jueves, 23 de febrero de 2017

[Aula Libre] El dedo en la llaga



El dedo en la llaga
Susana Seleme Antelo
El Día, Santa Cruz de la Sierra, 23.II.17
 
Hay llagas de todo tipo. Como cualquier úlcera, duele. Las llagas no solo se producen en el cuerpo humano: existen  otras producidas en el cuerpo social de un país, y causan dolor, pesadumbre, infortunio, rabia, e impotencia. Duelen tanto por el tamaño de la herida, como por sus múltiples consecuencias. 
Son las llagas que remiten a la violación del Estado de Derecho, a los Derechos Humanos, a la decadencia ética en el manejo de la res-pública- la cosa pública- mediante corrupción ominosa de todo calibre.   
En democracia, esas llagas al orden democrático constitucional las produce el despótico poder político en funciones, aquí,  Evo Morales y compañía. Violan, entre otros derechos,  el derecho que se le debe guardar al voto popular, en cualesquiera de sus manifestaciones. Ya sean en elecciones para honrar la democracia representativa,  o en la democracia directa vía la institución del Referéndum, que ratifica, aprueba o rechaza leyes y decisiones a través de las urnas. El resultado de un Referéndum es de cumplimiento obligatorio. Ahí reside su naturaleza democrática  sin apelaciones.
EL 21 de febrero de 2016,  en democrático ejercicio electoral,  Bolivia rechazó la propuesta del Presidente Evo Morales y del 'vice' Álvaro García Linera, quienes pretendían –y siguen pretendiendo- su re-re-reeleción por cuarta vez, en 2019. La pretenden y estimulan en abierta ruptura del orden constitucional a través de la modificación parcial  de la Constitución Política del Estado (CPE),  violando  el Artículo 168 de esa Ley, que permite solo una reeleción consecutiva.
Aquel 21F - 2016, Bolivia dijo NO a ese intento de ruptura del orden constituido. Ese día fue una 'Fiesta' democrática, como fueron los masivos festejos de su primer aniversario en todo el país. Bolivia entera renovó su voto en ciudades, calles, plazas y grupos. La sociedad se comprometió, una vez más,  con su primer 'Bolivia dijo NO' al continuismo del autócrata Morales.   En el Coliseo GiIberto  Parejas, en Santa Cruz de la Sierra, un señor portaba una gran olla tapada, con un cartel que decía "la corrupción puede destaparse". Otro joven llevaba una enorme cartulina y a mano escritos varios NO: no al cambio de leyes, no a la dictadura, no a la corrupción, no al tráfico de influencias, no al enriquecimiento ilícito, no a la hipocresía, no al narcotráfico, no al contrabando, no a las injusticias y los abusos. 
Violentar el veredicto popular del 21F, o no reconocerlo, es un reflejo más de la corrupción del poder, que pagó ostentosas concentraciones en el intento de convertir las evidencias de sus malandanzas en mentiras. El oficialismo presentó un monólogo televisivo de la expareja de Morales, como si ella hubiese sido el origen del NO. Y no lo fue. Nuestro NO fue el rechazo al empecinado intento  de su re-re-reelección indefinida. Los 18 minutos del montaje en televisión, produjeron vergüenza ajena. Como tantas mujeres, parece que esta señora siempre fue objeto del deseo, también objeto descartable, manipulable, hoy ya sin capacidad de expiación por  "la lengua muy larga y la falda muy corta" como canta Sabina. De esos despojos, tampoco se salvan su examante, ni el entorno político del poder. Son la síntesis de la Bolivia maltratada.
El impulso de "quedarse en el poder por 500 años ", se impondría por la fuerza de la impunidad autoritaria, no por reconocimiento jurídico-legal, menos aún con legitimidad social. En criterio del constitucionalista José Luis Santisteban, ese despropósito significa un peligro para la unidad del país y para el Estado de derecho,  y explica sus argumentos. Sería, "Primero, la violación a la CPE y a la soberanía del pueblo que se pronunció en  febrero de 2016, implicaría que el presidente participe de un futuro proceso electoral en forma de facto, por más que sea habilitado por las autoridades electorales y judiciales, puesto que se estaría violentando el proceso de la democracia directa, el derecho al sufragio y el procedimiento de reforma parcial de la CPE. Segundo, si el Tribunal Supremo Electoral y el Tribunal Constitucional permiten y habilitan la reelección de Evo Morales estarían cometiendo tres delitos: a) Traición a la patria de acuerdo al art. 124 CPE, porque estarían atentando contra la unidad del País que ya se pronunció en más de 51% cuando dijo que NO a la modificación del artículo 168 de la CPE. b) Atribuirse los derechos del pueblo de acuerdo al art. 124 del Código Penal y c) Resoluciones Contrarias a la Constitución y las Leyes conforme al art. 153 del código penal".  Delito tras delito.
La decadencia ética y estética del régimen de Morales, parece una épica de mal gusto. Remite no solo a las violaciones a la Constitución, sino a la corrupción abierta o encubierta, pequeña, mediana y grande. Son "el modelo vicioso de gestión pública" como la definen instituciones e investigadores sociales. Los hombres del Movimiento al Socialismo (MAS) entronizaron la corrupción  en  Bolivia, hasta hacerla estructural. Sus acciones tienen nombre y apellido: Fondo Indígena,  Banco de Desarrollo Productivo, Empresa de Apoyo a la producción de alimentos (EMAPA),  Planta separadora de gas, barcazas chinas, caso Catler, carretera Montero Bulo-Bulo, Unidad de Proyectos Especiales: UPRE Programa "Bolivia Cambia, Evo cumple", por citar algunos. Sobre este último escándalo, UPRE, pondré el dedo en la llaga en el próximo artículo.
 
 
 


__._,_.___

Enviado por: Susana Seleme <susiseleme@yahoo.es>


------------------------------------------------------
AULA LIBRE distribuye mensajes, comentarios, opiniones y otros de interés colectivo, sobre temas políticos bolivianos, de autoría de los miembros inscritos, preferentemente. NO SE DISTRIBUYEN publicidad, envíos anónimos, artículos de terceros, textos publicados por otros medios de comunicación, respuestas a mensajes o mensajes destinados a un miembro en particular, ni aquellos referidos a otros países o temas; tampoco los que contienen agresiones y faltas de respeto a los miembros del grupo. Por razones técnicas tampoco se distribuyen envíos con archivos adjuntos.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
aulalibrebol-unsubscribe@yahoogroups.com





__,_._,___