jueves, 27 de agosto de 2009

La náusea

Puka Reyesvilla Méndez
aguadoble@yahoo.es

¡Qué Semana la que concluye! Todavía estoy anonadado por los dos hechos que la marcaron.

Por un lado, el insólito comunicado del Poder Electoral advirtiendo al Ejecutivo que si YPFB no invierte cierta cantidad de recursos, inhabilitaría al presidente Morales como candidato a la primera magistratura. ¡Habrase visto tal grosería! pero, ¿quién se ha creído el presidente del órgano electoral para amenazar con represalias al gobierno si éste no satisface sus designios en materia energética? Es que no se puede aceptar semejante intromisión en asuntos que no le competen. La Corte debería limitarse a atender sus propios asuntos, como el registro biométrico, y hacerlos lo mejor posible, y no andar fijando metas de desarrollo económico.

Por otro lado, y con una desfachatez semejante sino mayor, el Poder Judicial ha conminado también al Ejecutivo a romper relaciones con Perú so pena de atenerse a las consecuencias que, entre otras, podrían ser la destitución de la ministra de Justicia y la no autorización para la compra de un satélite.

¿Verdad, estimado(a) lector(a), que puesto de esta manera ambos improbables casos serían absolutamente nauseabundos además de disparatados?

Entonces, ¿por qué son posibles actos análogos cometidos por el Poder Ejecutivo respecto de otros poderes? O, dicho de forma menos elegante, ¿qué carajos tiene que hacer el Ejecutivo en materia propias de otros órganos? ¿qué entiende el Gobierno por separación de poderes? Todo parece llevar inexorablemente a una respuesta: la dictadura ha vuelto, esta vez arropada en trapos de democrática apariencia.

Magistrados de la ya precaria Corte Suprema van a ser procesados porque no se han sometido a los dictados gubernamentales y han emitido resoluciones soberanas en uso de su independencia.

El Ejecutivo ha iniciado también, al conjuro del propio tirano, una embestida sobre el Poder Electoral. Lo ha amenazado con que si no llega a registrar cuatro millones de electores en el padrón biométrico, que se olvide del asunto porque el gobierno repondrá el padrón putrefacto -eso de "mixto" es puro eufemismo-.

El presidente del órgano ha salido por sus fueros indicando que el padrón biométrico reflejará la cantidad de electores vivos. En efecto, lo esencial no es que sean mas o menos de 4 millones, sino que éstos sean efectivamente existentes.

El último acto electoral -Referéndum sobre la CPE, enero de 2009- se realizó con un padrón de 3 891 316 nombres y se contabilizaron 3 511 699 votos válidos. El anterior presidente de la CNE admitió que dicho padrón estaba contaminado en un 30%.

www.la-razon.com
www.diariocritico.com/bolivia
www.colectivosibolivia.blogspot.com
www.pukacosa.blogspot.com