talla de tal o cual líder, simplemente porque quienes los apoyan, son sujetos de una sociedad anómica o hacen "de la vista gorda" cuando los parámetros éticos y morales de su líder o gobierno, porque así conviene a sus intereses colectivos.  Juzguen la evidencia concreta de la sociedad estadounidense, que a pesar de tener plena conciencia de los abusos de poder militar innombrables de su gobierno hacia los países que les venga en gana según su interés económico, mantienen silencio cómplice, en aras de mantener su estilo de vida. O, finalmente – cual parece ser nuestro caso – o se le pasa por alto al Pdte. sus veleidades y las sospechas de corrupción, porque la otra alternativa, es el retorno de los ángeles del infierno; o se la pasan deleitándose en el culebrón y el suplicio del prójimo, sumergidos en una dudosa moral colectiva que exige transparencia, esa su lógica perversa, replicadora, que no admite sospechas ni procesos y si acusaciones y sentencias inmediatas.

Por mi parte, creo que el binomio en cuestión, han hecho bien a este país, y no temo a las "perpetuidades" pues ellos, como nosotros, son solo hombres, y nadie sabe siquiera, si despertarán mañana. El pueblo decide, al final dirán algunos. Para mí, es el pueblo según los propósitos de Dios. Y no tengo la menor duda de que vamos bien, entendiendo el bien, como cosa terrena, como cosa imperfecta, pero benigna. El bienestar que buscamos, el que nos jala al destino y que en ocasiones, probamos.

Las equivocaciones, individuales y colectivas, son parte del quehacer humano. Solo después de éstas, podríamos certificar que fue error hacer esto o aquello; está claro que éstos diez años cambiaron este país, mucho o poco o se debería hacer más, o se hizo lo que se debía, es discutible, pero que cambió para bien, no está en duda. ¿Que si seguirá este estado de bienestar ? basta, no elucubren más, ¿ quien puede negarlo o afirmarlo ?...solo se puede tener esperanza que sí.

Lo que tampoco, a mi parecer, está en duda, es que pese a estos diez años, somos nosotros los que no hemos cambiado. Seguimos (excluyendo lo bueno), testarudos y envidiosos, rebeldes contumaces a las autoridades, mentirosos, corruptos, disconformes y malagradecidos, además de discriminadores y racistas… ¿sigo ?.

La tarea fundamental es, un radical cambio en las actitudes y pensamientos del hombre y la mujer boliviana, entonces lo del binomio amado u odiado,( o del cualquier otro político) pasan a segundo lugar, pues ¿quien podría enseñorearse de un pueblo enseñado en los altos valores cuya conducta es sólidamente integra ? De no darse, así sea un paso, este cambio individual – terapias hay por montones – volveremos después del 21F al feroz remolino, que me temo, esta vez nos tragará definitivamente.

*Profesor universitario. Post Grado UAGRM


Este correo electrónico se ha enviado desde un equipo libre de virus y protegido por Avast.
www.avast.com


__._,_.___

Enviado por: carlos tony sanchez <tonysanchez_77@hotmail.com>


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___